Coccothraustes coccothraustes

Coccothraustes coccothraustes

El Picogordo común (Coccothraustes coccothraustes, Linnaeus, 1758) es un ave perteneciente a la familia Fringillidae.

Sistemática –
Desde el punto de vista sistemático pertenece a
Dominio eucariota,
Reino Animal,
Phylum Chordata,
Subfilo Vertebrata,
Clase Aves,
Subclase Neornithes;
Superorden Neognathae,
Orden Passeriformes,
Suborden Oscines,
Infraorden Passerida,
Superfamilia Passeroidea,
Familia Fringillidae,
Subfamilia Carduelinae,
Tribu Coccothraustini
Género Coccothraustes
Especies de C. coccothraustes.
Dentro de esta especie se reconocen 6 subespecies, las cuales son:
– Coccothraustes coccothraustes coccothraustes; subespecie nominal descrita por Linneo y muy extendida en la mayor parte de Europa continental, tan al norte como el sur de Escandinavia y Escocia y al este hasta los Urales;
– Coccothraustes coccothraustes buvry; conocido por el sinónimo de C. c. burryi está muy extendido en el norte de África, con una coloración que tiende más al gris que la subespecie nominal;
– Coccothraustes coccothraustes humii; subespecie muy extendida en Asia Central;
– Coccothraustes coccothraustes japonicus; presente durante el período caluroso en las islas japonesas de Hokkaidō y el norte de Honshū, así como en Sakhalin, mientras pasa el invierno en Corea, el este de China y las islas Ogasawara;
– Coccothraustes coccothraustes nigricans; extendido entre el Mar Negro y el Mar Caspio desde la península de Crimea hasta el norte de Irán, de color más oscuro que la subespecie nominal;
– Coccothraustes coccothraustes schulpini; subespecie muy extendida en Manchuria, el este de Rusia, Corea y Japón.

Distribución geográfica y hábitat –
El Picogordo común es una especie que, con su subespecie, está muy extendida en una vasta gama paleártica que incluye Europa, Asia y el noroeste de África.
En detalle, lo encontramos desde la Península Ibérica hasta el Mar Caspio, de norte a sur de Escandinavia y las Islas Británicas (falta en Escocia, Irlanda e Islandia) y del sur al norte de África (donde habita las montañas del Atlas), Asia Central (Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán y Afganistán oriental) y oriental (Manchuria, Corea, norte de Japón, mientras que en Siberia y Kamchatka la especie está presente solo en verano). Además, más ocasionalmente, también se reporta a lo largo de las costas de Alaska, aunque con presencias accidentales y solitarias.
En Italia es una especie que reside en el norte, en Cerdeña y a lo largo del arco peninsular de los Apeninos, mientras que en el centro-sur y en Sicilia pasa el invierno.
Su hábitat es el de bosques caducifolios y mixtos, a cualquier altitud, con denso sotobosque pero también en parques y huertas y para esta ave es fundamental la presencia de fuentes permanentes de agua y sobre todo la presencia masiva de frutales; fuera de este hábitat es más raro.
Los Coccothraustes coccothraustes, en el período primavera-verano, se pueden observar en bosques de robles, encinas, hayas o caducifolios mixtos, que además de los árboles mencionados también ven la presencia de fresnos, olmos y arces, que maduran sus semillas en este período. durante el período otoñal se desplaza hacia los bosques con presencia de carpes, tejos, ciruelos y cerezos.
Sin embargo, también coloniza las huertas, los parques y los jardines, aunque raramente también debido a la rareza natural y la desconfianza de estas aves.

Descripción –
El Picogordo común tiene una longitud de unos 17 cm, con una envergadura de 31 cm, para un peso que ronda los 60 gramos. Existe un cierto dimorfismo sexual con, a la misma edad, las hembras de dimensiones algo menores y apariencia más esbelta que los machos.
Es un ave de fácil identificación por sus ojos grandes, redondos y marrones, un gran pico azul metálico en verano y amarillento en invierno, una cabeza muy grande de color marrón, con dorso y vientre también marrones, máscara, garganta y punta de las alas negras y barra alar blanca.
Las alas son de color marrón oscuro en la parte proximal y azuladas en la parte distal, con una banda de plumas blancas para separar los dos colores: la cola es de color marrón que tiende a oscurecerse hacia la parte distal hasta volverse negra en la punta y en los bordes, donde también aparecen plumas blancas.
Las patas, bastante cortas y de color carne, tienen cuatro dedos, de los cuales tres miran hacia adelante y uno hacia atrás.
Los ejemplares hembras y jóvenes tienen un color menos contrastado, tendiendo al gris. Además, los jóvenes tienen una mancha amarilla en la garganta.
Los huevos generalmente miden 20-28 mm de largo y 16-18 mm de ancho; tienen un color extremadamente variable, que oscila del azul verdoso al gris, con presencia de manchas oscuras.
Se distingue por el típico paseo erguido y brincando.
El verso de Coccothraustes coccothraustes es un «zic» metálico, que se repite a intervalos regulares y más fuerte cuando el animal está en vuelo; este pájaro también puede emitir un chirrido corto mientras se mueve entre la vegetación, o silbidos cuando está excitado o asustado.
El canto real es muy similar al verso básico y se puede escuchar principalmente entre febrero y el primero de junio, aunque de vez en cuando es posible escuchar a ejemplares aislados cantando fuera del período: cantar es una prerrogativa de los varones, aunque incluso las mujeres pueden cantar.

Biología –
En el Picogordo común, el período reproductivo comienza a principios de abril y, por regla general, tiene una sola cría al año, incluso si en los lugares y en los años donde la temporada de calor dura particularmente larga (o si la primera la cría se pierde) puede continuar con dos crías.
Estas aves durante la época de apareamiento tienden a mostrar una territorialidad bastante marcada que se manifiesta:
– tanto en el anidamiento en pequeñas colonias en las que cada pareja defiende un pequeño rango alrededor de su nido como en conjunto se encargan de la defensa de los nidos de posibles intrusos o amenazas;
– tanto por el hecho de que algunas parejas, que anidan individualmente y defienden incluso áreas bastante extensas, pueden incluso incluir toda la madera en la que se encuentra el nido.
Entre los comportamientos cabe destacar que el macho, durante el cortejo, sigue insistentemente a la hembra en zigzag; generalmente la hembra reacciona hostil a las atenciones del macho, pero luego de un cierto período de desconfianza comienza a mostrar interés, dejando de huir y deteniéndose para observar al aspirante a pareja que se posiciona, en este punto, con las alas ligeramente extendidas y bajar hasta tocar el suelo, manteniendo la cola abierta. Al mismo tiempo, la hembra mantiene sus plumas pegadas a su cuerpo tanto como sea posible, y luego se aleja saltando o volando no muy lejos, con el macho abandonando su posición para seguirla: en este punto, baja la cabeza hacia su pecho y realiza una especie de inclinarse, para permitir que la hembra observe la banda nucal gris y luego acercarse a ella caminando con las alas extendidas. Si la hembra acepta aparearse, mantiene el pico ligeramente abierto y permite que el macho lo toque, imitando la ofrenda de comida.
Después del apareamiento, comienza la construcción del nido en forma de copa y tiene lugar en el período comprendido entre finales de abril y principios de mayo. Es el macho el que pasa unas semanas buscando el mejor lugar para ubicar el nido, visitando repetidamente los lugares que se estiman aptos para iniciar la construcción. La construcción, sin embargo, la lleva a cabo solo la mujer, y el hombre participa solo en el posicionamiento de sus primeras estructuras. Los materiales utilizados para construir el nido están compuestos por tallos de hierba, ramitas, líquenes, que se colocan y entrelazan para formar una copa que está forrada internamente con pelo. El nido se posiciona a una altura variable, que oscila entre los 7 y 20 metros pero casi nunca menos de 3 metros; el nido generalmente se encuentra en árboles grandes, pero los nidos de Picogordo común también se pueden encontrar en arbustos muy frondosos.
Por cada cría se pone un número variable entre 4 y 7, con un promedio de 5.
La incubación de los huevos es de alrededor de 12 días y es operada solo por la hembra, siendo el macho el encargado de procurarse el sustento.
Las pollitas están cubiertas de abundante plumón blanco y tienen boca y lengua rosadas, con la parte anterior del paladar de un brillante color rojo violáceo con crecimientos blanquecinos.
Ambos padres alimentan a las pollitas con insectos y larvas y pueden volar a los 10-12 días de edad, aunque los padres continúan cuidándolas durante al menos otras dos semanas.
La esperanza de vida de estas aves puede alcanzar los 5 años, pero es raro que puedan vivir más de una temporada de reproducción.

Papel ecológico –
El froson común es un ave parcialmente migratoria con poblaciones que residen en áreas frías que pueden migrar hacia el sur para pasar el invierno en climas más suaves (donde no es seguro que no existan poblaciones de froson ya asentadas con las que los migrantes puedan agregar y posiblemente quedarse o ser seguido al regresar), y luego regresar al área original.
La migración de esta ave puede incluso tener un alcance de varios miles de kilómetros.
En cuanto a su dieta, se alimenta de semillas de frutos carnosos, incluso de los huesos muy duros de cerezas y melocotones que tritura con el gran pico al que este le da una fuerza equivalente a 30-50 kg que le permite partir incluso los huesos de ‘aceituna.
Entre los alimentos más comunes de esta ave recordamos los piñones, los frutos del serbal de los cazadores y los cogollos e inflorescencias de haya: esta ave también nutre cogollos frescos, bayas y frutos, mientras que es raro que baje al suelo a buscar semillas y granos. . La dieta cambia según la temporada.
Durante los meses de primavera también se alimenta de larvas, orugas e insectos, que es capaz de capturar en vuelo. En general, la dieta del Picogordo común es muy variada y depende sobre todo de la época de maduración de las infrutescencias de los árboles de la zona en la que vive este animal: por ello en los meses de verano estas aves se alimentan principalmente de frutos y semillas de plantas como olmo, carpe, arce y haya, mientras comienzan desde el comienzo de la estación fría, recurren a los frutos de rosa, rosal y espino, y luego se alimentan de bellotas y frutos de tejo durante el invierno.
Desde el punto de vista del comportamiento, el Picogordo común es un ave muy tímida y bastante difícil de observar incluso en las zonas donde es residente y muy común, ya que generalmente tiende a moverse con extrema precaución y al menor ruido tiende a refugiarse en la densa vegetación.
Aunque no es territorial fuera del período reproductivo, con respecto a las otras aves de su mismo tamaño se coloca en una actitud dominante, reivindicando para sí los mejores posaderos para la noche y el acceso a fuentes de alimento y agua incluso de forma agresiva.
Además, tienden a formarse pequeños grupos de aves en correspondencia con las fuentes de alimento, especialmente durante los meses fríos cuando es escaso, que se toleran entre sí sin problemas.
Según la UICN, la población italiana de Coccothraustes coccothraustes se encuentra actualmente estable.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– C. Battisti, D. Taffon, F. Giucca, 2008. Atlas de aves nidificantes, Gangemi Editore, Roma.
– L. Svensson, K. Mullarney, D. Zetterstrom, 1999. Guía de las aves de Europa, África del Norte y Oriente Próximo, Harper Collins Publisher, Reino Unido.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *