Adoxophyes reticulana

Adoxophyes reticulana

La Capua (Adoxophyes reticulana (Fischer von Rösslerstamm)) es una pequeña polilla de la familia Tortricidae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático, pertenece al dominio Eukaryota, Animalia Kingdom, Subgenus Eumetazoa, Superphylum Protostomia, Phylum Arthropoda, Subphylum Tracheata, Superclass Hexapoda, Class Insecta, Subclass Pterygota, Cohort Endopterygota, Superorder Oligoneoptera, Subderinate Section, Subderinate Section, Subordinate Infraderder Heteroneura, División Ditrysia, Superfamilia Tortricidea, Familia Tortricidae y, por lo tanto, al género Adoxophyes y a la especie A. reticulana reticulana.
Los términos son sinónimos: Adoxophyes reticulana (Hübner), Cacoecia reticulana (Hübner), Capua orana (Fischer von Rösslerstamm) y Capua reticulana (Hübner).

Distribución geográfica y hábitat –
Capua es un tortricida generalizado en el centro y norte de Europa. En Italia está presente en las regiones más septentrionales, en particular en Trentino-Alto Adige y en Emilia Romagna.
Su hábitat está representado por las áreas con presencia de fruta de pepita, pero también se puede encontrar en albaricoque, cerezo de hoja ancha (como abedules), grosella y ciruela.

Morfología –
El Adoxophyes reticulana, como adulto, tiene una envergadura de 18-22 mm y se reconoce que tiene alas anteriores parduscas, que tienden a amarillentas o rojizas dependiendo de los individuos, cruzadas transversalmente por bandas estrechas: una bóveda basal con concavidad. hacia la raíz, una mediana restringida al centro, desde la cual se ramifica una rama que, desde lo normal, se dobla en ángulo para apuntar hacia la esquina interna, otra subapical paralela a la mediana y oblicuamente dirigida hacia abajo; una tira delgada corre a lo largo del margen costal del primer tercio proximal.
En los machos, el diseño de las alas es más marcado, mientras que en las hembras es menos evidente y, a veces, confuso.
Las larvas, en la madurez, miden 16-20 mm de longitud; Estos tienen un cuerpo de color verde, cabeza y pronoto con verrugas pilíferas de color miel. Además, las larvas, de hasta 10-12 mm de longitud, tienen una placa pronotal negruzca.
Los huevos pueden reconocerse ya que son de color amarillo verdoso, colocados de manera embrionaria, dentro del ovoplacche.

Actitud y ciclo biológico –
La Capua pasa el invierno, en los recovecos de la corteza, en la etapa de las larvas jóvenes protegidas por un pequeño capullo.
Llegados en el período de primavera, estos reanudan su actividad dañando los brotes jóvenes o los racimos de flores presentes.
El parpadeo de los adultos ocurre en el período comprendido entre la tercera década de mayo y finales de junio, con un pico de parpadeo hacia mediados de junio.
El día después del parpadeo se consume el apareamiento: cada hembra, durante su existencia, puede ser fertilizada varias veces.
Las hembras yacían sobre las hojas. La puesta de huevos se realiza con temperaturas crepusculares entre 16 y 32 ° C, pero con un alto grado de humedad ambiental también puede ocurrir con solo 10 ° C.
Cada hembra fertilizada pone, en total, hasta 400 huevos (con un promedio de 200) en 4-16 ovoplaces, cada uno de los cuales incluye 30-80 elementos dispuestos de manera simple. Los huevos se colocan en la página sin pelo de las hojas. El desarrollo embrionario comienza con temperaturas superiores a 10 ° C y llega a su fin después de 8-20 días.
Las larvas que nacen comienzan su actividad en junio y continúan hasta julio.
Las primeras etapas de desarrollo pasaron de las larvas cercanas a la mediana de la conservación, en el envés de las hojas, abrigadas en una caja tubular de seda; posteriormente, arrugan el colgajo de la hoja, también realizando erosiones en detrimento de los frutos. Una vez maduros se vuelven incrisalidanos dentro de un cartoccio formado por hojas de las cuales, después de unos 6-16 días (en función de las condiciones ambientales), salen los nuevos adultos.
En agosto están los adultos de segundo vuelo que originan las larvas de segunda generación que pasarán el invierno.
De esta manera, el Adoxophyes reticulana produce dos generaciones al año, excepto en las zonas de gran altitud, en los límites de la vegetación de manzana, donde evoluciona con una sola generación.
El daño a las plantas es causado por las larvas que se alimentan del daño a las hojas y brotes, a los botones florales, a los frutos jóvenes y a los que ya están desarrollados.
En concomitancia con el reinicio vegetativo, las larvas que pasan el invierno crean erosiones en las hojas de los brotes, en los botones florales y en los racimos florales, envolviéndolos con hilos de seda. Después del fraguado, también se pueden encontrar erosiones en las frutas jóvenes. Las hojas colocadas en el ápice de los brotes son devoradas por las larvas de la generación veraniega de A. reticulana, después de haberlas atado con hilos de seda, dañando también las frutas en contacto con las hojas u otras frutas, en las cuales producen una rosura extendida.
En los frutos de los cultivares de manzano de tallo corto (por ejemplo, Gravenstein) se producen erosiones en la porción peripeduncular, con la consiguiente caída posterior de las dañadas.

Rol Ecológico –
Las técnicas de contención de esta polilla deben seguir criterios de control guiados e integrados; Es recomendable llevar a cabo un monitoreo con las trampas sexuales que deben colocarse en huertos en la segunda década de mayo. Para la determinación de cualquier intervención, los umbrales son acumulativos con los otros bordadores Tortricidi.
Los modelos de pronóstico brindan una buena ayuda a los sistemas de lucha contra estos insectos para predecir el momento de desarrollo del fitófago. El muestreo ambiental se realiza en primavera para evaluar la actividad de las formas de invernada en brotes y racimos de flores. En la prefioritura (para la generación de invernada) el umbral es del 15-20% (en algunos casos reducido al 5%) de los brotes infestados.
Después de la floración, para las generaciones posteriores, el umbral de intervención se determina con 5% de brotes / racimos infestados; Si no se toman medidas primero, los pétalos pueden caer con los mismos productos. Después de estas intervenciones, llevadas a cabo de acuerdo con las indicaciones que emergen de los muestreos, todos los otros tratamientos pueden realizarse evaluando los umbrales usando trampas sexuales.
Los enemigos naturales de los bordadores, también comunes en Carpocapsa, no pueden contener poblaciones fitófagas por sí mismas, por debajo de los umbrales de daño. Sin embargo, recordamos, por su acción coadyuvante, los himenópteros calcidoidei y braconidi; Entre los Calcidoidei muy importantes están los Trichogramma, que son activos en los huevos. Finalmente recordamos a los Diptera Larvevoridi cuyas larvas parasitan a las larvas de Tortricidi.
Se puede hacer una buena ayuda a la disminución de estos Tortricidi a partir de la disminución de la especialización del cultivo de los huertos con sistemas de agroecología que tienden a diversificar las regulaciones de cultivo que introducen biocenosas diferenciadas.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomología agraria. Parte especial Liguori Editore, Nápoles.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *