Usi delle piante officinali

Usos de plantas medicinales

Cosecha y conservación –
Para la recolección de especies medicinales es necesario seguir algunas reglas simples:
• debe ser realizado por personas que tengan un buen conocimiento de la especie para no confundirla con plantas similares y evitar consecuencias desagradables;
• es necesario conocer el período vegetativo de la especie según las partes a utilizar;
• Es recomendable recolectar, con la ayuda de un pequeño cuchillo, solo las partes de interés, dejando la planta en el sitio.
Después de la cosecha, frotar con un paño húmedo y dejar secar a la sombra en un lugar seco y ventilado; cuando estén completamente secos, se pueden guardar en jarras de vidrio o de barro bien cerradas y guardar en la oscuridad. Siempre es bueno etiquetar los frascos con el nombre de la planta y la fecha de inicio del almacenamiento.

Los preparativos –
Con todas las plantas medicinales se pueden obtener diferentes preparaciones: algunas de ellas también se pueden preparar en casa como infusiones, decocciones y cataplasmas.
La preparación de la infusión es apta para todas las plantas ricas en sustancias volátiles, que tienen aromas delicados y principios activos que se degradan con la acción combinada del calor y el agua.
Las partes de las plantas utilizadas para las infusiones deben cortarse adecuadamente y dejarse fundir en agua fría o hirviendo durante el tiempo indicado en la receta. Es una buena práctica dejar reposar la infusión cubierta con un paño, o utilizando la taza especial disponible en el mercado; luego se filtra y, si es necesario, se puede corregir el sabor con miel.
Las decocciones se preparan para plantas cuyos principios activos se degradan solo después de la ebullición, con un tiempo variable necesario para la fragmentación de la cadena aromática contenida en las células vegetales.
Otras preparaciones son: maceración, obtenida por simple inmersión durante un tiempo prolongado, exprimido para extraer jugos, destilación con la obtención de aceites, gomas, resinas, látex etc.
Se describen con más detalle a continuación.

Té de hierbas –
El término infusión incluye todas aquellas preparaciones galénicas que extraen el principio activo de la verdura. Hay tres métodos de preparación:
• la infusión: verter el líquido generalmente caliente o frío, según el caso, sobre la verdura en un recipiente tapado, dejar reposar una media de 10 minutos y luego filtrar.
• La decocción: se sumerge la verdura en el líquido frío y se lleva a ebullición por el tiempo que establece la receta y luego se filtra.
• El macerado: las verduras, generalmente secas, se dejan macerar en líquido frío de un día a varias semanas y luego se filtran.

Teñido –
Se obtiene dejando macerar la planta triturada en un recipiente cerrado a temperatura ambiente en alcohol (70 ° – 80 ° – 90 °). El macerado se revuelve una vez al día durante el número de días que indica la receta. Al final del proceso, se vierte el macerado, presionando también la parte sólida, luego se filtra con papel de cocina. La tintura se guarda en frascos de vidrio oscuro bien cerrados.
Jugos
Se extraen de las raíces, cortezas, bayas, frutos, flores, hojas bien limpias exprimiéndolas con una prensa o centrifugadora. Los jugos deben consumirse durante el día; para una conservación más duradera, agregue 10 g de alcohol de 95 ° a 90 g de jugo y guárdelo en un recipiente de vidrio bien cerrado en un lugar fresco.

Jarabe –
En un frasco de boca ancha, alternar las capas de hojas de plantas medicinales con capas de azúcar morena o miel, cubrir bien y cerrar bien el frasco. Después de tres semanas, filtrar las verduras dejadas en infusión y lavar la parte residual del filtro con un poco de agua; el agua de lavado se agrega al jarabe. Coloca todo en un cazo a fuego lento y deja que el agua se evapore sin hervir. Transfiera el jarabe a una botella oscura y guárdelo en un lugar oscuro.

Aceites esenciales –
Se utilizan para la preparación de esencias, cosméticos o perfumes. La extracción de los aceites esenciales se obtiene principalmente mediante destilación mediante alambiques, pasando una corriente de vapor de agua a través de la planta aromática.

Aceites de hierbas (oleolitas) –
Llena un frasco de vidrio de boca ancha con las hierbas frescas picadas sin exprimirlas. Vierta aceite de oliva virgen extra, cuidando de cubrir bien las verduras. Dejar al sol y por la noche durante un tiempo variable según la planta, de 20 a 40 días, agitando diariamente. Pasado el tiempo establecido por la receta, filtrar presionando bien la verdura y guardar en una botella oscura. Si usa hierbas secas, solo llene el frasco hasta la mitad.

Cataplasmas –
Decocción de hojas de las que solo se utilizan las partes de la planta sin el componente acuoso; se aplica tibio sobre la piel con ayuda de una gasa.

Baños de asiento y baños –
Macerar 100 o 200 gramos de hierba en dos litros de agua fría durante la noche. Al día siguiente, colocar el macerado a fuego lento y calentar, sin hervir; filtrar y agregar al agua del baño o del baño de asiento. Después de bañarte, envuélvete en una toalla y acuéstate en la cama bien cubierto durante unos 30 minutos.

Maria Canzoneri

Sugerimos esta compra




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *