Apisonamiento

Apisonamiento

El término apisonamiento, en agronomía, se refiere a la operación de cultivo que consiste en la transferencia de tierra al pie de las plantas, retirándola de la hilera, para fines que varían según el cultivo.
En el pasado, el apisonamiento se hacía casi exclusivamente con la azada.
Con el advenimiento de la mecanización agrícola, la operación fue reemplazada gradualmente por medios mecánicos utilizando herramientas especiales de inversión. Las herramientas más adecuadas para este propósito son las crestas, máquinas tomadas del arado del surco, generalmente equipadas con múltiples piezas de trabajo de doble moldeado, capaces de trabajar en múltiples filas.
El apisonamiento persigue objetivos diferentes y, aunque se haya aplicado más en el pasado, hoy encuentra aplicaciones particulares también en función del cultivo adoptado.

Por ejemplo, en el apisonamiento de la papa, la operación, que se usa menos hoy que en el pasado, tiene el objetivo de cubrir mejor los tubérculos de la superficie para evitar el llamado «enverdecimiento»; Además, esta operación favorece la recolección manual ya que la eliminación de la tierra acumulada es menos onerosa.
Otro propósito donde se practica el apisonamiento es el blanqueo de vegetales. En este caso, el apisonamiento se realiza para facilitar la etiolación de la base de las verduras de hoja haciéndolas más tiernas, como en el caso de los cardos, apio, achicoria, hinojo y otros cultivos que aprovechan esta técnica.
En este caso, el apisonamiento sigue siendo una práctica común en jardines pequeños o jardines familiares.
Otro objetivo del apisonamiento puede ser el control de malezas, al eliminar el suelo en la hilera y colocarlo en el pie, lo que contribuye a restablecer las malezas que emergen a lo largo de la hilera.
Este propósito que había perdido importancia, debido al amplio uso de herbicidas, está volviendo gradualmente a la popularidad, no solo obviamente en la agricultura orgánica sino también entre los agricultores sensibles a los problemas ecológicos.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *