Cómo se cultiva la papaya

Cómo se cultiva la papaya

La papaya (Carica papaya L.) es una planta de la familia Caricacee originaria de México, conocida y utilizada en toda América desde hace muchos siglos, aunque hoy en día se cultiva en muchos países de otros continentes, principalmente en Asia y África. .
El cultivo de papaya se practica actualmente, con diversos grados de intensidad, en los cinco continentes.
La papaya se puede cultivar en climas templados siempre que las condiciones invernales no sean duras, como en algunas zonas de Italia donde se cultiva en invernaderos casi exclusivamente en Sicilia.
Antes de pasar a la técnica de cultivo, cabe destacar que la papaya es una especie polígama, lo que significa que produce exclusivamente flores masculinas, femeninas o hermafroditas.
Las plantas de papaya con flores masculinas producen solo el polen, pero no la fruta.
Los que tienen flores femeninas son los productivos, pero necesitan la polinización de la flor masculina (o hermafrodita).
Los árboles con flores hermafroditas tienen flores masculinas y femeninas. Por tanto, estos últimos pueden autopolinizarse y producir frutos de forma autónoma.

Cultivo –
Para cultivar papaya es importante comprender la diferencia entre los diferentes tipos de flores. Para una correcta polinización, de hecho, es necesaria la presencia de una planta macho cada 8-10 hembras; además, la polinización es anemófila, es decir, llevada a cabo por el viento.
Para distinguir las flores masculinas de las femeninas, considere que las primeras están agrupadas, sostenidas por un pedúnculo que las hace sobresalir del tronco de la planta y cuando están cerradas parecen un pequeño racimo de uvas; las hembras son solteras y las encontramos pegadas al tallo.
Los ejemplares hermafroditas tienen ambos tipos de flores.
Además, en las zonas tropicales la planta florece y da frutos durante todo el año, de forma continua, mientras que en nuestras latitudes, las flores aparecen en el período de finales de primavera – principios de verano y los frutos maduran, gradualmente, en pleno verano. Además, los frutos debajo del ápice de la planta maduran antes.
Los frutos de la papaya son de diferente forma y tamaño según la variedad. Las que solemos encontrar en los supermercados tienen una forma ovalada-alargada, con piel verde, que tiende al amarillo anaranjado cuando está completamente madura. Además estas, en su interior, hay cientos de semillas de color negro y forma redondeada que tienen un grado de germinación muy alto, lo que permite una fácil reproducción a partir de semilla.

Las condiciones climáticas –
Dado que la papaya no puede soportar el frío, el cultivo de papaya solo es factible en áreas cálidas que, en el sur de Italia, todavía necesitan protección, es decir, un invernadero con calefacción.
Estos límites hacen de la papaya en Italia un cultivo relegado a un nicho de mercado.

Propagación –
Para comenzar el cultivo de una planta de papaya, simplemente plante la semilla en el período de abril a junio, cuando las temperaturas son estables.
La semilla debe recolectarse de la fruta y lavarse y remojarse durante la noche en agua. La siembra debe realizarse a unos 2-3 cm de profundidad; si todo se ha hecho bien y las temperaturas se han mantenido dentro de la media estacional, dentro de 10-15 días tendremos los primeros brotes.
El crecimiento de la papaya es muy rápido. En pocos meses supera los 50 cm de altura y se desarrollan hojas grandes y un tronco robusto. Por las características biológicas de esta planta, por diferenciación sexual, se aconseja plantar más plántulas y luego observar el sexo de las flores y una vez identificado el exceso de plantas masculinas, estas deben ser eliminadas.
Para la creación del vivero es recomendable partir de macetas pequeñas, con un diámetro de 20 cm, con recipientes más anchos que profundos. La decantación, al aire libre (en invernadero) o en una maceta más grande, debe hacerse después de unos dos meses.
La papaya debe exponerse a pleno sol para tener una floración óptima y, por tanto, una fructificación.
Además, la planta debe protegerse de la ventilación excesiva, si no se cultiva en un entorno protegido.

Substrato y riego –
El suelo donde se va a realizar la planta debe estar bien trabajado, de tipo suelto (también para evitar estancamientos), con pH neutro y rico en materia orgánica. Si el aporte orgánico no es suficiente, es necesaria una fertilización básica, que se hará con estiércol bien maduro o humus de lombriz u otro compost orgánico maduro.
Para un cultivo en maceta, recomendamos la compra de un suelo de buena calidad.
En el fondo del jarrón es recomendable colocar perlita, para facilitar el drenaje del exceso de agua.
La papaya es de hecho una planta que sufre sequía, por lo que es necesario operar turnos de riego regulares, pero sufre estancamiento.
En macetas, la humedad del suelo debe controlarse manualmente. Esta operación debe realizarse a diario, ya que, en general, las plantas en macetas requieren más agua que las que están en el suelo.
En campo abierto, en cambio, se recomienda el acolchado natural, técnica muy utilizada en el cultivo intensivo tropical, que permite mantener el sustrato suficientemente húmedo sin recurrir a un riego continuo y costoso.
Otro consejo para nuestras latitudes es la protección contra el frío, que es fácil en un invernadero con calefacción pero mucho menos en campo abierto.
En cuanto a la técnica de mantenimiento de la planta, se destaca que la papaya no necesita poda. Pierde sus hojas más viejas por sí sola cuando han hecho su trabajo.
Además, por el momento, no hay parásitos ni enfermedades particulares en Italia.
Una idea interesante para superar los problemas que provoca el frío puede ser el cultivo de papaya como planta anual. De hecho, algunas variedades «enanas» dan fruto menos de un año después de la siembra. Por eso puedes intentar sembrar las plantas en otoño, cultivarlas protegidas en invierno y plantarlas en campo abierto en primavera, para que den fruto en septiembre. Obviamente, esta es una técnica que debe perfeccionarse.
En cultivo ordinario, la fruta se recolecta a mano, de noviembre a junio. Las producciones pueden alcanzar hasta 150 q.li/ha.
En cuanto a las variedades más populares en la actualidad, recordamos: «Solo», «Kapoho Solo» y «Sunrise», todas con frutos de menos de 0,5 kg.

Sugerimos esta compra




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *