Cómo se propaga la Fresa

Cómo se propaga la Fresa

La fresa silvestre (Fragaria vesca L., 1753) es una especie herbácea perteneciente a la familia de las rosáceas.
La fresa silvestre se distingue de las variedades cultivadas híbridas de Fragaria por el hecho de que el fruto es pequeño y suave.
Las fresas que se cultivan comúnmente hoy en día son híbridos resultantes del cruce entre variedades europeas y americanas.
El término fresa también significa el fruto (o fruto falso) de este género de plantas.
Además, las diferentes variedades de fresas se pueden clasificar en:
– floración uniforme o de días cortos o no repetidos: diferencian flores con un período de luz inferior a 12 horas y con un termoperíodo suficiente. La diferenciación de las flores se lleva a cabo desde septiembre hasta que se producen las primeras heladas y el fruto madura en primavera durante unas 4 semanas. algunas variedades uniferosas pueden ocasionalmente volverse bifere, es decir, refloración;
– biferae o de día largo o remontante: diferencian las flores con un período de luz de más de 14 horas y producen de primavera a otoño. Nunca han tenido una buena difusión a nivel industrial, pero se utilizan casi exclusivamente a nivel familiar debido a su lenta reproducción: se multiplican por división del stock y muy poco por estolones;
– día neutro o foto-indiferente: diferencian los botones florales con cualquier condición de iluminación, siempre que se respete el termoperíodo.

Multiplicación –
La fresa es una planta que se multiplica por medio de estolones; los estolones son chorros laterales, de unos 30 cm de largo, que al arrastrarse por el suelo emiten raíces que dan vida a nuevas plántulas. Los estolones se dejan reposar durante aproximadamente un mes, hasta que echan raíces, y luego se cortan de la planta madre.
El período de propagación más adecuado es cuando las plántulas de fresa están bien establecidas, entre julio y agosto; en este período los estolones deben desprenderse de la planta madre e implantarse en un suelo blando a mayor profundidad.
Para permitir que los estolones arraiguen, las porciones más proximales de la planta madre se insertan bajo un centímetro de tierra en un recipiente o maceta, sujetándola firmemente con un peso o una piedra. El final, en cambio, debe dejarse libre para dar equilibrio a la nueva planta.
Para ello es recomendable hacerse con una maceta con un diámetro de unos 30 cm y llenarla con la mezcla adecuada de tierra para colocarla junto a la planta madre.
Cuando la nueva planta de fresa ha echado raíces, el estolón se puede cortar de la planta madre con un par de tijeras afiladas y esterilizadas, antes del punto de enraizamiento.
Durante la fase de enraizamiento, el suelo debe mantenerse húmedo con abundante riego, favoreciendo así el crecimiento de las raíces de la fresa; sin embargo, evite cualquier estancamiento que pueda hacer que las nuevas raicillas se pudran. Además, en la superficie de la nueva maceta de fresas es recomendable colocar una lámina de plástico negro para que se retenga la humedad y, al mismo tiempo, evitar el crecimiento de malas hierbas.
Si prefiere no poner el plástico, debe intensificar la humectación y eliminar manualmente las diferentes malezas.
En referencia al suelo óptimo para la preparación de nuevas macetas, es necesario obtener un suelo con un pH entre 5,5 y 6,5. Es preferible que el sustrato sea arenoso y rico en materia orgánica. Si puede conseguir abono en casa, esta es su mejor opción para obtener la mezcla.
Es importante, como se mencionó, que se garantice un drenaje impecable para evitar el riesgo de estancamiento del agua.
Para conocer la técnica de cultivo de plantas, consulte también la siguiente hoja.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *