Zeaxantina

Zeaxantina

La zeaxantina cuyo término en la nomenclatura oficial de la IUPAC es: 4- [18- (4-hidroxi-2,6,6-trimetil-1-ciclohexil) -3,7,12,16-tetrametil-octadeca-1,3, 5,7,9,11,13,15,17-nonaenil] -3,5,5-trimetil-ciclohe-3-en-1-ol es un pigmento carotenoide cuya fórmula bruta o molecular es: C40H56O2 y está codificada también con las iniciales E161h.
La zeaxantina es un pigmento que se produce en las algas y en algunas plantas por hidroxilación del β-caroteno presente en la yema de huevo. No tiene actividad de vitamina A.
Este pigmento toma su nombre del Zea mays, el maíz común y es, junto con el caroteno, responsable del color en los granos de maíz, en la yema de huevo, también se encuentra en cantidad en los pimientos rojos, en el mango y en el jugo de naranja. medio; cantidades mayores están presentes en alimentos vegetales como espinacas, brócoli, achicoria roja, guisantes, berros y otros.
En su estado natural, también hay un isómero que es la luteína que difiere en la posición de algunos enlaces dobles y porque tiene tres estereocentros contra los dos presentes en la zeaxantina. El isómero más extendido en la naturaleza es (3R, 3’R), seguido de (3R, 3’S) mientras que el isómero (3S, 3’S) apenas está presente. Los isómeros (3R, 3’S) y (3S, 3’R) son idénticos y, por lo tanto, constituyen una sola molécula llamada meso-zeaxantina.

Las principales propiedades de la zeaxantina están relacionadas con su capacidad de absorber el exceso de radiación solar que interferiría con la fotosíntesis porque un exceso de radiación solar causaría daños a plantas similares a las producidas por quemaduras o la ausencia de agua.
La zeaxantina o E161h, es una sustancia reconocida como un colorante amarillo-naranja natural, un carotenoide de la clase xantofila, pero más oxidado que el caroteno.
Según algunos estudios, una ingesta óptima de zeaxantina contribuiría a una buena salud ocular. En particular, la zeaxantina apoyaría el bienestar de la retina y especialmente de la mácula (el área central de la retina del ojo humano, la más sensible a los estímulos de luz) y de la fóvea (región concéntrica dentro de la mácula). La zeaxantina ayudaría a mantener sana la retina al estabilizar las membranas retinianas, lo que las haría más resistentes al daño leve. La zeaxantina (junto con la luteína) se acumula en la mácula sana y ayuda a mantener la integridad y la salud de esta parte de la retina esencial para un rendimiento visual óptimo.
Otros estudios reconocerían la zeaxantina, administrada a personas en riesgo de desarrollar degeneración macular relacionada con la edad, para prevenir, durante un período de cinco años, la pérdida de visión en más de 300 mil personas mayores de 55 años. La ingesta de zeaxantina también mejoraría la visión en pacientes que ya padecen enfermedad macular. Finalmente, según otra investigación, la ingesta de zeaxantina también sería preventiva contra el riesgo de desarrollar degeneración macular relacionada con la edad.

Advertencia: la información proporcionada no es un consejo médico y puede no ser precisa. El contenido es solo para fines ilustrativos y no reemplaza el consejo médico.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *