La rosa de los vientos

La rosa de los vientos

La rosa de los vientos es un diagrama que representa esquemáticamente el origen de los vientos que persisten en una determinada región durante un período de tiempo bastante largo.
La rosa de los vientos también se llama la estrella del viento o el símbolo de los vientos.
La rosa de los vientos más simple es la que tiene cuatro puntos que corresponden a los cuatro puntos cardinales: Norte, Sur, Este y Oeste.
La rosa de los vientos también es una herramienta gráfica de análisis estadístico para datos direccionales que se utiliza, especialmente en meteorología, ya que le permite representar sintéticamente la distribución de las velocidades del viento por dirección de origen en un lugar determinado.
Es un gráfico polar en el que para cada dirección los brazos están coloreados con bandas correspondientes a las clases de velocidad del viento. En este gráfico también la longitud de los brazos varía de acuerdo con la frecuencia de los vientos para cada dirección.
La Rosa dei Venti es quizás el símbolo más extendido en la navegación, pero también en otros sectores como la aeronáutica.
Además de la rosa de los vientos más simple, que es la de cuatro puntos, hay otras vetas, incluidas las de 8 puntas, cada una de las cuales identifica un punto cardinal (primario o secundario) y un viento característico del mar Mediterráneo. El viento que sopla del norte se llama Tramontana, el viento del sur se llama Ostro o Mezzogiorno, del este tenemos el este, del oeste al oeste. Los otros cuatro puntos indican Nordeste (Grecale), Sudeste (Scirocco), Sudoeste (Libeccio) y Nordeste (Mistral).
Pero no solo hay 4 y 8 rosas de viento con 16 puntos, según el grado de precisión que desea obtener, sino que también es posible representar el mismo esquema con 32, 62 o incluso 128 puntos.
En el momento de la navegación, la rosa de los vientos también tenía 32 subdivisiones, llamadas solo «rombos» o «cuartos». Por ejemplo, «viento de seis cuartos» significaba que el viento soplaba desde la dirección indicada por el sexto cuarto, contando en sentido horario desde el norte o desde la proa del barco.
Sea como fuere, la historia de los vientos, tal como la conocemos hoy, tiene en cualquier caso una larga historia que se pierde en la navegación.

Rosa dei Venti

En la época de Homero, la navegación mediterránea se realizaba principalmente utilizando puntos de referencia costeros conocidos y visibles, mientras que en los raros cruces en alta mar generalmente era suficiente para observar la posición del sol o las estrellas. En el caso de cielos nublados, la única ayuda para los marineros estaba representada por su conocimiento de los vientos que, soplando desde direcciones generalmente constantes, permitían seguir las rutas deseadas.
En la antigüedad, los griegos conocían ocho vientos (Boreas, el norte; Kaikias, el noreste; Apeliotes, el este; Euros, el sudeste; Notos, el sur; Labios, el sudoeste; Zephyros , el oeste y Skiron el noroeste) y generalmente hicieron que cada viento coincidiera con la dirección a seguir para una ruta en particular.
En este sentido, la Torre de los Vientos en Atenas podría considerarse una enorme y primigenia rosa de los vientos en la que ocho criaturas semidivinas aún indican las direcciones de los vientos.
Fue Plinio quien reanudó sus estudios helénicos y representó una Rosa dei Venti de 8 puntas específica para marineros, traduciendo los nombres al latín en el siglo I d. C.
Sin embargo, es necesario llegar al año 1000 para tener una evolución y progreso técnico en el uso de este sistema, cuando el creciente tráfico comercial con Oriente estimuló la mejora de los sistemas de navegación.
La creación de una brújula efectiva para ser utilizada a bordo de barcos probablemente data del siglo XIII, como lo demuestra la aparición de una carta náutica con la rosa de los vientos dividida en 64 sectores, obtenida dividiendo los ocho vientos clásicos (ahora nombrados por En sentido horario norte: Tramontana, Greco, Levante, Scirocco, Ostro, Libeccio, Ponente, Maestro) en cuatro cuartos cada uno.
Obviamente, la introducción de la brújula reemplazó la observación de los vientos como el principal punto de referencia en la navegación, y el desarrollo de un conocimiento cada vez más profundo en el campo de las matemáticas hizo posible la navegación oceánica, comenzando la era de los grandes descubrimientos.

Guido Bissanti




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *