Chupando

Chupando

En lenguaje técnico agronómico, el término succionado significa una operación de poda en verde que se realiza en la vid o en los frutales.
El proceso de amamantamiento consiste en suprimir los brotes que salen de la madera vieja o de la base de las plantas leñosas, con el fin de evitar su crecimiento y así transportar los nutrientes absorbidos por las raíces hacia la parte productiva de la planta.
Es una operación que debe realizarse antes de que la planta utilice la mayoría de los nutrientes para el crecimiento de los chupones, en detrimento de un buen equilibrio entre la capacidad vegetativa y productiva de toda la planta.
Esta operación generalmente debe realizarse a principios de la primavera.
En viticultura, el amamantamiento es la primera operación que se realiza en orden cronológico entre las operaciones de poda en verde en los viñedos en producción.

Con esta técnica se eliminan los brotes que se originan directamente de la madera vieja en la porción basal del tallo (normalmente la porción vertical). Los chupones son brotes que no llevan uva, que restan energía a los productivos y que pueden reducir la aireación de los racimos; su eliminación oportuna permite un adecuado desarrollo de la planta según el sistema de entrenamiento deseado.
Para realizar un buen amamantamiento es necesario intervenir temprano, es decir cuando miden menos de 15-20 cm de largo y se desprendan fácilmente de la madera vieja sin crear heridas profundas o abiertas.
La succión manual es precisa y precisa, pero es un trabajo lento e incómodo, por lo que se utiliza solo en plantas jóvenes, hasta que se hayan diferenciado una capa de corteza suficiente para resistir el paso de las máquinas.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.