Agroecologia – verso Agenda 2030

Agroecología – hacia la Agenda 2030

Han pasado casi 50 años desde 1972, el año de la Conferencia de Estocolmo sobre el Medio Humano, que corresponde a dos generaciones.
Si en cambio nos referimos a él con el Tratado de Roma de 1957, las generaciones se convierten en casi tres.
Sin embargo, en el transcurso de casi tres generaciones, hemos desperdiciado un patrimonio ecológico sin precedentes, en comparación con las aproximadamente 450 generaciones que habían practicado la agricultura en los últimos 10.000 años.
Veamos algunos datos sintéticos:
Según los datos proporcionados sobre todo por la Convención de las Naciones Unidas contra la Desertificación (UNCCD) y la FAO, enfrentamos una pérdida de biodiversidad sin precedentes, una erosión de variedades y cultivares agrícolas, una preocupante pérdida de fertilidad del suelo; por ejemplo Sicilia, según los datos oficiales del IRSSAT, tiene un nivel de desertificación que ahora afecta al 70% de su territorio (Chipre ocupa el segundo lugar con alrededor del 55%).
Según los datos de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), la mitad (47%) de las especies de mamíferos marinos monitoreadas y casi una cuarta parte de las aves (24.4%) sufren el impacto negativo debido al deterioro del hábitat y al cambio climático. En total son unas 700 especies: todas en riesgo de extinción en tiempos más o menos cortos.
No menos importante, entre los diversos fenómenos, la pérdida de suelo y la desestructuración del mismo con los consiguientes fenómenos de disminución de la fertilidad y la impermeabilización, especialmente en áreas con agricultura más intensiva, como en áreas planas donde se practica el cultivo de tornos.
Recordemos que la agricultura tiene un valor de alrededor del 50% con respecto a los efectos de la desertificación y el calentamiento global.
Todo esto nos lleva a revisar no solo el criterio de cómo se producen los alimentos, sino también cómo se distribuyen y consumen.
Sobre todo, debe reconsiderarse el concepto de eficiencia ecológica y energética de la producción agrícola.
Ahora está claro, no solo desde un punto de vista intuitivo, sino sobre todo a partir de la evidencia científica, que los criterios demasiado simplistas de la agricultura de ingresos y de una consiguiente agronomía deben revisarse por completo.
En este sentido, las Órdenes profesionales y MIUR deben comenzar un diálogo que, a decir verdad, nunca ha sido simple.
De hecho, nos enfrentamos a la necesidad de revisar completamente los textos de agronomía, los conceptos relacionados con los modelos energéticos de los sistemas agroalimentarios, los modelos para vincular la producción y el uso de alimentos, los sistemas de mercado, las economías relacionadas, la determinación de justa compensación por la buena comida, producida en relación con un concepto de salud alimentaria y sostenibilidad ecológica.
En el horizonte de este escenario, asistimos a la aparición de algunos paradigmas nuevos, como el de la economía circular, la agroecología y, en consecuencia, la soberanía alimentaria.
El primer término, comienza a dar sus primeros pasos a mediados de la década de 1960; Esto nos hace comprender cómo el sistema de comercio liberal, especialmente para algunos tipos de bienes, ya no se puede proponer. Explico esta afirmación con una consideración muy simple:
– cada kg de producto agrícola que transportamos implica una emisión de gases de efecto invernadero, cuanto mayor sea el viaje. Por ejemplo, un kg de naranjas transportadas desde Sicilia a China emite en la atmósfera algo así como 550 gramos de CO2.
Esto significa que no puede ser solo la ley de oferta y demanda la que regula el comercio, sino algoritmos más adecuados que proporcionan, por ejemplo. ventajas fiscales; gratificante, de acuerdo con los Acuerdos de París; ventajas para intercambios comerciales virtuosos (corto alcance, acuerdos de cadena de suministro, etc.).
Estos conceptos conducen automáticamente al principio de Soberanía Alimentaria, un término que fue acuñado por miembros de la Vía Campesina, que no tiene nada que ver con los modelos autárquicos de la reminiscencia histórica italiana, y que nació en 1996 cuando se enunció por primera vez, en Conferencia internacional de coalición celebrada en Tlaxcala (México).
Así, en una síntesis extrema, llegamos a una convergencia entre los principios de Economía Circular, Soberanía Alimentaria y Agroecología.
Todo esto implica, sin ningún compromiso posible, la necesidad de una nueva política que no solo afecte a la agricultura, como factor en la producción de alimentos y servicios y que, incluso con todas las dificultades que podamos imaginar, la Agenda 2030 ha identificado a través de la 17 objetivos y sus 169 «metas» u objetivos.

Desde este punto de vista, es necesario de una vez por todas desentrañar una serie de preguntas e información falsa o distorsionada:
– Europa, como lo deseaba el Tratado de Lisboa, que entró en vigor el 1 de diciembre de 2009, necesita un marco regulatorio nuevo y más fuerte (y, por lo tanto, político) que ya no puede ignorar las políticas concertadas con territorios que tienen en cuenta sus peculiaridades.
A este respecto, me gustaría retomar la declaración ampliada de Soberanía Alimentaria: “el derecho de los pueblos, las comunidades y los países a definir sus propias políticas agrícolas, laborales, pesqueras, alimentarias y de tierras que sean ecológicamente apropiadas, social, económica y cultural a su realidad única. Incluye el verdadero derecho a la alimentación y a producir alimentos, lo que significa que todos tienen derecho a una alimentación sana, nutritiva y culturalmente apropiada, a los recursos para producirla y a la capacidad de mantenerse a sí mismos y a sus sociedades «.
Recordemos que la encíclica del papa Francisco, Laudato sì, retoma con entusiasmo estos conceptos a pesar de que luego los extrapola a la necesidad de un nuevo modelo social que él llama: ecología social.

Yendo un poco más en la práctica significa que ya no podemos pensar, para permanecer en Sicilia, de promover un nuevo sistema agrícola sin la posibilidad de equiparnos con leyes y regulaciones que van en esta dirección, no podemos pensar en intercambiar fondos estructurales nuevamente ( como el PDR) como un sustituto de las políticas rurales y, sobre todo, no podemos pensar en un nuevo PDR basado en ópticas ahora muertas y enterradas, como:
– las de inversiones solo para el mercado;
– cierres de cadenas de suministro desacoplados por los principios de la agroecología;
– de soberanía alimentaria;
– La economía circular.
Nos guste o no, este escenario ya ha cambiado y la mayoría de las fallas de PSR 2014-2020 se deben al hecho de que fue diseñado con un vestido viejo y desgastado.
Ya no podemos pensar, por ejemplo, en sistemas productivos gratificantes que estén claramente en contraste con los criterios de eficiencia ecológica, salvaguardar la diversidad y una salubridad alimentaria real y real.
Ya no podemos pensar en modelos agrícolas abiertos, que tengan una eficiencia energética y económica de hasta 1/10 de los cerrados.

Para ser claros, Los modelos abiertos y cerrados son conceptos termodinámicos aplicados a la agroecología que le dan a la organización de producción escenarios completamente innovadores y que este no es el lugar para estudiar.
En este sentido, volver a proponer un PSR sin los fundamentos de una nueva política agrícola de la Región de Sicilia es como un motor sin marco.
Volviendo, entre otras cosas, al Tratado de Lisboa, y en virtud del Principio de Atribución, la Unión Europea tiene una competencia compartida con los Estados miembros en el campo de la agricultura y la pesca. Esto significa que no es Europa la que está por encima de la Constitución de Sicilia, sino viceversa, y que, en cualquier caso, el andamiaje de cualquier norma regional o nacional no debe afectar negativamente a los principios consagrados en el Tratado de Roma y más tarde en Maastricht.
Por lo tanto, esto implica una dinámica articulada en la que el Parlamento Europeo tendrá que llevar a cabo cada vez más su actividad junto con los niveles de las políticas nacionales, incluidas las de las regiones con estatutos especiales como Sicilia.
No es una dinámica políticamente simple, nos damos cuenta, pero de hecho, la Agenda 2030 ha sancionado, o mejor dicho, especificado y aclarado este camino.
Un camino que reclama no solo una nueva conciencia política, sino una nueva conciencia política, dentro de la cual imaginar una Europa de los territorios, y dentro del cual cada territorio, así como las células y el cuerpo, en su diversidad, cooperan por el bien común.
Para hacer esto, debemos cambiar los criterios actuales de comprensión de la política, las normas y las finanzas.
En la práctica, debemos aplicar los mismos principios contenidos en los códigos de la naturaleza y la ecología a la política, las normas y las reglas.
Imagine por un momento como si estos códigos estuvieran escritos en un gran volumen, con un índice simple y muy legible, y nosotros, ciudadanos de esta nueva Ecología Social, estemos en posesión de un software que pueda convertir los principios contenidos en ecología en reglas, leyes y decretos para este nuevo nivel de la Política.
La consigna es en la práctica hacer que los dos sistemas sean sincrónicos o, si lo preferimos, polarizar.
Pero esto no se puede lograr y no se puede lograr sin una conversión gradual de nuestras conciencias y conocimientos. Si no convertimos las conciencias (nuestros sistemas operativos), la ciencia y la tecnología son de poca utilidad.

Esta consideración ya era conocida por algunos científicos y filósofos, incluso desde el siglo pasado, tanto que Einstein lo representó con su famosa regla que dice: «No se puede resolver un problema con el mismo tipo de pensamiento que solía crear».
El calentamiento global, los procesos de desertificación, la pérdida de biodiversidad, la pobreza humana, son las manifestaciones tangibles de este error macroscópico.
Los datos científicos relacionados con la implementación de un modelo ecológico social basado en la agroecología, la economía circular y la soberanía alimentaria, nos dicen que este planeta, si no lo manipulamos permanentemente, aún puede garantizar una vida más digna para muchas más personas que aquellos que hoy viven allí. Pero no con este sistema, donde grandes intereses se oponen a estos conceptos, donde, por ejemplo. El intercambio de semillas (que fue la base para aumentar la biodiversidad agrícola) se ha convertido en un crimen, y donde las reglas a implementar conducen, desde un punto de vista ecológico y energético, hasta el final de las multinacionales, para el menos como hoy están configurados.
La pregunta, aunque aparentemente compleja, es, en cambio, en sus principios increíblemente simple y clara. Y es precisamente en esta dirección que el Comité para la lucha contra la desertificación tiene la intención de trabajar.
Con un enfoque integrado, con una visión trascendente, sin la cual solo corremos el riesgo de crear más confusión y complejidad de las normas y burocracias, sin comprender el verdadero significado que se encuentra en la base de la vida humana, que no son mercados, no finanzas , ni una economía peligrosamente lejos de la dignidad humana y la salvaguarda de ese bien que, independientemente de cómo lo veamos, es esa Naturaleza que nos ha sido dada y que debemos transmitir a las generaciones futuras.

Guido Bissanti

* Informe de la Conferencia de 22 de noviembre de 2019

Una nueva política para la protección del medio ambiente y la salud humana.
Campus de la Universidad de Agrigento




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.