Isatis tinctoria

Isatis tinctoria

El hierba pastel (Isatis tinctoria L.) es una especie herbácea bienal perteneciente a la familia Brassicaceae.

Sistemática –
Desde el punto de vista sistemático, pertenece al Dominio Eukaryota, Reino Plantae, División Magnoliophyta, Clase Magnoliopsida, Orden Capparales, Familia Brassicaceae y, por lo tanto, al Género Isatis y a las Especies I. tinctoria.

Etimología –
El término Isatis proviene de ἰσάτις isátis, el nombre griego clásico del vado en Dioscórides e Hipócrates (de ἰσάζω isázo equalize, smooth): debido a las propiedades abrasivas de algunas plantas de este género.
El epíteto específico tinctoria proviene del tíngo dye: luego se usa para teñir telas.

Distribución geográfica y hábitat –
El hierba pastel es una planta de origen asiático que casi seguramente se introdujo en Europa a partir del Neolítico.
Otros autores afirman que fue importado a Italia por los cátaros que se establecieron en el área del Piamonte correspondiente a la actual ciudad de Chieri.
Esta tesis sería corroborada por el hecho de que en el triángulo entre Toulouse, Albi y Carcasona, el cultivo de Isatis tinctoria se desarrolló en el ducado de Lauraguais, del que se obtuvo el «azul pastel», extremadamente buscado en la pintura y en la industria textil; Esta actividad dio una prosperidad particular a estas áreas, originalmente pobres, tanto que desde entonces se han definido como la «ciudad de Cuccagna» (de cocagne, el nombre francés que se le dio al pastel de tinte azul cuando se comercializó).
Su difusión italiana se encuentra en las zonas de los Alpes occidentales y marítimos (Valle de Aosta, Piamonte y Liguria), en la región del Véneto, incluso si se limita al área de la provincia de Treviso, en algunas regiones del centro-norte de Italia, como Toscana, Umbría y Marcas y en el centro y sur de Italia, como Abruzos y Lacio; También lo encontramos en Sicilia y Cerdeña.
Su hábitat es el de las ruinas no cultivadas, a lo largo de los bordes de las carreteras y en suelos pisoteados, generalmente con reacción básica, pero también en arenas de sílice, desde el nivel del mar hasta el cinturón subalpino (aproximadamente 2.000 m. S.l.m.).

Descripción –
El vado es una planta herbácea bienal que puede alcanzar una altura entre 40 y 120 cm.
En su primer año de vida, la planta permanece en una fase vegetativa en la que forma una roseta de hojas; en el segundo año se desarrolla el tallo de la flor que conduce a la fructificación posterior. Toda la planta es glauca.
Las hojas son lanceoladas, con dimensiones de 1.5 a 5.0 cm de longitud.
La inflorescencia está compuesta por unos veinte tallos de color azul púrpura con flores (reunidas en densos racimos en forma de corymb) con sépalos elípticos y pétalos amarillos, de los cuales solo unos pocos maduran. El diámetro de la cabeza varía de 3,5 cm a 18 cm.
La antesis es entre mayo y julio.

Cultivo –
Isatis tinctoria crece en suelos bien drenados y ricos, ama la luz pero puede crecer incluso a media sombra; Es una planta de fácil cultivo que se vuelve a sembrar por sí sola, incluso si no le gusta explotar el mismo suelo dos veces.
Las hojas se cosechan desde el primer año y 3-4 cosechas pueden seguir al primero. el primer año forma una roseta con una apariencia fresca y una raíz principal grande; tarda 20 meses en florecer y desde el segundo año con su flor amarilla puede iluminar todo el jardín.

Usos y Tradiciones –
El vado es una planta que siempre ha sido conocida y apreciada por sus propiedades de tintura relacionadas con el color azul.
Hizo la riqueza de la ciudad de Erfurt (Turingia), pero incluso los antiguos egipcios, los británicos y los romanos lo utilizó como remedio y como colorante.
La evidencia de su uso antiguo proviene de India, Medio Oriente y África del Norte, mientras que en Europa tiene su máxima difusión solo a fines de la Edad Media. Las razones de este retraso se deben al hecho de que el color también es una construcción cultural: en las sociedades mediterráneas europeas, el azul ha cubierto un papel simbólico marginal a lo largo de la antigüedad y la Edad Media, para los romanos incluso tiene connotaciones negativas como identificado con el color de los bárbaros que solían colorear sus cuerpos para asustar a sus enemigos.
El vado, como tinte, también fue utilizado por los británicos para teñir la cara del característico color azul / azul que hacía que su apariencia fuera más terrible en la batalla; «Teñir» algo en el mundo civilizado era equivalente a decir que era rojo. No fue hasta los azules siglo XII sufre una mejora progresiva, hasta un cambio total de perspectiva en la era moderna: de repente, el azul se vuelve hermosa.
El cultivo y el comercio del vado comenzaron a asumir una importancia económica considerable, particularmente en Turingia y en los territorios occitanos incluidos entre las ciudades de Toulouse, Carcasona y Albi, para dar lugar a la expresión pays de cocagne, la tierra de la bonanza. para indicar un lugar de extraordinaria abundancia y prosperidad: los coques o cocanes estaban teñiendo panes de pasta listos para la venta. Incluso en Italia, entre los siglos XIV y XV, el vado es la base de los flujos comerciales esenciales para el desarrollo económico de numerosos distritos. Se procesa en Umbría (el nombre de la ciudad que Gualdo Tadino deriva de esta planta), en las zonas de los Apeninos del norte de las Marcas (Montefeltro, valle superior del Metauro y de Foglia, Massa Trabaria), en algunos territorios toscanos (Arezzo, Val Tiberina), piamontés y ligures, pero también en otras partes del país. Su pigmento azul se usó no solo para colorear telas, en muchos sectores artísticos, desde la miniatura de manuscritos hasta la decoración de terracota, hasta las pinturas de los grandes artistas del Renacimiento: fue ampliamente utilizado, por ejemplo, en numerosas pinturas de Piero della Francesca, cuyo padre era un rico comerciante del vado de San Sepolcro.
Posteriormente hubo una disminución de Isatis tinctoria alrededor del siglo XVI cuando su color azul fue suplantado por la materia colorante extraída de Indigofera, de ahí el nombre de «índigo», una planta que mostró rendimientos claramente más altos, mejor uniformidad de color y mayor facilidad de procesamiento.
Debemos llegar a principios del siglo XIX para presenciar un indicio de recuperación para el cultivo de Isatis tinctoria, cuando el bloque de relaciones comerciales con Inglaterra establecido por Napoleón, conocido como el Bloque Continental (1806), también interrumpe las rutas de importación. índigo que hace necesario recuperar las técnicas, ahora obsoletas, de extraer el pigmento azul de las plantas locales. Con un decreto imperial, los premios monetarios están prohibidos para aquellos que lograron encontrar los mejores y más rentables métodos para cultivar y procesar vado o para descubrir otra planta de la cual extraer un color de calidad comparable al de Indigofera delle Indie. y las Américas.

Entonces, en la ventana de tiempo de la primera década del siglo, se movilizan agrónomos y químicos, que dan diferentes impresiones a los manuales en francés e italiano. Entre estos, Giuseppe Morina, miembro corresponsal del Real Instituto de estímulo para las ciencias naturales de Nápoles, que abre sus Memorias científicas en torno al vado afirmando que «conoce bien el cuidado sabio del Real Instituto de Fomento para promover la fabricación de ‘índigo, para eximir a nuestra nación de un tributo, que paga anualmente a los extranjeros por la compra de un artículo tan valioso tan necesario para los colores azules «.
La economía floreciente vinculada a esta planta se suplanta gradualmente cuando se producen industrialmente, tintes sintéticos menos costosos con colores más consistentes y duraderos que eliminan el uso de tintes naturales del mercado (que, por otro lado, especialmente en los grandes cultivos Indios, retenidos por una brutal explotación del trabajo local por los colonizadores europeos). La estructura molecular del índigo se determina en 1878, cuatro años después se lleva a cabo la primera síntesis química y en 1897 dos fábricas alemanas comienzan la producción de índigo sintético a escala industrial, que se pone a la venta a un precio más bajo de dos marcos por kilo. comparado con el natural. Es una pena que a cambio de ser barato y un color perfecto, que no siempre rima con belleza, los tintes sintéticos también son contaminantes y dañinos, causando un gran impacto ambiental en la fase de producción y dejando residuos tóxicos en los tejidos cada vez más frecuentes. Reacciones alérgicas y dermatitis de contacto.
La toxicidad y la insostenibilidad del uso de tintes sintéticos ahora está volviendo a un redescubrimiento gradual de esta y otras plantas de tintura.
El hierba pastel se cultiva como un uso fundamental para la extracción del color azul, pero en el pasado también se usaba como planta medicinal para hacer frente a las deficiencias de hierro y estados debilitantes, para estimular el crecimiento de los niños, para tratar el escorbuto y otras enfermedades. y, debido a sus propiedades astringentes y curativas, como un paquete externo contra dermatitis, llagas y heridas. Se puede usar como forraje para animales, incluso si tiene un sabor amargo, pero rara vez se usa en nutrición humana debido a su difícil digestibilidad.
El tinte está contenido en las hojas producidas en el primer año de vida de la planta, ya que la concentración es bastante baja, es necesario utilizar cantidades abundantes, reunidas en plena madurez. El corte no daña la planta, lo que hará crecer nuevas hojas, permitiendo cuatro o cinco colecciones por temporada, a una distancia de unos veinte días entre sí. Al final del verano, las propiedades de tintura están disminuyendo, por esta razón, por lo general, estaba prohibido mezclar la última cosecha con las anteriores y tradicionalmente se fijó una fecha límite de recolección, que algunos estatutos medievales del centro de Italia indican para el 29 de septiembre.
Las hojas de Isatis tinctoria contienen dos compuestos orgánicos complejos (glucósido indacano y éster de isatano B) que no son solubles en agua; Por lo tanto, la sustancia colorante (indigotina) no está directamente disponible, pero debe obtenerse mediante un procesamiento preciso. El rendimiento no es muy alto, considerando que no se pueden obtener más de uno o dos gramos de color de un kilo de hojas.
En los años setenta y ochenta, el historiador de historias locales Delio Bischi sacó a la luz en el territorio de los Apeninos de Montefeltro varias piedras de molino de piedra con surcos particulares, a menudo readaptadas como barras transversales, edículos y otras construcciones, asumiendo un uso diferente del de las piedras de molino para trigo y aceitunas. De hecho, las piedras de molino dyer’s woad se utilizaron en las antiguas prácticas de procesamiento de esta planta, lo que redujo las hojas frescas a pulpa. Ya en esta primera fase del proceso de producción no faltaron los que estaban dispuestos a intervenir de manera fraudulenta para su propio beneficio: «algunos agricultores de mala fe arrojan arena debajo de la piedra de molino, alegando que esto es necesario para evitar la adhesión de la pasta a la circunferencia, pero el verdadero propósito es aumentar el peso del pastel.
La pasta así obtenida se dejó reposar durante un par de semanas en estantes o en una superficie inclinada, dando lugar a una primera fermentación con la previsión de verificar constantemente cualquier grieta en la superficie, para cerrarla para evitar la proliferación de gusanos. ; posteriormente, la pasta se modeló en panes o bolas (coccagne) que nuevamente, girándolos con frecuencia, se dejaron en lugares ventilados y sombreados mientras dentro de ellos continuó el proceso de fermentación. Los panes fueron modelados gracias a la ayuda de cuencos especiales de madera, su peso y sus dimensiones fueron regulados con precisión: «los panes perfectos se conocen partiéndolos, porque en su interior siempre son de color púrpura y transmiten un olor muy agradecido; mientras que los otros, y más los de la hoja recogidos en clima húmedo, le dan un color terroso y un olor desagradable ”. Después de algunas semanas, habiéndose endurecido mucho, fueron entregados a la pulpa. Aquí se desmenuzaron en agua, orina y vinagre (o vino) y se dejaron macerar durante al menos quince días. Uno puede imaginar que el olor que emana de las pulpas de Woad no era el mejor y, de hecho, varios documentos de archivo dan testimonio de que su ubicación se encontraba la mayor parte del tiempo fuera de las murallas de la ciudad. Al final de la maceración, la pasta hierba pastel se secó y se redujo a polvo, luego se vendió a los tintoreros.
Las recetas medievales para la extracción del color azul del vado se pueden leer en el manuscrito 2861 de la Biblioteca de la Universidad de Bolonia. Es un código de formato pequeño, que consta de 239 tarjetas de 15 líneas, inicialmente conservadas en el convento de San Salvatore en Bolonia, donde había regresado después de las requisiciones napoleónicas, transcritas íntegramente por primera vez por Mary P. Merrifield en el segundo volumen. de sus Tratados originales sobre las artes de la pintura (1849). Entre los procedimientos propuestos en el manuscrito, por ejemplo, encontramos lo siguiente, traducido de esta manera por Francesca Muzio: “triture la hierba de vado muy delgada, haga balas como manzanas, luego tome por cada libra de vado dos onzas de sal común, tres onzas de azufre vivo y una onza de alumbre de roca; luego picar bien juntos y mezclar con la hierba. Ponga todo en una olla de cobre con agua muy limpia y diluya como una salsa no muy espesa; enciende el fuego brillante y déjalo para que se vuelva como la pasta; luego levántelo sobre una mesa y extiéndalo bastante delgado. Córtalo con el cuchillo como quieras, déjalo secar y se hará el índigo «. O, aún, esta otra receta bastante apresurada: “amase la flor del vado junto con orina y vinagre fuerte, hágalo una mancha y séquelo al sol. Y si te relajas, ponle más flor de vado para que tenga un buen color; luego córtalo en pedazos, déjalo terminar de secar y listo «.
Posteriormente con la llegada al mercado de Indigofera tinctoria se desarrolla un proceso diferente de extracción del pigmento índigo, es decir, por oxigenación. Este procedimiento también se extiende al vado y es el que aún se sigue probando y desarrollando, con muchas variantes diferentes. En pocas palabras, el proceso comienza con la maceración de las hojas frescas en agua caliente, seguido por el filtrado y la adición de una base fuerte (lejía, cal apagada o soda cáustica) para elevar el pH. También se debe alentar la oxigenación, incluso simplemente agitando todo vigorosamente y varias veces, de esta manera el indacano contenido en las hojas se oxida dando lugar al índigo que, al no ser soluble, cae al fondo del recipiente. En los antiguos maceri, generalmente se usaba un sistema formado por tanques colocados en diferentes niveles, para llevar a cabo las diversas operaciones aprovechando la caída del líquido, desde el tanque de maceración, hasta el batidor y el baño. Posteriormente pasa al secado al aire o al calor de una estufa, luego a la recolección del color en forma sólida. Un último paso consiste en almacenar los panes así obtenidos en barriles cerrados, durante aproximadamente tres semanas, para que puedan exudar el exceso de humedad; después de un mayor secado, el azul está definitivamente listo: «venda lo más rápido posible – sugieren los manuales – donde no desea someterse a una tara de una décima o más, lo que le sucede a la pasta en los primeros seis meses después de haber terminado» .

El color pasó a manos de los tintoreros. Las técnicas de los antiguos procedimientos de tintura, a pesar de su importancia económica y social, solo se han conocido de manera aproximada a través de pruebas indirectas, como los libros de contabilidad en los que se registraron la cantidad y la calidad de los ingredientes utilizados o los estatutos medievales más importantes de Arti ( El arte de la lana y la seda) que controlaba la actividad de tintura ajustándola a las propias necesidades, por lo tanto, estos documentos transmitían «todo lo que el tintorero no tenía que hacer; pero más raramente lo que el tintorero debería haber hecho; nunca, o casi nunca, cómo habría funcionado en la práctica ”.
La solidez del color extraído de esta planta está demostrada por los tapices medievales que nos han llegado: los verdes del Tapiz Bayeux han sido teñidos con vado sobre el amarillo de la escoba menor y los azules del Tapiz del Apocalipsis han excedido los siglos.
El vado era uno de los tintes índigo utilizados, en un momento, para teñir el lienzo con el que se hacían los pantalones de mezclilla. Los jeans azules, gracias a las fibras de las que están hechos, son muy resistentes y se usaron como uniforme para los trabajadores que se frotaban en el piso y necesitaban un vestido resistente.
En cuanto a la comestibilidad, las hojas requieren un remojo largo, ya que son muy amargas y mantienen un poco de sabor amargo incluso después de hervir. Las semillas, incluso si no son comestibles, contienen hasta 34% de proteína y 38% de grasa.
En referencia a su valor terapéutico, para uso interno, la planta tiene un efecto muy astringente, se usa externamente como puré o cataplasma para curar úlceras, inflamación y detener el sangrado. Las hojas tienen propiedades antibacterianas, antivirales, anticancerígenas, astringentes y febrífugas. Las hojas se cosechan en el verano y se pueden usar frescas o secas, también se maceran para extraer el pigmento azul útil para las convulsiones, las paperas y las fiebres en los niños. La raíz como toda la planta es antibacteriana y anticancerígena.
Hoy en día, esta planta, aunque casi completamente reemplazada por Indigo (Indigofera tinctoria) y tintes sintéticos, todavía se usa para mejorar los rendimientos de verdes, azules y negros. El aceite contenido en las semillas se usa en cosméticos; Con el extracto de la planta, las maderas pueden tratarse para preservarlas mejor.

Modo de preparación –
Hoy es posible comprar el pigmento azul extraído de la planta por artesanos especializados y teñir las telas preparando un «baño de color» de agua tibia (55 ° C) con la adición de gaseosa e hidrosulfito de sodio.
El tinte se extrae de las hojas de esta planta recolectadas durante el primer año de vida. Después de la maceración y fermentación en agua, se obtiene una solución de color verde amarillento que se agita y oxida para producir un precipitado (indigotina). El tinte, muy sólido, se puede utilizar para teñir lana, seda, algodón, lino y yute, pero también en cosméticos y colores pictóricos.

Guido Bissanti

Fuentes
– Acta Plantarum – Flora de las Regiones italianas.
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Treben M., 2000. Salud de la farmacia del Señor, consejos y experiencias con hierbas medicinales, Ennsthaler Editore
– Pignatti S., 1982. Flora de Italia, Edagricole, Bolonia.
– Conti F., Abbate G., Alessandrini A., Blasi C. (editado por), 2005. Una lista de verificación anotada de la flora vascular italiana, Palombi Editore.

Atención: las aplicaciones farmacéuticas y los usos alimentarios están indicados solo con fines informativos, de ninguna manera representan una prescripción médica; por lo tanto, no se asume ninguna responsabilidad por su uso con fines curativos, estéticos o alimenticios.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *