Un fallo histórico por la justicia climática

Un fallo histórico por la justicia climática

Si los Acuerdos de París no se combinan con ciertas reglas sobre infracciones por parte de los estados miembros, ya no esperemos tanto de la historia, porque de esta manera con el Planeta estamos quemando el futuro de la humanidad.
Sin embargo, algo en el área de la justicia climática está comenzando a moverse, deseando que lleguemos a tiempo.
Recordar que el Acuerdo de París (COP21) es un acuerdo entre los estados miembros de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), en materia de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, y financiamiento, a partir del año 2020. .
Lamentablemente, a la fecha, los mencionados Acuerdos no contemplan un régimen sancionador y, sin dicha regulación, no tienen un gran poder vinculante en las políticas de los estados que lo suscriben. En resumen, hasta la fecha, quien contamina no paga.
Desde que los 196 Estados participantes en la 21ª Conferencia de las Partes de la CMNUCC firmaron, en Le Bourget, cerca de París, Francia, y firmaron el Acuerdo el 12 de diciembre de 2015, prácticamente no había sucedido nada.
Sin embargo, el 20 de noviembre de 2020 sucedió algo revolucionario. Una frase que de repente puede dar un nuevo significado a las responsabilidades estatales. Una frase que puede reescribir la historia de la justicia climática.
La sentencia fue aprobada en Francia por el Consejo de Estado, que ahora pregunta a Francia por qué no respeta los compromisos de la COP21.
Pero, ¿quién pidió al Consejo de Estado que se pronunciara sobre este asunto?
Todo proviene de la comuna francesa de Grande-Synthe, una comuna de 21.166 habitantes, ubicada en el departamento Nord en la región de Haute-Haute-France y ubicada en una franja de tierra alejada del mar.
Es un municipio directamente amenazado por la subida del nivel del agua, provocada por el cambio climático, y por ello muy interesado en entender y, sobre todo, saber qué se está haciendo para prevenir el agravamiento de la crisis climática que afecta, entre otros factores, sobre el derretimiento de los glaciares.
Así, la Municipalidad de Grande-Synthe, apoyada por algunas ONG, que ya había promovido una petición en este sentido desde diciembre de 2018, intentó obligar legalmente al Gobierno a respetar sus promesas en materia de clima.

Recordamos a título informativo que, con la firma del acuerdo de París, Francia se había comprometido a reducir las emisiones en un 40% con respecto a los niveles de 1990, para 2030. Pero sabemos cómo la hoja de ruta de Francia y, prácticamente de todos los demás estados de abonados, actualmente no se respeta.
Pero el Consejo de Estado, con su fallo, afirma que el contenido de la COP21, que en efecto es una ley climática, es «vinculante» y por eso París debe demostrar que está seriamente comprometido con la consecución de los objetivos marcados. No solo eso, sino que el ejecutivo francés está obligado a actuar con rapidez, en un plazo máximo de 3 meses.
La sentencia del Consejo de Estado francés es, a todos los efectos, un pronunciamiento histórico, ya que sienta un precedente importante para obligar a los gobiernos a cumplir con sus responsabilidades, dando fuerza y ​​razón a quienes piden justicia climática.
La repercusión de esta sentencia que, como es habitual, como todas las sentencias, hace jurisprudencia, y en este caso jurisprudencia internacional, es de inmensa importancia y repercusiones inevitables.
Piense en la contaminación inapropiada que provoca el transporte de mercancías de grandes cargas contaminantes o el uso aún injustificable de muchos recursos no renovables.
Ahora, para dar seguimiento a la sentencia del Consejo de Estado, el Gobierno de París deberá rendir cuentas al más alto tribunal francés. Tendrá que hacerlo aplicando nuevas medidas o justificando las razones del retraso.
Así, como escribieron los jueces de la Corte «Si las justificaciones proporcionadas por el Gobierno no fueran satisfactorias», el mismo «podría considerar la necesidad de adoptar nuevas medidas», forzando y adoptando incluso medidas severas contra Francia.
Las consecuencias de esta decisión son históricas no tanto por lo que pueda suceder en Francia sino por las repercusiones que, en cadena y con efecto dominó, podrían llevar a la ciudadanía y a las organizaciones medioambientales a poner en juego a sus gobiernos en la implementación de algo que está en juego. la única forma de darle un futuro al planeta: respetarlo.

Guido Bissanti




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *