Capital natural

Capital natural

El término capital natural significa todo el patrimonio mundial de los recursos naturales, que incluye geología, suelo, aire, agua, junto con todos los organismos vivos.
Esta capital proporciona a la humanidad recursos, bienes y servicios que están disponibles para todos y también llamados servicios ecosistémicos. Entre estos, sobre todo, el recurso hídrico, el recurso aéreo, el suelo y la biodiversidad.
El término «capital natural» fue utilizado por primera vez en 1973 por Ernst Friedrich Schumacher, llamado Fritz, en su libro Piccolo è bello, y fue desarrollado por Herman Daly, Robert Costanza y otros fundadores de la ciencia de la economía ecológica, en el contexto de una crítica global de las deficiencias de los sistemas de cálculo y evaluación de la economía convencional.
En la base del concepto de Capital Natural existe el concepto de que esta es la base para una correcta producción de servicios y el bienestar esencial para la vida humana y el equilibrio ecológico.
En este contexto, por lo tanto, los ecologistas están colaborando con economistas para medir y expresar los valores de la riqueza, insertando activos naturales en variables y monetizándolos.
En este contexto, se inserta la disciplina de economía circular, que conecta los dos sistemas haciéndolos sincrónicos.
Según una estimación, el valor económico de hasta 17 servicios ecosistémicos para toda la biosfera (calculado en 1997) tiene un valor promedio estimado de 33 billones de dólares al año.
Sin embargo, hasta la fecha, estos valores económicos ecológicos no están incluidos en los cálculos de las cuentas de ingreso nacional y PIB y no tienen atributos de precio porque existen principalmente fuera de los mercados globales.
En junio de 2012, se lanzó una «declaración sobre el capital natural» (ENT) en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible celebrada en Brasil. Una iniciativa del sector financiero global fue firmada por 40 CEOs para «integrar consideraciones de capital natural en préstamos, acciones, renta fija y productos de seguros, así como en marcos de contabilidad, información y presentación de informes». Colaboraron con organizaciones de apoyo para desarrollar herramientas y parámetros para integrar factores de capital natural en las estructuras corporativas existentes.
Además, en julio de 2016, la Natural Capital Coalition publicó el protocolo sobre capital natural.
Este protocolo proporciona a las organizaciones un marco estandarizado para identificar, medir y evaluar sus impactos y dependencias directas e indirectas sobre el capital natural.

El protocolo armoniza las herramientas y metodologías existentes y guía a las organizaciones hacia la información que necesitan para tomar decisiones estratégicas y operativas que incluyen impactos y dependencias del capital natural.
El protocolo fue desarrollado en colaboración con 38 organizaciones que firmaron contratos voluntarios precompetitivos.
En Italia, con el artículo 67 de la Ley no. 221, que contiene «Disposiciones ambientales para promover medidas de economía verde y contener el uso excesivo de los recursos naturales», se estableció el Comité de Capital Natural en el Ministerio del Medio Ambiente y Protección del Territorio y el Mar .
El objetivo es doble:
– mejorar el papel fundamental que desempeña la Capital Natural italiana con respecto al sistema socioeconómico colectivo del país;
– Elaborar un informe anual con el que recopilar datos sobre la riqueza natural italiana.
La tarea del Comité, por lo tanto, es identificar los activos de Capital Natural, analizarlos y evaluar las acciones a tomar para protegerlos.
La situación se ilustra en un informe anual.
Las siguientes áreas se analizan en el informe:
– la evaluación biofísica de los ecosistemas italianos;
– Capital natural en ecorregiones marinas;
– ecosistemas agrícolas: el agroecosistema de riego y los servicios ecosistémicos relacionados;
– presiones sobre el capital natural;
– valoraciones económicas y monetarias del capital natural;
– interacción entre capital natural y capital cultural;
– efectos de las políticas públicas sobre el capital natural;
– la imagen de los gastos ambientales.
Todos estos análisis representan una base importante para el desarrollo de políticas nacionales y comunitarias dirigidas a la defensa y protección del capital natural.
El objetivo final, como puede suponer, es mejorar la biodiversidad y los recursos naturales en la base de nuestra vida comunitaria y nuestro sistema económico, para un desarrollo eco-sostenible.

Guido Bissanti




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *