El Trigo que está destruyendo los glaciares

El Trigo que está destruyendo los glaciares

El trigo, como es bien sabido, no es solo uno de los alimentos más consumidos del planeta sino también el símbolo del nacimiento de la agricultura.
El trigo fue, de hecho, una de las primeras plantas que se cultivaron. Como es sabido, el centro de su domesticación ha sido identificado por arqueólogos en diferentes localizaciones de la amplia zona que llega a la costa de Palestina desde los relieves iraníes y las montañas de Anatolia, incluidos los valles del Tigris y el Éufrates, zona que su forma se ha llamado Creciente Fértil.
Este símbolo de la historia de pueblos enteros y de civilizaciones increíbles se está convirtiendo ahora en el símbolo de una civilización increíblemente contradictoria e incapaz de resolver problemas, ahora a nivel global.
La civilización moderna, cegada por el dios de la ganancia, ya no es capaz de superar contradicciones tan evidentes que parecen simples incluso a un niño.
Las leyes del mercado se han convertido en dictadores que dominan razones de Estado pero también razones humanas, creando las condiciones para lo que podría convertirse en el mayor cambio y por ende catástrofe climática desde el Pleistoceno hasta nuestros días.
El cambio climático está afectando a la inmensa Antártida y, sobre todo, a los glaciares árticos, con el consiguiente debilitamiento de ese permafrost que contiene enormes cantidades de gases de efecto invernadero.
Si el derretimiento del hielo continúa al ritmo actual, mucho más rápido, además, de lo que habían predicho los modelos climáticos, este fenómeno liberaría en unos años una tasa de emisión igual a la del principal contaminante del mundo: China, un eventualidad que no podemos permitirnos.
Gran parte del calentamiento global actual se debe a las actividades humanas, como la industria, la agricultura y los servicios, pero también a un sistema de transporte que está más allá de cualquier lógica energética y termodinámica.
Los automóviles, camionetas, camiones y autobuses producen más del 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por el transporte. El resto proviene principalmente del transporte marítimo y aéreo.
Además, el transporte también sigue siendo una fuente importante de contaminación del aire, especialmente en las ciudades.
Así, desde el comienzo de la revolución industrial, la temperatura de la tierra ha aumentado en más de un grado. Con el Acuerdo de París, los 190 países signatarios se han fijado el objetivo de limitar el aumento a menos de dos grados y, si es posible, a un grado y medio. Sin embargo, el Tratado de París, sin compromisos específicos, lucha por producir efectos mensurables. Los estudios más recientes sobre tendencias de emisiones lo confirman. Pero incluso si se aplicara, no sería suficiente para detener la catástrofe si no cambiamos las reglas que dominan las leyes del mercado.
En el sector agrícola, para entrar en una zona concreta, nos encontramos incluso en la paradoja.
Enormes cantidades de productos cruzan el planeta sin una necesidad nutricional real, sino para satisfacer las condiciones del mercado, a menudo creadas ingeniosamente, para favorecer a un exportador en detrimento de un importador.
Este es el caso del trigo canadiense exportado a Italia. Este alimento, más allá de la cuestión del contenido de glifosato, micotoxinas y otros biocidas, que ni siquiera debería ser catalogado como apto para la alimentación animal, y sobre el que tanto se escribe y se debate, conlleva una carga igualmente grave.
Para ser transportado y transportado (así como producido), a través de los principales puertos canadienses, el trigo puede recorrer distancias que pueden oscilar en un promedio de 7.000 a 10.000 km.
Con esta distancia, haciendo cálculos más o menos complejos, se queman más de 6 kg de aceite por cada kg de trigo, con una emisión de unos 18 kg de CO2.

Una inmensidad que, a pesar del Protocolo de Kyoto y los recientes Acuerdos de París, no encuentra justificación (salvo la de algunos especuladores) y que, según otros cálculos estequiométricos algo más complejos, afecta mucho más (por su parte parte) a los famosos dos grados del Acuerdo de París.
De hecho, para volver al concepto establecido por estos Acuerdos, James Hansen, famoso climatólogo estadounidense durante mucho tiempo en la NASA, define el escenario de los dos grados como una «receta para el desastre» a largo plazo. Para entender de lo que estamos hablando, un aumento de menos de dos grados significa la destrucción total del arrecife de coral -la mitad murió este año-, el nivel del mar subió unos metros y el abandono del Golfo Pérsico.
Pero peor aún, para Robert Watson, ex director del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas, el escenario más plausible es un aumento de tres grados. A esta temperatura tendremos bosques en el Círculo Polar Ártico y la mayoría de las ciudades costeras desaparecerán. Con un aumento de cuatro grados, Europa se queda sin agua mientras grandes áreas de China, India y Bangladesh son invadidas por el desierto. Polinesia está envuelta por el océano y gran parte del sur de los Estados Unidos se vuelve inhabitable. Cinco grados ponen en peligro la propia supervivencia de la especie humana. La receta para un desastre a largo plazo, esos dos grados evocados en París, se ha convertido ahora en nuestra mejor oportunidad de supervivencia.
Irónicamente (pero quien lo hace lo espera y esto, humanamente, no nos consuela en absoluto) los devastadores efectos de este fenómeno golpearán sobre todo a Canadá que se verá obligado a pagar un precio muy alto con el continuo deshielo del Glaciar Hubbard, un glaciar ubicado en Alaska (Estados Unidos) y en parte en el territorio del Yukón (Canadá), donde el frente del glaciar se mueve constantemente y en mayo de 1986 bloqueó la salida hacia el mar del «Fiordo Russell» (sur -este del frente glaciar) formando el lago «Russell» cuyo nivel, durante el verano, ha subido 25 metros. En octubre, sin embargo, la presa de hielo cedió y alrededor de 5,3 kilómetros cúbicos de agua se vertieron en el mar en 24 horas.
Lo mismo le está sucediendo a otros glaciares sin que ningún gobierno tenga el coraje de alzar la voz contra los estragos de un mercado libre sin reglas que arrastrará a caballo y jinete con él.
Si por un momento volvemos a nuestro pequeño país, que es Italia, dentro de una Unión Europea en presencia de la cual un lunar parece un águila con una mirada profunda.
No está claro (obviamente más allá del predominio de grandes intereses) cómo es posible que esta destrucción no se detenga.
Seguimos hablando (y con razón) sobre el problema de salud del trigo de Canadá (pero el problema es mucho más amplio y Canadá corre el riesgo de convertirse en el chivo expiatorio de un lienzo mucho más grande) sin darnos cuenta de que el problema es mucho más grave y, continuando así, el debate no solo involucrará a la humanidad y los animales sino a la fiebre de un Planeta que se eleva cada día más debido a la pereza de una política que ha perdido, con demasiada frecuencia, el poder de la Agenda. y el sentido ético de las reglas.
Si no se combinan ciertas reglas sobre infracciones con los Acuerdos de París, ya no esperemos tanto de la historia, porque de esta manera con el Planeta estamos quemando el futuro de la humanidad.
Necesitamos un grito fuerte, una postura concreta, incluso a riesgo (y sería el momento) de cuestionar los principios en los que se basan las políticas de grandes estados como Estados Unidos, la Unión Europea o China, por citar el más a la vista.
Esperamos una política que devuelva la economía a la ecología; Esperamos Voces de llanto en el desierto de una Política actual tan miope para abordar, y muchas veces con torpeza, las preguntas sobre los efectos pero incapaz de razonar sobre las causas.
Vayamos más allá de las apariencias, vayamos al meollo del asunto. El caso del trigo que continuamente aterriza en nuestros puertos es solo la punta del iceberg y va mucho más allá de aquellos aspectos sanitarios en los que la propia normativa europea, y el sistema de controles, están mostrando toda su fragilidad.
Aportamos nuevas visiones a la Póliza para cubrirla con renovada dignidad.

Guido Bissanti

Sugerimos esta compra




Un comentario en «El Trigo que está destruyendo los glaciares»

  • el 08 de octubre de 2020 a las 11:11 11Thu, 08 Oct 2020 11:11:56 +000056.
    Enlace permanente

    Bellissimo articolo, bravo, ma sono tutti sordi? Oppure fanno finta di non sentire? Poveri
    I nostri figli e i nostri nipoti? Che mediocrità di governanti ha il nostro pianeta!!!

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *