Hierba de Santa María

Hierba de Santa María

La Hierba de Santa María (Tanacetum balsamita L.) es una planta de la familia Asteraceae que se cultiva como hierba aromática en huertos.

Orígenes e historia –
La Hierba de Santa María es originaria de Asia occidental y el Cáucaso. Vive en regiones templadas y, por lo tanto, se ha adaptado perfectamente a Europa, África del Norte y América del Norte.
La floración generalmente ocurre en la temporada de verano; La tradición dice que florecerá el 29 de junio, el día dedicado a San Pedro, de ahí su nombre.
Esta hierba es conocida, en las diversas regiones de Italia, con muchos nombres locales: menta romana, hierba amarga, buena hierba, hierba madonna, hierba santa maria, fritola, costo o menta griega.
La hierba de San Pedro también se llama «hierba de la Biblia».
Durante siglos se ha cultivado por su agradable aroma (de ahí el nombre, del griego bàlsamon), así como por sus propiedades medicinales. El origen del bálsamo es oriental: era conocido por los egipcios, griegos y romanos (que probablemente lo trajeron a Inglaterra). Culpeper, herbolario del siglo 16, lo define como «común». Los colonos lo trajeron a América, donde actualmente crece espontáneamente en la carretera en los estados del este y medio oriente. En la antigüedad, sus flores también se usaban como marcador en las biblias (de ahí su nombre común de Hierba de la Biblia).
Ya en la Edad Media, la hierba de San Pedro se usaba para tratar ciertas patologías como: bronquitis, cólico, trastornos gastrointestinales.
La hierba de San Pedro es ideal en sopas, rellenos o para dar sabor a pescados y carnes a los que le da un sabor particular, similar al de la menta pero ligeramente amargo. La planta es exuberante durante todo el año pero, a pesar de su versatilidad en la cocina, sin duda permanece en una posición aislada entre todas las hierbas aromáticas. De hecho, no todos conocen sus características, las dosis correctas y los platos con los que combinarlo.

Descripción –
La Hierba de Santa María es una planta rizomatosa con tallos erectos y ramificados, de hasta 120 cm de altura. Tiene hojas simples, alternas y coriáceas, ovadas-oblongas, dentadas en los bordes y de color verde pálido; los superiores son sésiles, los inferiores peciolados.
Si se frota, las hojas emiten un olor a menta (gracias al aceite esencial que contienen).
Las flores amarillas doradas están reunidas en cabezas de flores, que presentan solo flores tubulares internas, con un gran tono amarillo, pero principalmente pálido. Las cabezas de las flores pueden tener flores blancas liguladas externas, si la planta crece a pleno sol; visiblemente similar a las margaritas.

Principios activos –
La Hierba de Santa María incluye, entre sus principios activos, principalmente contenidos en las hojas y en la parte superior de las flores: un aceite esencial volátil, principios amargos, taninos y lactonas sesquiterpénicas.

Propiedades y Usos –
Esta planta se ha utilizado durante algún tiempo como sustituto del té e incluye muchas características terapéuticas: es un muy buen digestivo, puede contrarrestar los síntomas de aerofagia y meteorismo, vómitos, dolor en el intestino, bronquitis, resfriados. Si nota la pequeña secreción de bilis, la Hierba de Santa María logra reactivar las funciones normales del hígado y la vesícula biliar. Tiene la capacidad de medicar y desinfectar pequeñas quemaduras, quemaduras, heridas, rozaduras, picaduras de insectos. También puede actuar como cicatrizante natural contra úlceras, giraditos, abscesos dentales y dermatitis. También contribuye al escape de cuerpos extraños (astillas, filamentos, etc.) de la piel gracias a la presencia de muchos aceites esenciales.
Las hojas, que representan la droga, se cosechan preferiblemente antes de la floración y se usan frescas. También me pueden congelar en bolsas cerradas.
En la cocina se usa con moderación (para el sabor amargo) para dar aroma a tortillas, rellenos, platos de aves, pasteles de verduras.
Su herbal es en cambio por sus propiedades antiespasmódicas, carminativas, diuréticas, emenagógicas.

Preparaciones –
En la cocina, sus hojas se usan para salsas, rellenos, tortillas, caza, a las que le da un sabor similar al de la menta, pero tiende a amargarse. Es un ingrediente en el relleno del amargo Tortello di Castel Goffredo, un producto agroalimentario tradicional de la región de Lombardía. Como se mencionó, para todos los usos, las hojas generalmente se cosechan antes de la floración y luego se usan frescas, o se pueden congelar y usar más tarde.
Por sus propiedades terapéuticas, trabaja para preparar tés de hierbas y ungüentos. Además, colocado dentro de los cajones, los perfuma y mantiene alejados a los insectos.

Guido Bissanti

Advertencia: La información que se muestra no es un consejo médico y puede no ser precisa. El contenido es solo para fines ilustrativos y no reemplaza el consejo médico.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *