Contra las pandemias, rodeémonos de hábitats naturales

Contra las pandemias, rodeémonos de hábitats naturales

El advenimiento de la urbanización, un fenómeno que adquirió dimensiones impensables hace solo unas décadas, además del consumo de suelo, los procesos industriales, los sistemas de transporte y la agricultura agresiva, son factores que han llevado a la «corrosión». del sistema ecológico mundial.
El modelo de desarrollo de la civilización moderna obviamente está interfiriendo con aquellas células del ecosistema que son hábitats naturales.
Hábitats (término que en latín significa «él vive») son el lugar, a través del cual las características físicas y ambientales, todas las especies pueden vivir, desarrollarse, reproducirse, garantizando esa calidad de vida, incluso humana, necesaria para el bienestar y salud de nuestro planeta.
Los efectos de un modelo de desarrollo al margen de estas reglas, en el que incluso se rechaza una determinada escuela urbanística, han provocado no solo la fragmentación de esas células ecológicas, que son los hábitats, sino sobre todo el famoso fenómeno del Spillover, es decir, de ese salto. de especies que ocurre cuando una población reservorio con una alta prevalencia de patógenos entra en contacto con una nueva población hospedante de una especie diferente.
Entonces, con la pérdida y fragmentación de hábitats, estadísticamente, este salto de especies será cada vez más probable, involucrando no solo serios riesgos para la salud de la población mundial sino también una gran interferencia social y psicológica para las generaciones futuras.
Una humanidad menos ecológica es una humanidad más en riesgo pero también más pobre; más pobres en recursos, peor bienestar y, como se ha experimentado recientemente, en las relaciones personales.
Debemos correr a refugiarnos sin pretender engañar a nadie ya que los equilibrios ecológicos para restablecerse, asumiendo que se puedan restablecer, dada la pérdida de biodiversidad, necesitan tiempos medio-largos que muchas veces van más allá de la duración de la vida humana.
El imperativo categórico no puede confiarse, por supuesto, solo a alguna directiva o estado de derecho. Es necesario concebir una nueva Civilización, rediseñarla desde cero y tener los Lineamientos dados por los principios de la Ecología, transliterados en esa Ecología Social que el Papa Francisco, en su Encíclica «Laudato Sì», tan sabiamente trazó y delineó.
Reconociendo que, como se mencionó, todo esto lleva más tiempo que el promedio, sin embargo, tenemos la obligación de hacer algunas correcciones a nuestros sistemas vivos, comenzando por la forma de concebir los centros habitados, tratando de hacer una composición ecológica.

Durante demasiado tiempo hemos creado centros habitados (grandes o pequeños) sin pensar en compensaciones ecológicas, es decir, medidas para recuperar los hábitats robados.
COVD-19, como ahora afirman grandes franjas de investigadores y científicos, es una primera alarma que debe abordarse de la misma manera que se trata el enjambre sísmico de una zona en riesgo, es decir, asegurando la zona. En nuestro caso, como se mencionó, la seguridad no se puede lograr de manera inmediata (la naturaleza no es una obra pública que se diseña y se entrega). Por tanto, conviene repensar el concepto de centro habitado de forma global, insertando, en la medida de lo posible, dentro y fuera, celdas ecológicas para reparar y reemplazar las robadas.
En pocas palabras, es necesario proporcionar índices (también en términos de superficie) de áreas a renacionalizar, en todo caso siguiendo criterios muy relevantes para los análisis ecológicos de mérito, para el estudio de hábitats potenciales, para corredores ecológicos, etc.
En pocas palabras, debemos rodearnos de la naturaleza si no queremos que su fragmentación no le permita seguir desempeñando ese papel que le es propio: proveedora de bienestar para todos, sin distinción de ningún ser vivo.
Tenemos que recrear esos hábitats, sustraídos brutalmente, devolviéndolos a la Naturaleza.
Lamentablemente la visión antropocéntrica, hija de los últimos siglos de la Ilustración y de la historia positivista, con su limitada visión de los principios de la Vida, ha terminado, por destruir la Naturaleza, por destruir la dignidad humana y su bienestar.
Ahora es el momento, como dicen, de arremangarnos. Las quejas son de poca utilidad: necesitamos una nueva visión de diseño y la oportunidad nos la brinda el enfoque que brinda la Agenda 2030.
Un enfoque integrado que, sin embargo, no equivale a no poder implementar medidas únicas y bien definidas.
Es necesario revisar el modelo de planificación actual; es necesario cambiar las reglas de los mismos y donde, sobre todo, la figura del planificador no puede relegarse a un solo profesional; Existe la necesidad de un conjunto de habilidades en las que, sin embargo, la parte ecológica se vuelve predominante.
Necesitamos rodearnos de nuevo de esa naturaleza que, como saben sobre todo las poblaciones orientales, es Madre y sin madre no hay historia para las generaciones futuras.

Guido Bissanti

Sugerimos esta compra




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *