Reseda luteola

Reseda luteola

La Reseda amarilla (Reseda luteola L., 1753) es una especie herbácea de la familia de las Resedaceae.

Sistemática –
Desde el punto de vista sistemático, pertenece al Dominio Eukaryota, Reign Plantae, Sub-Trinchebionta Subdivision, Spermatophyta Superdivision, Magnoliophyta Division, Magnoliopsida Class, Subclass Dilleniidae, Capparales Order, Suborder Resedineae, Resedaceae Family y luego al género R. luda y a la Species R. lute y a la Species R. luda y a la Species R. luda.
Hay dos subespecies:
– Reseda luteola subsp. luteola;
– Reseda luteola subsp. Biaui.
Los términos son sinónimos:
– Arkopoda luteola (L.) Raf.
– Luteola resedoides alboroto;
– Luteola tinctoria Webb & Berthel;
– Reseda crispata Link;
– Reseda dimerocarpa (Müll.Arg.) Rouy & Foucaud;
– Reseda gussonei Boiss. & Reut.;
– Reseda luteola subsp. Dimero carpa (Müll.Arg.) Abdallah & de Wit;
– Reseda luteola subsp. Gussonei (Boiss. & Reut.) Franco;
– Reseda pseudovirens Friv. ex Hampe.

Etimología –
El término Reseda deriva de resédo calmare, guarare: nombre atribuido por Plinio a una planta de este género por sus propiedades medicinales.
‘El epíteto específico de luteola es el diminutivo del lúteo amarillo: de color amarillento, amarillento.

Distribución geográfica y hábitat –
La Reseda luteola es una planta con una distribución originalmente mediterránea en otros lugares de introducción antigua (acheophyte), presente en todas las regiones de Italia, pero más frecuente en el centro-sur. Crece en vegetaciones pioneras y desiguales, al borde de las carreteras, en áreas cultivadas abandonadas, en parterres y vertederos, a lo largo de terraplenes ferroviarios, en suelos subáridos, desde arenosos hasta arcillosos, ricos en esqueletos, bases y compuestos de nitrógeno, en sustratos calcáreos, desde el nivel del mar hasta el cinturón montano inferior.
Hoy está muy extendido en Eurasia, África del Norte y América del Norte.

Descripción –
Reseda amarilla es una especie herbácea anual o perenne, con un tallo liso, que alcanza alturas entre 20 y 90 cm.
Es una planta polimorfa, con tallos erectos, angulares, en su mayoría ramificados.
Las hojas son pinnadas, pecioladas y profundamente indentadas en 3-7 segmentos oblongos. Las flores son pequeñas, portadas en pedúnculos cortos, reunidos en racimos erectos, tienen un cáliz con 6 sépalos, corolas amarillo verdosas formadas por 6 pétalos de 3 fidi: los 2 segmentos laterales más anchos que el central.
‘Antigua es entre mayo y septiembre.
Los frutos son cápsulas de 4-5 mm, subesféricas, erectas, transportadas por un pedúnculo corto, con profundos surcos longitudinales en el área placentaria, tridentada, glabra o papilosa. Las semillas tienen dimensiones de 0.7-1 mm, ovoides, marrón oscuro, lisas, brillantes, ligeramente reticuladas y sin caruncola.

Cultivo –
Reseda luteola es una planta que se puede cultivar para teñir seda o para hacer productos cosméticos.
Es una especie que se adapta muy bien al clima mediterráneo y no tiene requerimientos nutricionales particulares.
Es aconsejable sembrarlo con una luna creciente cuando la temperatura nocturna es de al menos 12 grados.
La tierra donde cultivarla debe ser arena mezclada, como la que se usa para sembrar el césped. Una vez sembrado, debe cubrirse con muy poca tierra y mantenerse húmedo hasta que haya tenido lugar la germinación; después de lo cual el riego puede reducirse gradualmente interviniendo cada vez que la superficie del suelo se seque.
Para el trasplante, puede intervenir al aparecer la cuarta hoja, cuando la plántula tiene al menos 5/10 cm de altura, se trasplanta.
También debe recordarse que la dispersión de las semillas es ayudada por pájaros y hormigas.
Esta planta también crece en macetas, aunque, obviamente, está en el campo completo que da lo mejor.

Usos y Tradiciones –
La Reseda luteola es una planta conocida desde la antigüedad por sus propiedades de tintura, pero despertó el mayor interés en el siglo XIII: de ella se obtuvo un color amarillo brillante, pero dependiendo de las manchas también se obtuvieron diferentes tonos de verde. El ingrediente activo es la luteolina, un flavonoide presente en toda la planta, desde la floración hasta la maduración de la fruta; el procesamiento tuvo lugar tanto en plantas frescas como secas, y el pigmento se consideró entre los más sólidos y brillantes. En la Edad Media, la demanda de las fábricas textiles y de lana de Francia, Inglaterra y Alemania era tan alta para desarrollar un comercio floreciente y un cultivo intensivo, que duró hasta hace muy poco.
Pero vayamos a los orígenes del uso de esta planta.
Es una de las plantas de teñido más antiguas cultivadas en el continente europeo.
La Reseda tuvo una relación con la civilización desde el Neolítico, pero los testimonios más importantes se informan en la Biblia hebrea y por los romanos (Plinio, en particular, lo nombró y lo describió por sus propiedades). Se decía que la Reseda era el color con el que las vírgenes vestales romanas teñían sus ropas y las de las jóvenes novias en la floreciente Roma de los emperadores, pero también la usaban los «bárbaros», en las fronteras del Imperio. En particular de los galos, en las zonas francesas, junto con las otras dos plantas fundamentales de la tintura europea: la Robbia y la Guado.
Esta planta se extendió tan rápidamente a todas las culturas europeas, desde los celtas hasta el sur de Italia y Asia central. En Inglaterra se consideraba la mejor planta autóctona por el tinte amarillo y se usaba ampliamente en los colores de la ropa simple de la gente durante siglos enteros. Su actitud económica y «popular» no desdeñó su uso incluso en Francia, donde se utilizó para teñir telas preciosas, destinadas a convertirse en los magníficos vestidos de Versalles en el apogeo. También fue utilizado por los tintoreros creativos de los Doges venecianos, para la vestimenta sagrada de la Iglesia.
La noticia sobre su cultivo se pierde así en las brumas del tiempo; incluso fue cultivada por los vikingos, y permitió que muchos comerciantes italianos y europeos de telas y pigmentos se enriquecieran exageradamente. En Escocia se usaba para teñir la famosa tela Tweed. Encontró espacio en los monasterios ingleses, que utilizaban mucho el pigmento en forma de tinta para miniaturas, así como Robbia y otros pigmentos utilizados para textiles.
Ciertamente fue ampliamente cultivado y cuidado con todos los honores: su cultivo, de hecho, se extendió hasta tiempos relativamente recientes, y resultó, a diferencia de la mayoría de las plantas de teñido, un competidor válido de los nuevos tintes químicos, que reemplazaron casi por completo Casi todos los pigmentos naturales utilizados hasta el siglo pasado.
De hecho, el éxito de la planta, a diferencia de otras plantas de tintura, duró hasta tiempos muy recientes porque las propiedades de coloración, en términos de brillo y resistencia, demostraron ser muy competitivas con los tintes sintéticos modernos.
Con esta planta puedes obtener diferentes tonos de color.
El amarillo de la Reseda: el amarillo es un color clásico que representa la Divina «comunión absoluta con lo Divino mismo y lo Divino que se manifiesta, al menos en lo que respecta a la Historia del Arte y la pintura tradicional. Solo piense en la iconografía de Jesús a lo largo de los siglos, envuelta en luz amarilla (probablemente pintada con el pigmento de Reseda). Sin mencionar que a menudo el amarillo se transforma en oro, un símbolo de perfección absoluta, con la adición de polvo para trabajar el metal más precioso. Es por eso que en otros tiempos el amarillo de Reseda fue de hecho un elemento importante en el comercio de pigmentos y telas. Pero la Reseda se prestó en los tiempos también a diferentes mezclas: con la Robbia (Rubia Tinctorum) para teñir de naranja brillante, con ‘Anthemis (la Camomilla de los Tintori) por el dulce y dorado amarillo de la ropa festiva. Con ‘Indigo Indian, en cambio, produce un color amarillo verdoso muy brillante, similar a la lima.
El verde de Sherwood: se obtuvo un verde particular, cálido, armonioso y vibrante como el bosque de Sherwood, mezclando la Reseda lutea, desde el pigmento amarillo, hasta el azul Guado (Isatis Tinctoria), ambas hierbas silvestres diseminadas en el territorio británico. Según la leyenda, en la isla británica, vivía un héroe conocido con el nombre de Robin Hood, famoso paladín del pueblo inglés, que dijo que «estaba robando a los ricos para ayudar a los débiles»; vestía ropas teñidas de un verde lleno y vivo, del color de los bosques de las Islas del Norte, lo que le permitió a él y a sus rebeldes camuflarse y actuar en el bosque oscuro sin ser descubiertos. Ese Verde se convirtió, para las personas que protegieron, en el símbolo de la justicia, la paz y la salvación, y tomó el nombre de Saxon Green, Saxon Green.
Pero la Reseda Lutea también era conocida como un remedio antitumoral natural ya en la antigüedad. Citado por Plinio el Viejo en uno de sus tratados, otros médicos informaron posteriormente en sus textos que esta hierba medicinal se encuentra entre los posibles aliados contra los tumores. Estos incluyen François Geoffroy y Samuel Frederick Gray. Sin embargo, antes de 2014 nadie había pasado su tiempo verificando esta información de acuerdo con criterios modernos, ni siquiera en pruebas in vitro. En 2014, un estudio interrumpió por un momento la capa de niebla que caía sobre este remedio natural, demostrando su efectividad contra las células tumorales de melanoma y fibroblastos, revelando sus potencialidades estrechamente vinculadas con el alto contenido de isotiocianato de bencilo (BITC) y componentes del glocosinolato de bencilo. que en los últimos tiempos muchos se esfuerzan por aislar, comprender e intentar encapsular en medicamentos, ya que la actividad antitumoral está más que confirmada.
La hierba también es una buena mellifera y una vez fue utilizada como una planta vulneraria y diurética.

Modo de preparación –
Al entrar en el mérito de Luteolin, este pigmento se extrae de toda la planta (excluidas las raíces): por lo tanto, de las flores más, pero también de las hojas, ramas y semillas, especialmente en el período de floración tardía (verano). Se usa tanto seco como fresco, para colorear lana, algodón, seda y lino.
El amarillo brillante de Luteolina, que aparece fijado en la lana teñida, es muy brillante, pero el pigmento también es una base excelente para las mezclas de colores, combinadas con otras tinturas de hierbas y diferentes manchas. De hecho, antes de teñir, generalmente se usa para poner ‘alumbre de roca (especialmente para lana), para fijar el color en las fibras de las telas y para dar el amarillo limón. Alternativamente, el hierro también está bien, pero el matiz resultante es oliva. Luego, el hilo se sumerge en el baño de color cálido (que proviene de al menos treinta minutos de infusión), que debe prepararse con una cantidad de planta igual al peso de la tela.
También se puede preparar una tinta con esta planta.
Al macerar la Reseda luteola en alcohol, obtienes una excelente tinta para escribir y dibujar, también utilizada en la antigüedad por los frailes amanuenses. El pigmento de Reseda, sumergido en yeso, da una tinta amarilla dorada, que una vez se usó en lugar del polvo de oro real, para dar magnificencia a las pinturas sagradas.
En cuanto a sus propiedades curativas y farmacéuticas, la información sobre la usabilidad de esta hierba se refiere a la receta en remedios tradicionales que habla de la infusión de 60 gramos de yemas florecidas durante 20 minutos, bebiendo hasta 3 tazas al día por sus propiedades vulnerables. y diurético

Guido Bissanti

Fuentes
– Acta Plantarum – Flora de las Regiones italianas.
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Treben M., 2000. Salud de la farmacia del Señor, consejos y experiencias con hierbas medicinales, Ennsthaler Editore
– Pignatti S., 1982. Flora de Italia, Edagricole, Bolonia.
– Conti F., Abbate G., Alessandrini A., Blasi C. (editado por), 2005. Una lista de verificación anotada de la flora vascular italiana, Palombi Editore.

Atención: las aplicaciones farmacéuticas y los usos alimentarios están indicados solo con fines informativos, de ninguna manera representan una prescripción médica; por lo tanto, no se asume ninguna responsabilidad por su uso con fines curativos, estéticos o alimenticios.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *