Rubus fruticosus

Rubus fruticosus

La Zarzamora (Rubus fruticosus L.) es una especie de arbusto perteneciente a la familia de las rosáceas.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático, pertenece al Dominio Eukaryota, Reino Plantae, División Magnoliophyta, Clase Magnoliopsida, Orden Rosales, Familia Rosaceae, Subfamilia Rosoideae y, por lo tanto, al Género Rubus y a la Especie R. fruticosus.
El término es sinónimo: Rubus trivialis Andr. Mich ..

Etimología –
El término Rubus proviene del rúbeo para ser rojo: se refiere al color de los frutos inmaduros de la zarza.
El epíteto específico fruticosus se debe al hecho de que esta planta es rica en brotes, ver precisamente la fruta en el diccionario botánico.

Distribución geográfica y hábitat –
Rubus fruticosus es una planta nativa de Eurasia, aunque otros autores la ubican en el sur de África. Hoy es una especie común en Europa y Asia y también se introdujo en América del Norte.
En Italia es una planta común y su hábitat es el de los bosques húmedos, al borde de los bosques, en claros y setos, donde prefiere suelos ricos en nutrientes, débilmente ácidos y crece hasta 1700 m sobre el nivel del mar.

Descripción –
La Zarzamora es una planta arbustiva espinosa que puede alcanzar 2–3 m de altura e igualmente de ancho debido a la presencia de brotes muy largos que se desarrollan anualmente desde las raíces.
Las hojas son caducas, compuestas de 3-5 folíolos, con láminas ovadas u obovadas y márgenes serrados y espinosos y ápice agudo.
Las flores son hermafroditas, de color blanquecino o rosado y agrupadas en inflorescencias racimas.
El antesis ocurre alrededor del mes de junio.
Los frutos son pequeñas drupas agrupadas, de color rojo en las primeras etapas de crecimiento y más tarde negras cuando maduran.
La maduración de los frutos es a partir de agosto.

Cultivo –
Aunque la Zarzamora es una especie espontánea y, bajo ciertas condiciones, la hierba es una planta que se puede cultivar para la producción de frutos.
La siembra generalmente se realiza a fines del invierno. En este período, antes de plantar, es necesario realizar una excavación a 30-40 cm de profundidad y fertilizar con estiércol maduro (500 q / ha). La sexta parte de la siembra en la hilera es de 1-1.5 m, mientras que entre las hileras se necesitan al menos 2.5-3 m para permitir el paso de los vehículos y el desarrollo de retoños en la hilera. El acolchado con película de plástico negro se usa en la fila para evitar el problema de las malas hierbas; Durante la temporada, la hoja debe cortarse a lo largo de la fila para facilitar la emisión de retoños desde la base o la raíz de las plantas.
Las formas de reproducción que normalmente se adoptan son de contra-espaldera, con la ayuda de postes y alambres, ya que las ramas deben atarse. La poda se realiza a fines de otoño o invierno, cortando los brotes viejos que ya se han producido y dejando los nuevos retoños para el año siguiente, acortándolos a un máximo de 3 my reduciendo el exceso. La zarza, al ser una planta muy rústica, no requiere fertilización. El riego debe llevarse a cabo en el caso de suelos muy ligeros o si se producen períodos prolongados de sequía, la demanda máxima de agua corresponde a la hinchazón de la fruta; Las irrigaciones exageradas conducen a una exuberancia vegetativa excesiva con el logro de moras demasiado acuosas.
La colección es escalar, por lo que se realiza varias veces, con un intervalo de 4 a 5 días; se almacenan en pequeños envases de cartón o plástico en los que se comercializarán para consumo fresco. Las moras deben estar completamente maduras y fácilmente desprendibles; Las frutas demasiado maduras son excesivamente suaves bajo la presión de los dedos, por lo tanto, deben desecharse, mientras que si muestran una cierta resistencia a la tracción aún se consideran inmaduras, a pesar de la coloración completa.

Usos y Tradiciones –
Rubus fruticosus, cuyas frutas se llaman comúnmente moras, es una planta utilizada desde la antigüedad y Virgil escribe sobre esto: «es hora de tejer canastas ligeras con brotes de zarza». La leyenda dice que Satanás, expulsado de los cielos, cayó en un matorral de zarzas. Era el 11 de octubre, y cada año en ese día el hombre maldito sale del infierno y regresa a la tierra para lanzar su maldición contra el arbusto punzante. Desde este momento las moras no son buenas, pierden su sabor, se cubren con telarañas y moho. Entonces, si quieres ir a recoger moras, hazlo a tiempo, porque no hay un viaje que te haga más divertido, que te haga feliz y feliz.
Fruto sagrado para Saturno, maltratado por el lenguaje de las flores que atribuye la envidia, uno de los pecados capitales, la zarza es amada por los poetas, quienes consideran que es digno de adornar el reino de los cielos. Crece en lugares soleados y polvorientos, no importa tener escombros cercanos, desolación y ruinas. Los campesinos no lo aman porque es marihuana y dicen: «Dale un espacio y él te llevará a la habitación».
Los romanos masticaron las hojas como astringentes para el sangrado de las encías.
El fruto es muy ácido cuando no está maduro, a veces leñoso, es excelente solo cuando está maduro.
La mora tiene propiedades purificadoras, diuréticas, antirreumáticas y para calmar la sed, y los medicamentos utilizados son las hojas y los frutos.
Entre las curiosidades señalamos que:
– las moras más dulces son las primeras en madurar;
-si vas por moras y te lastimas, para detener la sangre, triturar un poco de fruta y aplicarla en su lugar.
La planta también se usa para delimitar propiedades y granjas, con funciones principalmente defensivas, tanto por las numerosas y robustas espinas que cubren las ramas, como por el enredo denso y tenaz que forman, creando una barrera casi infranqueable.
Otras funciones de los setos de brezo están en el suministro de polen y néctar para la producción de miel floral, a menudo única, siendo una planta de miel, muy embotellada por las abejas.
Entre los ingredientes activos presentes indicamos: taninos hidrolizables, ácidos orgánicos isocítricos, málico.

Modo de preparación –
Las Zarzamora, además del consumo en fresco, pueden destinarse a la congelación, a la preparación de jarabes, licores, mermeladas, jaleas, pasteles, helados, sorbetes, para aromatizar vinagre y como colorante alimentario.
Las frutas se prestan para usarse para hacer excelentes mermeladas que, después de cocinar, se pasan con el filtro para eliminar las semillas. Sin embargo, es importante saber que el contenido de azúcar no debe ser inferior al 60%, para evitar problemas con el botulinum (Clostridium botulinum); o las moras se cocinan en una sartén donde se ha agregado 30% de azúcar, una pizca de vainilla y medio vaso de ron, cocinando hasta que la mermelada alcance una densidad moderada. La mermelada es excelente sobre postres, panna cotta y helado.
Con las moras también puedes preparar una excelente gelatina de moras; Para hacer esto, debe tomar moras maduras, cocinarlas con suficiente agua para cubrirlas. Cuando esté cocido, vierta en una gasa de lino y drene el jugo. Luego agregue el azúcar en las proporciones de un tercio del jugo. Hervir todo hasta alcanzar la consistencia deseada.
El grappa alle More es excelente; Para prepararlo, vierta un litro de grappa sobre 250 g de moras bien limpias; agregue una ralladura de limón y un trozo de canela. Dejar en remojo al sol durante unos veinte días. Filtro. Un buen condimento mejora el producto.
Finalmente recomendamos la preparación del postre de moras. Es necesario mezclar 250 g de harina y 150 g de azúcar con 150 g de mantequilla cortada en trozos; agregue 2 yemas de huevo y una pizca de sal. Después de la masa, dejar reposar. Remojar 250 g de moras en el azúcar. Agrega una manzana en rodajas. Estirar la masa en un molde para pastel. Arregle las rodajas de manzanas y hornee a 180 grados. Después de unos 15 minutos, la cocción ha terminado: vierta las moras. Deja unos minutos en el horno, aún caliente.

Guido Bissanti

Fuentes
– Acta Plantarum – Flora de las Regiones italianas.
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Treben M., 2000. Salud de la farmacia del Señor, consejos y experiencias con hierbas medicinales, Ennsthaler Editore
– Pignatti S., 1982. Flora de Italia, Edagricole, Bolonia.
– Conti F., Abbate G., Alessandrini A., Blasi C. (editado por), 2005. Una lista de verificación anotada de la flora vascular italiana, Palombi Editore.

Atención: las aplicaciones farmacéuticas y los usos alimentarios están indicados solo con fines informativos, de ninguna manera representan una prescripción médica; por lo tanto, no se asume ninguna responsabilidad por su uso con fines curativos, estéticos o alimenticios.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *