Abrus precatorius

Abrus precatorius

El Regaliz americano (Abrus precatorius L.) es una especie arbustiva perteneciente a la familia Fabaceae.

Sistemático –
Desde un punto de vista sistemático, pertenece al Dominio Eukaryota, Reino Plantae, División Magnoliophyta, Clase Magnoliopsida, Orden Fabales, Familia Fabaceae, Subfamilia Faboideae, Tribu Abreae y, por lo tanto, al Género Abrus y a la Especie A. precatorius.

Etimología –
El término Abrus proviene del griego ἀβρός abrόs agraciado, delicado: en referencia al follaje.
El epíteto específico precatorius proviene del latín y significa «rezar» o «el que reza», en referencia al uso de las semillas de la especie como granos de oración.

Distribución geográfica y hábitat –
Abrus precatorius es una planta nativa de un área entre Indonesia, Australia y el este de Asia, pero que crece ampliamente en áreas tropicales y subtropicales donde tiende a ser invasiva.

Descripción –
Regaliz americano es una planta en forma de arbusto trepador que puede crecer hasta 3-6 metros y que tiende a entrelazarse con otras plantas.
Las hojas son alternas, compuestas, similares a las plumas, con pequeñas hojuelas oblongas.
Las flores son numerosas y aparecen en los ejes de las hojas a lo largo de los tallos; son pequeños, agrupados en grupos de 2.5 – 7.5 cm de largo, generalmente de color rojo a púrpura u ocasionalmente de color blanco.
El fruto es una leguminosa de aproximadamente 3 cm de largo que contiene semillas ovoides duras y de aproximadamente 1 cm de largo.
Las semillas contienen una sustancia muy tóxica (abrina, 75 mg / 100 g de semilla), en realidad compuesta de cuatro isotoxinas (abrina a, b, c y d).

Cultivo –
Abrus precatorius es una planta que crece en muchas partes del mundo pero que tiende a ser invasiva y difícil de controlar. Crece principalmente en climas tropicales y subtropicales y con tendencias termo-pluviométricas típicas de estas áreas.
Abrus precatorius es una planta altamente invasiva en regiones cálidas y tropicales templadas.
De hecho, esta planta fue ampliamente introducida por el hombre, después de lo cual las semillas fueron esparcidas por las aves. A fines del siglo XX, se había declarado como una plaga e invasiva en muchas regiones, incluidas algunas de Belice, las islas del Caribe, Hawai, Polinesia y partes de los Estados Unidos continentales.
De hecho, una vez que las plantas Abrus precatorius han alcanzado la madurez, en condiciones favorables, sus raíces profundas son extremadamente difíciles de eliminar y el crecimiento agresivo de las plantas, también causado por la difusión de las semillas, hace que sea extremadamente difícil eliminarlas y obviamente El uso de herbicidas como el glifosato, aunque efectivo, es un mal peor que el remedio.

Usos y Tradiciones –
Las hojas y raíces de esta planta se usan en Sudáfrica para tratar la tuberculosis, la bronquitis, la tos ferina, las dolencias del pecho y el asma.
Los curanderos tanzanos tradicionales también usan las hojas como té para tratar la epilepsia. En Zimbabwe, la planta se usa comúnmente contra la esquistosomiasis.
En Nigeria, las semillas de esta planta se usan para tratar la diarrea.
Sin embargo, especialmente las semillas de Abrus precatorius, son altamente tóxicas.
Las semillas de Abrus son los agentes con los que la casta india Chamàr envenena al ganado para proteger sus pieles.
Para este fin, se utilizan pequeñas espigas, llamadas sui (agujas) o sutari (punzón), que se preparan sumergiendo el punzón en una fina pasta de semillas empapadas en agua y trituradas, y luego secando el arma al sol; posteriormente esto se aceita y afila en la piedra, se fija a un mango y luego se usa para perforar la piel del animal.
Debido a su veneno, esta planta se ha reportado como una de las plantas más peligrosas del mundo, después de la planta de aceite de ricino (Ricinus communis L.) (Euphorbiaceae) y la Dafne laurella (Daphne laureola L.).
La toxicidad de la planta, como se mencionó, se debe a la presencia de abrina, que es una lectina, contenida principalmente en las semillas que, si se ingiere o mastica, puede causar la muerte casi inmediata.
Abrin es de hecho uno de los venenos más letales conocidos, que causa vómitos severos, fiebre alta, salivación, niveles muy altos de tensión nerviosa, insuficiencia hepática, insuficiencia vesical, sangrado de los ojos y convulsiones.
Abrin es una sustancia muy similar a la ricina que se encuentra en las semillas de ricino. Es una lectina compuesta por dos cadenas de polipéptidos (A y B) conectadas por un puente disulfuro.
El envenenamiento por ingestión de Abrus precatorius no está respaldado por el análisis toxicológico, mientras que la cromatografía en capa fina con extracto de semilla y suero del paciente puede ser útil.
La descontaminación (mediante lavado gástrico) se ha sugerido como la principal modalidad de tratamiento para la intoxicación por abrus ya que aún no se dispone de un antídoto. Sin embargo, dado que la causa de la muerte en la mayoría de los casos reportados parece ser la insuficiencia renal, la hemodiálisis es la terapia más indicada.
Abrus precatorius, llamado kundu mani en tamil, Guruvinda ginja en telugu y «Kunni kuru» en malayalam, se ha utilizado en la medicina Siddha durante siglos. La variedad blanca se usa para preparar el aceite que se dice que es un afrodisíaco.
También se prepara un té con sus hojas, que se usa para síndromes febriles, tos y resfriados.
El Siddhar (individuo que ha logrado la perfección en la espiritualidad local) conocía la toxicidad de las semillas y, de hecho, sugirieron varios métodos para eliminar el veneno, que se denominan «suththi seythal» o purificación.
Esto se hace hirviendo las semillas en leche y luego secándolas. De esta manera, la proteína, sometida a altas temperaturas, se desnaturaliza y se elimina la toxicidad.
En la India, las raíces de esta planta se usan como sustitutos del regaliz, aunque son algo amargas. En Java, las raíces se consideran demulcentes. Las hojas, si se mezclan con miel, se aplican a las inflamaciones y en Jamaica se usan como sustitutos del té. Bajo el nombre de «Jequirity», las semillas se han utilizado recientemente en casos de oftalmia, un uso de la antigua tradición tanto en India como en Brasil.
La planta también se usa en Ayurveda y se dice que promueve el crecimiento del cabello. A veces se usa como ingrediente en productos para el cabello de la India.
Estudios recientes, realizados en roedores, sobre extractos etanólicos de Abrus precatorius conducirían a destacar posibles efectos potenciales como antioxidantes, antiinflamatorios y analgésicos.
Otros estudios sobre los extractos acuosos, metanólicos y de cloroformo de Abrus precatorius han demostrado una mayor actividad inhibitoria contra una serie de bacterias patógenas como Bacillus subtilis, Pseudomonas aeruginosa, Staphylococcus aureus, Salmonella typhimurium y Escherichia coli.
Abro también tiene un valor económico para el zulú tradicional, ya que proporciona ingresos a estas poblaciones que producen y venden artesanías hechas con las semillas de esta planta.
En Trinidad, en las Indias Occidentales, las pulseras están hechas con semillas de colores brillantes para usar alrededor de la muñeca o el tobillo para alejar a los espíritus malignos y «mal-yeux» (mal de ojo). Los tamiles usan semillas Abrus de diferentes colores. La variedad roja con ojo negro es la más común, pero también hay variedades negras, blancas y verdes.
Aunque a veces se usan como perlas para collares o para constituir instrumentos musicales de percusión, esto no se recomienda debido a la alta toxicidad.
Esta planta también es venenosa para los caballos.
Además, las semillas de Abrus precatorius tienen un peso constante y, en el pasado, los indios las usaban para pesar el oro usando una medida llamada Ratas, donde 8 Ratas = 1 Masha; 12 Masha = 1 Tola (11.6 gramos).

Método de preparación
Aunque las tradiciones de varios pueblos han visto el uso de esta planta para diversos fines, se desaconseja el uso directo de partes de esta planta. Sus usos para la extracción de sustancias potencialmente útiles para la farmacología pueden ser interesantes.

Guido Bissanti

fuentes
– Acta Plantarum – Flora de las Regiones italianas.
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Treben M., 2000. Salud de la farmacia del Señor, consejos y experiencias con hierbas medicinales, Ennsthaler Editore
– Pignatti S., 1982. Flora de Italia, Edagricole, Bolonia.
– Conti F., Abbate G., Alessandrini A., Blasi C. (editado por), 2005. Una lista de verificación anotada de la flora vascular italiana, Palombi Editore.

Advertencia: Las aplicaciones farmacéuticas y los usos alimúrgicos están indicados solo con fines informativos, de ninguna manera representan una prescripción médica; por lo tanto, no se acepta responsabilidad por su uso con fines curativos, estéticos o alimenticios.



3 comentarios en «Abrus precatorius»

  • el 18 de agosto de 2021 a las 22:39 10Wed, 18 Aug 2021 22:39:49 +000049.
    Enlace permanente

    credo di avere questi semi che mi sono stati regalati molti anni fa e sono dentro un piccolo sacchetto, non sapevo affatto della loro pericolosita a distanza credo di 20 anni potrebbero essersi polverizzati e contaminare il luogo dove li ho tenuti.

    Respuesta
    • el 19 de agosto de 2021 a las 07:25 07Thu, 19 Aug 2021 07:25:34 +000034.
      Enlace permanente

      Se effettivamente sono semi di Abrus precatorius conviene eliminarli. Si consiglia di non aprire la confezione ed inoltre si ricorda che l’abrina contenuta, se inalata, provoca problemi respiratori, febbre, tosse, nausea e in casi gravi anche un edema polmonare.

      Respuesta
  • el 19 de agosto de 2021 a las 14:28 02Thu, 19 Aug 2021 14:28:00 +000000.
    Enlace permanente

    A me li portarono se non ricordo male dall egitto non so se tipo come una sorta di porta fortuna mi dissero tipo che si chiamava l occhio del diavolo non ho mai aperto il sacchettino in carta che li contiene e siccome non e trasparente non so effettivamente come siano all interno. Come gia detto avranno circa 20 anni e soo stati da molto in un cassetto spero non possano aver contaminato le altre cose ivi contenute

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *