Dime como comes y te diré cuanto deforestaste

Dime como comes y te diré cuanto deforestaste

Nuestra civilización está a menudo distante, en el comportamiento cotidiano, de una correcta conciencia de su comportamiento sobre los reflejos de la vida en el planeta.
Sin embargo, bastaría con tener un mayor conocimiento de las cosas que nos rodean, y de su origen, para cambiar muchos de nuestros hábitos si, de verdad, profesamos ser ecologistas y éticamente correctos.
Cada alimento que ingerimos o el artículo que vestimos, para referirnos a los bienes de mayor necesidad, tiene un impacto en el medio de donde provienen y en los sistemas ecológicos relacionados.
Para aclarar estas afirmaciones, escuche el reciente informe de WWF titulado: «¿Cuánto bosque ha comido, usado o usado hoy?».
El informe, publicado en noviembre de 2020, destaca el vínculo entre la deforestación, la extinción de animales, la pérdida de biodiversidad y nuestros hábitos.
Las cifras del informe nos dicen cuánta naturaleza se sacrifica en el consumo de muchos productos regulares, algunos de los cuales son típicamente italianos, como el café. El 80% de la deforestación mundial se debe, de hecho, a la necesidad de dejar espacio a los pastos para la producción de carne, para las plantaciones de soja y aceite de palma, que requieren los países occidentales, que consumen y desperdician cada vez más.
El informe nos dice que 420 millones de hectáreas de tierra han sido deforestadas en los últimos 30 años, aproximadamente el tamaño de toda la Unión Europea, la mayoría en áreas tropicales. Aproximadamente 10 millones de hectáreas se pierden cada año debido a la conversión de bosques en tierras agrícolas.
Y esto solo significa una cosa: debemos cambiar de rumbo urgentemente.
Para profundizar en la pregunta, analicemos por ejemplo. algunos de nuestros hábitos que, sumados, están provocando un desastre ecológico de enormes proporciones.

Empecemos por el consumo de café:
– Una taza de café es uno de esos gestos, especialmente para muchos italianos, que marca nuestro día a día. Más allá de los efectos en la salud de no exagerar con esta bebida, a menudo (o casi nunca) nos preguntamos por el hecho de que incluso tomar un café tiene un impacto ambiental, como todo lo que hacemos. Vayamos a los números: en el mundo se consumen alrededor de 2.500 millones de tazas de café al día y Europa tiene el 33% del consumo mundial de esta bebida. Además, es una tendencia creciente, tanto que la producción de café tendrá que triplicarse en 2050 para satisfacer la demanda mundial. ¿Alguien podría decir cuál es el problema? El problema es que aún hoy el 60% de la superficie apta para el cultivo de café está cubierta por bosques, por lo que cada vez que se incrementa el consumo de café aumenta la deforestación además de lo ya hecho hasta la fecha. También es bueno saber que una vez que esta planta se cultivó al borde de los bosques; hoy, en cambio, se talan árboles para cultivarlo. Indonesia es uno de los mayores exportadores de café (junto con México, Colombia, Vietnam y Brasil), países donde viven muchas de las especies actualmente en riesgo: desde el tigre de Sumatra hasta los orangutanes (que entre otras cosas también están amenazados por la deforestación para producción de aceite de palma). Además, debido al cambio climático, el 50% de las áreas de cultivo de café no serán aptas para la producción en 2050, lo que llevará los cultivos a altitudes más altas, lo que amenaza con la desaparición de más bosques valiosos.

Consumo de soja:
– Desde 1950, a nivel mundial, la producción de este cultivo se ha multiplicado por 15 debido a la necesidad de que las explotaciones ganaderas tengan acceso a este alimento y sus derivados. De hecho, el 97% de la harina de soja termina en la alimentación animal. El cultivo de soja es ahora el segundo mayor responsable de la deforestación en el mundo. Solo en Europa, la demanda de soja se satisface en un 95% con importaciones: en detalle, el consumo de un europeo es de 61 kg al año, de los cuales más del 90% proviene indirectamente de la alimentación animal para la obtención de carne, pescado, huevos. , yogur, etc.; Un triste papel juega en este sentido Italia. Dentro de la UE, es el tercer mayor importador de harina de soja, mientras que Brasil es el mayor productor del mundo. Según datos de WWF, una quinta parte de la soja importada a Europa desde Brasil está vinculada a la deforestación ilegal. Todo esto, con la deforestación necesaria, para dar paso al cultivo de la soja, está provocando una devastación de los ecosistemas más importantes del planeta: Amazonia, Cerrado, Gran Chaco y Pantanal donde viven más del 10% de todas las especies animales conocidas, incluyendo el jaguar.

La madera y la industria de sus productos:
– Finalmente, al analizar la industria de la madera, a la que hasta ahora se le ha atribuido la mayor culpa, esta sigue jugando un importante papel negativo. Según este informe, Italia tiene un triste récord mundial, a saber, la importación de leña; también es el principal importador europeo de pellets. Hablemos de ese material que frecuentemente acaba en las chimeneas de nuestros hogares y en los hornos para cocinar pizza. Lamentablemente, el auge del cultivo de árboles de caucho, necesario para la fabricación de neumáticos, colchones y otros productos de caucho, también juega un papel negativo. Este último factor se está convirtiendo en un problema y el crecimiento mundial del consumo de aguacate está poniendo en crisis ecosistemas enteros, con todas las criaturas que viven en ellos, como la hermosa mariposa monarca (Danaus plexippus, Linnaeus, 1758), polinizador fundamental de ecosistemas forestales.
Para revertir este sistema que no tiene futuro, es necesario intervenir en las políticas de todos los países del mundo mediante sistemas operativos que desalienten (o desalienten) el uso de productos que queman el planeta.
Necesitamos cambiar la forma en que nos alimentamos, nos vestimos y nos movemos; debemos detener el proceso de destrucción de los bosques. Baste decir que hoy el 40% de la selva amazónica ya ha llegado al punto de no retorno debido a incendios y cortes incontrolados.
Necesitamos con urgencia leyes internacionales, europeas y nacionales que contribuyan a la responsabilidad del comportamiento humano y la forma en que usamos el planeta.
Se deben implementar los Acuerdos de París, construyendo también una ruta de certificación para los productos de consumo, así como la reducción de alimentos, dentro de los cuales se esconde la deforestación, comenzando por la carne vacuna y la soja para la alimentación.
Debemos comprender de inmediato que muchas de nuestras enfermedades se originan por la destrucción de ecosistemas, principalmente los forestales, y por el manejo insostenible de los recursos naturales.
Para concluir, recordemos pues, por si ya lo habíamos olvidado, que en los últimos 30 años se han deforestado 420 millones de hectáreas de tierra, más o menos del tamaño de toda la Unión Europea, la mayoría en zonas tropicales. Perdemos alrededor de 10 millones de hectáreas cada año debido a la conversión de bosques en tierras agrícolas.
Y si no queremos extinguir definitivamente el 80% de las especies de animales y plantas terrestres que viven en los bosques, debemos involucrar a los Parlamentos en actos inmediatos y ya no postergables.

Guido Bissanti




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *