Lepidosaphes beckii

Lepidosaphes beckii

La escala de color púrpura (Lepidosaphes beckii Newman, 1869) es un insecto homóptero perteneciente
a la familia Diaspididae.

Sistemática –
Desde el punto de vista sistemático, pertenece al Dominio Eukaryota, Reino Animalia, Sub-rango Eumetazoa, Rama Bilateria, Phylum Arthropoda, Subphylum Hexapoda, Clase Insecta, Subclase Pterygota, Cohorte Exopterygota, Subcoorte Neoptera, Superorden Paraneoptera, Sección Rhynchotoidea, Homoptera Sternorrhyncha, superfamilia Coccoidea, familia Diaspididae y luego al género Lepidosaphes y a la especie L. beckii.
Los términos son sinónimos:
– Coccus beckii Newman, 1869;
– Mytilaspis flavescens;
– Mytilaspis citricola;
– Mytilaspis fulva;
– Lepidosaphes pinnaeformis;
– Mytilococcus beckii nuevo.;
– Cornuaspis beckii.

Distribución geográfica y hábitat –
Lepidosaphes beckii debe su nombre específico al historiador, literario, escritor y poeta Richard Beck (9 de junio de 1897 – 20 de julio de 1980).
Esta cochinilla se encuentra principalmente en plantas de cítricos, como el limón o la naranja dulce.
Los insectos pequeños se adhieren a las hojas, frutos y ramas pequeñas causando lesiones al robar la savia de los árboles.
Lepidosaphes beckii es una especie muy extendida en todas partes, especialmente en las zonas costeras.

Morfología –
La primera descripción de este insecto se debe al entomólogo inglés Edward Newman de una fruta importada a Gran Bretaña.
La hembra de la cochinilla de la coma adulta mide entre tres y 4 milímetros de largo.
El folículo femenino es curvo, de ahí el nombre, de color gris-marrón; la exuvia, colocada en el extremo más puntiagudo, es de color marrón rojizo.
Los machos tienen alas.
Los folículos masculinos parecen similares a los femeninos, pero son más pequeños. Las ninfas son de color blanquecino.

Actitud y ciclo de vida –
Lepidosaphes beckii pasa el invierno en las diversas etapas de desarrollo, incluso si a menudo lo hace como hembra madura.
Las hembras comienzan a poner huevos en febrero, alrededor de 50 huevos cada una.
El ciclo continúa durante todo el año con un período de diapausa en los ambientes más calurosos. La Comma Cochineal generalmente completa 3-4 generaciones por año.
Infesta el follaje en las partes donde la humedad se estanca más y en las de sombra; se localiza en las ramas, en las hojas y en los frutos.

Papel ecológico –
En presencia de ataques masivos de Lepidosaphes beckii, pueden ocurrir daños en plantas de cítricos que se manifiestan con amarillamiento de las hojas, filoptosis temprana y, a veces, con secado de las ramas; los ataques a la fruta son graves y provocan una fuerte depreciación del producto.
La lucha contra las infestaciones masivas se realiza con intervenciones agronómicas que consisten en prácticas de poda que ralean los follajes, aireándolos; una fertilización equilibrada, sin exceso de nitrógeno, especialmente en forma nítrica, que al aumentar la ternura de los tejidos aumenta la palatabilidad de esta cochinilla.
Para prevenir la lucha agronómica, sin embargo, es necesario implementar técnicas de siembra que eviten una especialización excesiva, sextos demasiado estrechos y la introducción en parcelas de sitios, como setos u otros refugios, donde se puedan reproducir antagonistas naturales.
En la naturaleza, esta cochinilla es presa de algunos insectos, como algunas pequeñas avispas de las familias Aphelinidae, Encyrtidae y Signiphoridae:
– Entre los Aphelinidae recordamos: Aphytis chrysomphali, Aphytis diaspidis, Aphytis holoxanthus, Aphytis lepidosaphes, Aphytis mytilaspidis, Encarsia citrina, Encarsia lounsburyi, Eretmocerus corni y Pteroptrix chinensis;
– Entre los Encyrtidae: Adelencyrtus inglisiae, Metaphycus flavus y Ooencyrtus sp.;
– Entre los Signiphoridae: Signiphora flavopalliata y Signiphora merceti.
En un tiempo, y en algunos casos todavía hoy, se realizaba la lucha química que generalmente se realizaba en el período invernal con tratamientos a base de aceite blanco o aceite blanco activado con fosforgánicos. En algunos casos se practicaron tratamientos en verano, para prevenir infestaciones en los frutos.
Actualmente, además de los criterios de contención antes mencionados, se evitan las intervenciones químicas ya que dañan la entomofauna, especialmente de polinizadores y antagonistas.
También es útil, en casos de infestación excesiva, a más del 5% de los frutos atacados, intervenir con aceites blancos pero aditivos con productos de base natural, como jabón de Marsella y lavado intermedio con agua y jabón de Marsella.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomología agrícola. Pieza especial. Liguori Editore, Nápoles.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *