Coccus hesperidum

Coccus hesperidum

La Cochinilla marrón (Coccus hesperidum Linnaeus, 1758) es un insecto perteneciente a la familia Coccidae.

Sistemático –
Desde un punto de vista sistemático, pertenece al Dominio Eukaryota, Animalia Kingdom, Sub-Kingdom Eumetazoa, Superphylum Protostomia, Phylum Arthropoda, Subphylum Hexapoda, Classe Insecta, Pterygota Subclass, Exopterygota Cohort, Subcoorte Neoptera, Paraneoptera Suborder, Rhynchidea Sectionhyoto, Rhynchotoide Rhynchotoide Rhynchotoide Rhynchotoide Rhynchotoide Rhynchotoide Rhynchidea Rhynchotoide Sternorrhyncha, Superfamilia Coccoidea, Familia Coccidae y por lo tanto al Género Coccus y a la Especie C. hesperidum

Distribución geográfica y hábitat –
La Cochinilla marrón es una cochinilla polífaga que se alimenta en particular de cítricos y plantas de invernadero agrícolas u ornamentales.
El insecto tiene una distribución generalizada y cosmopolita.

Morfología –
La hembra adulta del Coccus hesperidum tiene una longitud de aproximadamente 3.5-4 mm, de forma ovalada, con un cuerpo deprimido y un color amarillo-marrón.
Las formas juveniles son de color más claro que las hembras adultas.

Aptitud y ciclo biológico –
La Cochinilla marrón pasa el invierno como una ninfa y genera varias generaciones al año.
Es una cochinilla ovovivípara que produce crías principalmente por partenogénesis.
A lo largo de su vida, una hembra puede producir hasta 250 huevos, algunos de los cuales se ponen todos los días.
Los huevos se mantienen dentro del insecto hasta que eclosionan, cuando emergen pequeñas ninfas y se incuban durante unas horas antes de dispersarse.
Estas ninfas de la primera etapa se mueven una corta distancia de la madre antes de establecerse y comenzar a alimentarse.
Están equipados con piezas bucales de succión y se alimentan de la savia de la planta huésped. Son en gran medida sedentarios por el resto de sus vidas y pasan por otras dos etapas ninfas antes de convertirse en adultos.
Cada generación dura aproximadamente dos meses y puede haber entre tres y siete generaciones en un año, dependiendo de la tendencia climática.
Los machos se producen ocasionalmente y pasan por cuatro etapas ninfales antes de convertirse en adultos alados.
Para su nutrición, este cochinillo ingiere grandes cantidades de linfa, mientras secreta un exceso de azúcar líquido, en forma de melaza. Esto atrae a las hormigas que a menudo cuidan de estas cochinillas, manteniendo alejados a los depredadores.
La cochinilla vive preferiblemente en las ramitas y en la parte inferior de las hojas, donde forma colonias a lo largo de las costillas y, en caso de ataques masivos, puede producirse una filoplosis grave.
La presencia de Coccus hesperidum normalmente no mata a la planta huésped, pero la pérdida de savia provoca una desaceleración en el crecimiento de la planta huésped.
La principal desventaja para la planta huésped está, en cambio, relacionada con la proliferación de fumages que crecen en la melaza, lo que reduce el área de la hoja disponible para la fotosíntesis y arruina la apariencia de la planta, sus flores y frutos.

Papel ecológico –
Tradicionalmente, Coccus hesperidum tuvo problemas con el uso de pesticidas, pero estos pronto mostraron la desventaja de que otros insectos, especialmente los polinizadores, también son asesinados indiscriminadamente.
El enfoque más adecuado es el agroecológico.
Primero, las hormigas deben ser eliminadas de los árboles, evitando que se suban a los troncos. Esto permite que los depredadores naturales prosperen y mantengan bajo control a estas cochinillas incluso si, temporalmente, puede haber un aumento temporal en la producción de fumigadas que las hormigas recogerían.
Al mismo tiempo, es necesario aumentar la ventilación dentro del follaje, para plantas en campo abierto, y un manejo integrado de los parásitos naturales de Coccus hesperidum.
En presencia de cochinillas, es necesario eliminar el uso de fertilizantes nitrogenados que, al causar un ablandamiento de los tejidos de las plantas, las hace más apetecibles y, por lo tanto, más sujetas a ataques más masivos.
Otra posibilidad interesante es el uso de reguladores del crecimiento como la hormona hidropreno que interrumpe la mutación de los insectos a una escala joven.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomología agrícola. Parte especial Liguori Editore, Nápoles.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.

Enlace para comprar en Amazon



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *