Tocoferol

Tocoferol

El tocoferol o, más precisamente, los tocoferoles, junto con los tocotrienoles, son elementos liposolubles que integran el grupo de la vitamina E. Entre estos compuestos el más importante es sin duda el α-tocoferol (alfa-tocoferol), porque máxima actividad biológica – por esta razón, especialmente en el campo nutricional, a menudo hablamos incorrectamente de tocoferol como si fuera sinónimo de vitamina E.
Los tocoferoles contribuyen sobre todo a prevenir las reacciones de oxidación de los lípidos poliinsaturados, actuando así como antioxidantes biológicos, de forma «metabólicamente» similar y / o complementaria a la vitamina C (ácido ascórbico, soluble en agua).
Por esta razón son nutrientes vitamínicos esenciales para el ser humano.
La vitamina E contiene 8 tipos de moléculas:
– tocotrienoles (α, β, γ y δ, inicialmente llamados vitamina T);
– tocoferoles (α, β, γ y δ).
Existen, en la naturaleza, ocho compuestos, derivados del 6-cromanol con cuatro grupos metilo enlazados al anillo aromático y con una cadena lateral isoprenoide de 16 átomos de carbono, saturados o insaturados, en posición 2, que tienen una estructura química común, que tienen la actividad biológica de la vitamina E.
Además, dependiendo de la presencia de una cadena saturada o insaturada, estos compuestos se dividen en dos grupos: tocoferoles (α, β, γ, δ) y tocotrienoles (α, β, γ, δ). Estos últimos, de hecho, tienen tres dobles enlaces en la cadena isoprenoide. La disposición de los grupos metilo permite distinguir los compuestos individuales de las dos clases.
Desde un punto de vista biológico, el alfa tocoferol es la forma de vitamina más poderosa y activa.
Los demás tocoferoles, en cambio, no tienen mucha importancia aunque la actividad oxidante aumente pasando de alfa a delta, inversamente a la actividad de la vitamina.
La vitamina, además de la función antioxidante, que facilita el mantenimiento de la salud y el buen funcionamiento de las estructuras celulares, el sistema muscular, el sistema reproductivo y el corazón, también tiene una acción inmunoestimulante, protegiendo la membrana celular de patógenos, y tonificado a nivel humoral, facilitando la estabilidad del estado de ánimo. La falta de ella puede provocar problemas de desarrollo, anemia, susceptibilidad y cambios de humor.
El tocoferol está presente en alimentos como: carne, cereales, frutos secos, germen de trigo, leche, aceites, aceitunas, semillas, vegetales de hojas verdes (una parte se pierde con la cocción y / o se degrada lentamente con exposición a la luz).
La acción del tocoferol no se limita al metabolismo de los organismos vivos, sino que también se extiende a las reacciones de sustratos como, por ejemplo, alimentos, suplementos, fármacos y cosméticos. De hecho, los tocoferoles añadidos a los alimentos mejoran la estabilidad de almacenamiento y procesamiento de los productos que contienen grasas, por ejemplo aceites, y por tanto se añaden como aditivo antioxidante.
La absorción de tocoferoles se produce principalmente en la parte medial del intestino delgado, por difusión pasiva.
Como ocurre con todas las vitaminas liposolubles, la absorción de tocoferol también requiere una emulsión adecuada y una solubilización micelar. Las formas esterificadas son probablemente hidrolizadas por una esterasa de la mucosa duodenal y se absorbe la forma alcohólica así obtenida.
Por lo tanto, la absorción de tocoferol solo puede ocurrir en presencia de sales biliares y grasas dietéticas.
La eficiencia de absorción varía del 20 al 60%, disminuyendo a medida que aumenta la ingesta; por eso es más eficaz una ingesta dietética constante y moderada que las superdosis mediante complementos alimenticios.

Una vez absorbidos, los tocoferoles pasan a la circulación linfática asociada a los quilomicrones (45%); luego se concentran en los quilomicrones remanentes que lo liberan al hígado (principal órgano de almacenamiento). Dentro de los hepatocitos se incorporan a las VLDL nacientes (11%), de las que luego pasan a las LDL (65%) y HDL (24%).
Durante el ejercicio físico intenso hay un aumento significativo de los niveles circulantes de tocoferol (10 ÷ 20%), probablemente debido a la movilización de ácidos grasos durante la lipólisis con fines energéticos.
Una vez en las células, los tocoferoles se concentran especialmente en estructuras que contienen fosfolípidos de membrana, como mitocondrias, microsomas y membranas plasmáticas.

Funciones de la vitamina E –
Entre las funciones más importantes del tocoferol recordamos:
– el tocoferol inhibe el estrés oxidativo implicado en el envejecimiento, la patogenia y las complicaciones de la diabetes (cataratas y problemas cardiovasculares);
– el tocoferol puede ejercer efectos protectores contra la enfermedad coronaria. Según la hipótesis de los antioxidantes, el principal mecanismo por el cual el tocoferol lleva a cabo esta acción protectora sería la inhibición de la oxidación de las LDL;
– Puede proteger contra la carcinogénesis y el crecimiento tumoral, mediante propiedades antioxidantes y / o funciones inmunomoduladoras, mediante la eliminación de mutágenos, radicales superóxido y / o dióxido de nitrógeno; inhibición de la peroxidación de ADN y proteínas; inducción de apoptosis al inhibir la síntesis de ADN en células cancerosas.
Además, se pueden añadir tocoferoles y tocotrienoles a los alimentos para la estabilización de ácidos grasos poliinsaturados.
La vitamina E, o tocoferol, está muy extendida en los alimentos, especialmente en las frutas aceitosas (como aceitunas, maní, maíz) y en las semillas de trigo; también está presente en cereales, frutos secos y hortalizas de hoja verde.
El requerimiento diario de vitamina E es de alrededor de 8-10 mg.

Deficiencia de vitamina E –
La deficiencia de vitamina E, o tocoferol, está generalmente ligada a una situación de desnutrición y en sujetos más jóvenes puede provocar defectos en el crecimiento y desarrollo. En general, la falta de vitamina E puede ser la base de la aparición de trastornos del sistema nervioso y problemas con el metabolismo general.

Exceso de vitamina E –
El exceso de vitamina E o tocoferol es raro. Cuando ocurre puede tener consecuencias negativas por el consiguiente aumento de la presión arterial y que puede ser peligroso para quienes ya padecen hipertensión.
Un exceso de vitamina E también puede crear problemas para quienes padecen de tiroides, ya que genera una reducción de las hormonas de esta glándula. Otras consecuencias del exceso de vitamina E pueden ser fatiga generalizada, trastornos digestivos, náuseas y vómitos.

Advertencia: La información que se muestra no es un consejo médico y puede no ser precisa. Los contenidos son solo para fines ilustrativos y no reemplazan el consejo médico.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *