Destrucción del hábitat, desertificación y pandemias

Destrucción del hábitat, desertificación y pandemias

El asunto Coronavirus – COVID 19, obviamente no podía dejar de sacudir el mundo científico, los entornos vinculados a los movimientos ecológicos y, obviamente, a toda la humanidad.
En los últimos tiempos, se han propuesto varias teorías para explicar este fenómeno de proporciones globales, tanto que las hipótesis formuladas por varios científicos y expertos en el campo desde hace algún tiempo están encontrando una convergencia progresiva para explicar los escenarios que se prefiguran y los factores. desencadenantes.
En esta contribución, también informo algunas ideas de un interesante artículo publicado en la revista Scientific American, una de las más antiguas y seguidas en los Estados Unidos, sobre un análisis realizado por Anxiety.
El Ensia – Institute on the Environment, es un instituto multidisciplinario con sede en la Universidad de Minnesota, que apoya la investigación interdisciplinaria, desarrolla líderes y construye asociaciones intersectoriales destinadas a configurar soluciones a los desafíos en la interferencia entre la sociedad y el medio ambiente.
De esta manera, se recopilaron una serie de informes y datos de varios investigadores, para comprender si existen vínculos entre las pandemias, que en este momento con intervalos cada vez más cortos ocurren en todo el mundo, y las alteraciones que la humanidad trae al medio ambiente.
En la presentación de este escenario, por supuesto, informamos algunos hechos que nos ayudan significativamente a comprender las posibles soluciones.
Comenzamos desde los territorios alrededor del río Ivindo, en lo profundo del gran bosque de Minkebe, en el norte de Gabón, donde las poblaciones locales están acostumbradas a ataques ocasionales de enfermedades como la malaria, la fiebre amarilla, la enfermedad del sueño y otras, y que normalmente superan con Poco daño.
Sin embargo, de repente, en enero de 1996, el Ébola, un virus mortal apenas conocido por los humanos, se derramó inesperadamente del bosque en una ola de pequeñas epidemias. La enfermedad mató a 21 de los 37 aldeanos que habrían sido infectados, incluido un número que había transportado, desollado o comido un chimpancé del bosque cercano.
Debemos comenzar aquí para entender por qué nuevas enfermedades mortales para los humanos emergían de los «puntos críticos» de la biodiversidad, como las selvas tropicales o los mercados donde hay comercio de carne de animales salvajes, en ciudades africanas. y asiáticos.
En pocas palabras, después de que algunos investigadores interrogaron a los aldeanos, informaron cómo los niños habían ido al bosque con perros que mataron a un chimpancé. Dijeron que cualquiera que había cocinado o comido había tenido una fiebre terrible en cuestión de horas. Algunos murieron de inmediato, mientras que otros fueron llevados al hospital a lo largo del río. Alguien más se recuperó.
Pero el testimonio más impactante, que nos hace comprender cómo incluso las tradiciones antiguas han sido distorsionadas, provino de los ancianos que afirmaron que «Nos encantó el bosque, ahora lo tememos». Algo había cambiado.
Al igual que muchas poblaciones o tribus de los rincones más remotos de nuestro planeta, que estaban acostumbrados a una convivencia «pacífica» con sus hábitats, ya no podían sostener lo mismo.
La creencia de que los bosques tropicales y los entornos naturales intactos repletos de fauna exótica amenazaban a los humanos al albergar virus y patógenos, que conducen a nuevas enfermedades en humanos como el Ébola, el VIH y el dengue, pertenecía a opinión occidental
Hoy, sin embargo, varios investigadores piensan que la realidad es diferente.
Ahora es seguro, por lo que se demostrará aún más en esta contribución, que es la destrucción de la biodiversidad (con sus hábitats) por parte de la humanidad crear las condiciones para nuevos virus y enfermedades como COVID-19, el enfermedad viral que surgió en China en diciembre de 2019.
Los estudios de los investigadores, que sin embargo deben incluir virólogos, matemáticos, ecólogos, etc., tienden a mostrar que existe la necesidad de una nueva disciplina, la «salud planetaria», que se centre en las conexiones cada vez más visibles entre el bienestar de seres humanos, otros seres vivos y ecosistemas enteros.
De hecho, el territorio donde apareció el Ébola había sido manipulado durante algún tiempo por actividades humanas con la construcción de carreteras, interrupciones del hábitat, etc.
El mismo David Quammen, autor de Spillover: Animal Infects and the Next Pandemic, escribió recientemente en el New York Times. “Cortamos los árboles; matamos animales o los ponemos en jaulas y los enviamos a los mercados. Destruimos ecosistemas y virus libres de sus anfitriones naturales. Cuando esto sucede, necesitan un nuevo host. A menudo este es el hombre «.
Además, varias investigaciones en todo el mundo, con sus datos estadísticos, sugieren que otras enfermedades infecciosas como el Ébola, el SARS, la gripe aviar y ahora COVID-19 están en aumento. Los patógenos se trasladan de animales a humanos y muchos ahora pueden propagarse rápidamente a nuevos lugares.
Entonces, entre estas infecciones, el reciente COVID-19, que surgió en 2019 en Wuhan, China, es nuevo para los humanos y se está extendiendo a nivel mundial.
Son los datos de otras enfermedades infecciosas que han aparecido desde la segunda mitad del siglo pasado para confirmar esta tendencia.
En 2008, Katherine Elizabeth Jones del University College London y la Zoological Society of London, junto con un equipo de investigadores, identificaron 335 enfermedades que surgieron entre 1960 y 2004, de las cuales al menos el 60% han transitado animales salvajes.
La propia Jones, después de sus pruebas, pudo determinar cómo estas enfermedades zoonóticas están relacionadas con los cambios ambientales y el comportamiento humano. La interrupción de los bosques vírgenes liderados por la deforestación, la minería, la construcción de carreteras a través de lugares remotos, la rápida urbanización y el crecimiento de la población está acercando a las personas a especies animales que nunca antes podrían haber estado cerca.
Según Jones, además del precio que estamos pagando por el «desarrollo económico humano», por la «perturbación» de hábitats enteros, que han permanecido sin cambios durante milenios, ha surgido que «los sistemas más simples obtienen un efecto de amplificación». Destruye los paisajes y las especies que te quedan son aquellas de las que los humanos contraen enfermedades «. Por lo tanto, una disminución de la biodiversidad y un aumento de las pandemias es una combinación directamente proporcional.
A esto hay que añadir las consideraciones del epidemiólogo Fevre E.M. con el criterio de que la urbanización densa ha creado nuevos hábitats, donde las especies que anteriormente vivían en sus entornos se están adaptando a la fuerza (como murciélagos, roedores, pájaros, etc.), convirtiéndose en una nueva fuente de vehículos.
Evaluación mejorada por el ecólogo de enfermedades DH Gillespie, profesor asociado del Departamento de Ciencias Ambientales de la Universidad de Emory en la ciudad de Atlanta en Georgia, quien dice que la disminución de los hábitats naturales y el cambio de comportamiento aumentan los riesgos de enfermedades que se vierten de animales a humanos.
A todo esto también sería superfluo agregar lo que se dijo en el libro «Derrame». La evolución de las pandemias «, donde estos mecanismos se explican en detalle y en los que es evidente cómo la manipulación de los ecosistemas conducirá a desequilibrios cada vez mayores y, por lo tanto, a los costos, especialmente sociales.
De hecho, los casos de proliferación de nuevas transmisiones de patógenos están estrechamente relacionados con las áreas cercanas a la destrucción de hábitats y la nueva condición de estrés no solo de las especies de plantas sino especialmente de la vida silvestre.
La interferencia humana con los ecosistemas está generando, según el virólogo D. H. Gillespie, las condiciones para la propagación de enfermedades al reducir las barreras naturales entre los animales huéspedes del virus, en los cuales el virus circula naturalmente, y los humanos.
Estamos ante el horizonte de una nueva disciplina que, con fuerza de juego, debe unir todos los sistemas de datos, con acción y reacción, para tener que reconvertir el mundo hacia el objetivo de la «salud planetaria».
Tesis respaldada con fuerza de datos e investigación por el Prof. Richard Ostfeld, ilustre científico senior del Instituto Cary de Estudios de Ecosistemas en Millbrook, Nueva York. Según el científico «La investigación en salud humana rara vez considera los ecosistemas naturales circundantes». Por esta razón, junto con otros investigadores, está desarrollando la disciplina emergente de la salud planetaria, que examina los vínculos entre la salud humana y la del ecosistema.

A todo esto, obviamente, debemos agregar cómo la proliferación de mercados sin reglas sanitarias, donde se produce el contacto entre especies silvestres y exóticas, como el caso del coronavirus SARS-CoV-2, probablemente comenzó a fines de diciembre de 2019 en la ciudad de Wuhan, en China, es una confirmación más. En estos mercados, los animales son sacrificados, cortados y vendidos en el acto.
Del mismo modo, los mercados urbanos de África occidental y central venden monos, murciélagos, ratas y docenas de especies de aves, mamíferos, insectos y roedores sacrificados y vendidos cerca de vertederos abiertos y sin drenaje.
Sin embargo, recordemos que estos mercados son fuentes esenciales de alimentos para cientos de millones de personas en todo el mundo y las prohibiciones a menudo obligan a los comerciantes a realizar actividades subterráneas que son mucho más deficientes desde el punto de vista higiénico.
A esto debemos agregar el próspero mercado de animales salvajes que obviamente se elimina con todos los Principios de precaución.
Todo esto nos lleva de vuelta al principio ahora apoyado por muchos investigadores: a saber, que el logro de la Salud Planetaria debería llevarse a cabo con la coordinación de disciplinas aparentemente no relacionadas entre sí.
Por encima de todo, por supuesto, existe la necesidad de un nivel de gobierno de la economía que no se mueva en el concepto de ingreso individual sino en su rentabilidad dentro de la salud planetaria.
Por ejemplo, no podemos producir alimentos alterando ecosistemas enteros y una vez que estos y las biocenosis se alteran, podemos pensar en resolver el problema con la peor de las soluciones: el uso de pesticidas.
No podemos pensar en aumentar el rendimiento de la producción agrícola yendo más allá del rendimiento energético del delicado equilibrio entre el suelo (con su biodiversidad microbiológica) y la capa superior del suelo. Todo esto requiere el escape del modelo termodinámico del ecosistema natural (que está sustancialmente cerrado) hacia un modelo abierto que se sabe que tiene rendimientos de energía mucho más bajos.
La agricultura, la industria, el comercio, el comercio, etc. se han movido sobre la base de índices financieros y no sobre la base de índices relacionados con la energía disipativa de todos los sistemas ecológicos.
Obviamente, todo esto requiere la necesidad de un nuevo enfoque cultural que debe moverse al unísono con un nuevo modelo epistemológico, como dije en la publicación científica: «Plan de experiencias y niveles de bienestar», sin el cual conceptos como la lucha contra la desertificación , la eficiencia energética, el desarrollo sostenible u otras definiciones de «efecto» se vuelven vacías y no productivas por tiempo indefinido.
¿Qué hacer entonces?
El punto de partida es también, pero no solo, de la Agenda 2030, ese exigente programa de las Naciones Unidas para el desarrollo sostenible (Objetivos de Desarrollo Sostenible o, en forma abreviada, ODS) que consta de 17 objetivos.
En este programa, los objetivos generales, aunque apuntan a alcanzar cada uno de los objetivos específicos, están estrechamente relacionados entre sí. El número total incluye 169 objetivos. Como sabemos, su objetivo es resolver una amplia gama de problemas relacionados con el desarrollo económico y social, como la pobreza, el hambre, la salud, la educación, el cambio climático, la igualdad de género, el agua y el saneamiento. -Salud, energía, urbanización, medio ambiente e igualdad social.
Obviamente debemos proceder paso a paso, comenzando desde una nueva visión de la realidad que hoy asume una importancia estratégica y de liderazgo.
Debe explicarse a los políticos, burócratas, economistas, etc., que gran parte del andamiaje sobre el que se construyó la llamada «Civilización Moderna» contrasta con lo que me encanta llamar «Códigos de la Naturaleza».
No solo eso, una vez explicada esta pregunta con esquemas y gráficos comprensibles y digeribles por todos (de lo contrario, hacemos academia), debemos dejar en claro que no hay Historia Futura fuera de los Códigos.
A esta acción divulgativa e informativa se deben agregar las amplificaciones provenientes de la retroalimentación de esta actividad prioritaria.
Paralelamente, se deben elaborar escenarios e hipótesis, que obviamente también deben ser seguidos por un monitoreo político.

Guido Bissanti

Bibliografia
Alpa G. (1999) – Il diritto soggettivo all’ambiente salubre: “Nuovo” diritto o espediente tecnico, in A.a.V.v. – Ambiente e diritto.
Bissanti G. (2015) – Come il Titanic? – Aracne Editrice – Roma.
Bissanti G. (2017) – Piano delle Esperienze e livelli di benessere – Riflessioni Sistemiche n° 16 – Milano.
Celli G. (2000) – L’alfabeto dell’ecologia – Mondadori, Segrate (MI).
Ciravegna Daniele (2012) – Per un nuovo umanesimo nell’economia – Elledici Editrice – Leumann (TO).
Dasgupta P. (2004) – Benessere umano e ambiente naturale. Vita e pensiero – Milano.
Einstein A. (1941) – Da Science, Philosophy and Religion, a Symposium – Pubblicato dalla Conference on Science, Philosophy and Religion in Their Relation to the Democratic Way of Life – New York.
Einstein A. (1965) – Pensieri degli anni difficili – Universale scientifica Boringhieri, N. 4. – Torino.
Laudato Si’ (2015) – Lettera enciclica del sommo pontefice Francesco – Libreria Editrice Vaticana – Città del Vaticano.
Latouche S. (1998) – Il paradosso dell’Economia ecologica e lo sviluppo sostenibile come ossimoro – Université de Paris XI.
Latouche S. (2004) – Decolonizzare l’immaginario. Il pensiero creativo contro l’economia
dell’assurdo, ed. EMI.
João Carlos Marques, Sven Erik Jørgensenb (2002) – Three selected ecological observations interpreted in terms of a thermodynamic hypothesis. Contribution to a general theoretical framework.
Ostfeld R. (2012) – Lyme Disease: The Ecology of a Complex System – OUP USA
Quammen D. (2012) – Spillover: Animal Infections and the Next Human Pandemic. – W.W. Norton & Company, Inc.: New York.
Rifkin Jeremy (2004) – Entropia – Baldini Castoldi Dalai Editore – Milano.
Talbot M. (1997) – Tutto è Uno – Urra – Apogeo srl – Milano.
Schneider J. (1979) – World public order of the environment: Towards and International ecological law and organization – University of Toronto Press – Toronto.
Stephen P. Hubbell (2001) – The Unified Neutral Theory of Biodiversity and Biogeography.
Strayer D. R., Gillespie D. H. (1980) – The Nature and Organization of Retroviral Genes in Animal Cells – Spinger-Verlag – Wien, New York.
Volkov I., Jayanth R.Banavar, S. P. Hubbell, Maritan A., 2003. Neutral theory and relative species abundance in ecology, Nature; 424 (6952):1035-7, Londra.
Huayong Zhanga and Jianguo Wu (2002) – A statistical thermodynamic model of the organizational order of vegetation.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *