Digitalizzazione ed ecologia

Digitalización y ecología

Dentro del European Green Deal, que es el conjunto de iniciativas políticas que lleva a cabo la Comisión Europea con el objetivo general de lograr la neutralidad climática en Europa en 2050, no solo encontramos biodiversidad, agroecología y otras cuestiones de futuro. sostenible.
Un papel muy importante, aunque complementario, es el de la aplicación de la tecnología digital y todas las técnicas y prácticas relacionadas para reducir el impacto de las actividades humanas y, por tanto, su huella ecológica.
Esta consideración se hizo más consciente a raíz de ese punto de inflexión vinculado a la emergencia vinculada al COVID-19.
Una pandemia que nadie podía predecir realmente y quizás ni siquiera imaginar. El sistema económico, administrativo y productivo ha sido literalmente salvado por lo digital.
Un digital no preparado para el desafío pero al menos capaz de asegurar esa colisión trasera que evitó daños aún peores.
Y así, como siempre ocurre en la historia, una emergencia ha acelerado ese cambio, ya en marcha, ligado a las aplicaciones del ámbito digital y de las TI con las que la sociedad, que está naciendo, deberá cumplir sin olvidar que, en falta de sincronía entre la ecología social y la ecología natural, todo es inútil e inútil.
La civilización que está naciendo y de la que solo vemos los primeros indicios de un nuevo camino debe, por tanto, ajustarse a esta creencia: la desmaterialización de muchas actividades y la sincronicidad ecológica de sus actividades.
Un modelo flamante, a desarrollar, y que estará sometido a grandes presiones, ligado a los intereses prevaricadores de los imperios económicos pero que tiene un solo camino si no quiere arrastrar con él ni siquiera a aquellas multinacionales que, juegan con fuerza, deben entender que con planeta, su supervivencia también está en juego.
Entre los diversos temas relacionados con la relación entre digitalización y ecología está el vinculado a la dinámica y funcionalidad de la administración pública pero también de las empresas privadas.
El primer impacto en términos de sostenibilidad, por supuesto, es el ahorro de toneladas de papel que, a día de hoy, tienen un fuerte impacto en los ecosistemas y sus equilibrios.
En este sentido, la digitalización de documentos, además de los beneficios ecológicos, tendrá enormes ventajas en cuanto a ahorro económico, uso y compartición en tiempo real, seguridad.
Un documento digital es una valiosa fuente de datos que se pueden recopilar, procesar, analizar e interpretar automáticamente. De hecho, tener un archivo digital es la primera forma de establecer una relación diferente con los usuarios / clientes; una relación lineal, democrática, segura, esbelta, rápida y con muy bajo impacto ambiental.
En cuanto a la Administración Pública, sin embargo, es más correcto hablar de «desmaterialización»: un concepto que, en Italia, se introdujo en 2005 con la promulgación del CAD, Código Administrativo Digital, y que debe seguir requisitos legales específicos. .
Pero la digitalización no se detiene solo en el mundo administrativo-productivo. Va más allá, nos comprende y también nos involucra en nuestra vida diaria.
Tomemos el sector de la construcción, tanto público como privado.
En un futuro, que ya ha comenzado, viviremos en hogares cada vez más inteligentes y digitales que, al mismo tiempo, contaminarán cada vez menos. Todo esto será posible gracias a la difusión cada vez más generalizada del IoT (Internet of Things, o conectividad aplicada a objetos). No estamos hablando del futuro cercano. Todo lo contrario. Las casas inteligentes ya son el presente.

Además, está todo el lado de la llamada «domótica»; Por lo tanto, sistemas digitalizados de iluminación, calefacción, aire acondicionado, seguridad.
Lo que es importante destacar es que no se trata solo de comodidad: también hay un aspecto fundamental relacionado con la reducción de consumos, por un lado, y de emisiones, por otro.
En pocas palabras: con lo digital se gana en eficiencia, calidad de vida y sostenibilidad, en un círculo virtuoso sin precedentes.
Estas aplicaciones, desde los hogares hasta los lugares de trabajo, pasando por las fábricas, darán lugar a lo que ahora se llama la «Cuarta Revolución Industrial» que se basa, de hecho, en lo digital y en algunos pilares: los datos, en primer lugar. Luego la «analítica», por lo tanto la capacidad de analizar esta información, con las oportunidades que ofrece la Inteligencia Artificial y el Aprendizaje Automático. Finalmente, el lado gigantesco de la interacción hombre-máquina.
Todo ello amplificará los grandes cambios que se están produciendo en la forma de vivir las ciudades y en la propia forma de ser ciudades.
Poco a poco llegaremos a ese nuevo concepto de ciudad, conocido como la «Smart City»: es decir, aquellas ciudades cada vez más interconectadas, en las que las infraestructuras «dialogan» con el ciudadano, y mejoran su calidad de vida. Una ciudad más eficiente, a escala humana, con una importante reducción de la contaminación.
En una Smart City, el impacto de las actividades y la gestión de la propia ciudad se puede reducir en 9/10 con increíbles repercusiones en términos de energía, eficiencia del sistema y el beneficio de vivirla.
Ya se están elaborando ejemplos de este tipo. Por ejemplo la ciudad de Barcelona en España.
«Una ciudad autosuficiente, formada por barrios productivos y de tamaño humano, dentro de un área metropolitana hiperconectada y cero emisiones»: esta es la definición que se puede leer en la «Estrategia Barcelona Smart City» publicada en 2013 .
En pocas palabras podemos decir que: lo digital mejora la calidad de vida de las personas, pero también de ciudades enteras. Produce trabajo y riqueza. Y, al mismo tiempo, tiene un impacto profundamente positivo en el medio ambiente. ¿Es este el cambio de paradigma al que debemos dirigirnos?
Solo no es suficiente.
Tienes que conectarte, o si lo prefieres, sincronizarte con los patrones energéticos de los ecosistemas.
El gran desafío al que nos enfrentamos hoy, y en este sentido la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) es, cada día que pasa, cada vez más claro:
– estamos fragmentando, y por tanto destruyendo, cada día que pasa, cada vez más, los hábitats, es decir, aquellas células del mundo que por ósmosis ecológica (aves migratorias, fauna, insectos, etc.) hacen que el planeta Tierra viva y respire, permitiendo incluso la vida humana.
El verdadero desafío es, por tanto, una digitalización en la sincronía de la humanidad con la ecología de la naturaleza. Ciudades que no fragmentan los hábitats sino que los reconstruyen, en la medida de lo posible; ciudades que no interrumpen los corredores ecológicos sino que los aumentan. Ciudad donde el trabajo, la comida, el disfrute son uno y no el Hombre contra la Naturaleza.
Este concepto representa una verdadera Constitución del Tercer Milenio.
Fuera de esto, todo es inconstitucional y todo conducirá al final de la vida humana.
Creemos que, al final, a pesar de todas las dificultades y los precios a pagar, la humanidad encontrará el verdadero camino correcto.

Guido Bissanti




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *