Byctiscus betulae

Byctiscus betulae

El cigarrero de la vid (Byctiscus betulae, Linnaeus 1758) es un escarabajo perteneciente a la familia de Attelabidae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático, pertenece al Dominio Eukaryota, Animalia Kingdom, Subgenus Eumetazoa, Phylum Arthropoda, Subphylum Tracheata, Superclass Hexapoda, Class Insecta, Subclass Pterygota, Cohort Endopterygota, Superorder Oligoneoptera, Section Coleopteroidea, Order Coleyptera, Subder Coleyptera Curculionoidea, Familia Attelabidae, Subfamilia Rhynchitinae y, por lo tanto, al género Byctiscus y a la especie B. betulae.

Distribución geográfica y hábitat –
El cigarrero de la vid es un escarabajo extendido en toda Europa y es común en todas las regiones italianas donde vive en vid, pera, tilo y otros árboles ornamentales de hoja ancha.

Morfología –
Los adultos de Byctiscus betulae son pequeños escarabajos oscuros, de 6-8 y hasta 10 mm de largo, con una librea de reflejos metálicos azulados, verde dorado o verde parduzco, pero que tienden principalmente al verde oscuro ya que viven en plantas frondosas. Oscuridad a la que se adaptan para sobrevivir. En la etapa juvenil (que dura unos días), estos insectos tienen dimensiones más pequeñas y no más de 5 mm.
Tienen una armadura robusta que esconde dos pares de alas debajo que son:
– las primarias, de mayor tamaño, son elitrones, o alas esclerificadas que no realizan la función de vuelo, sino la de protección de las alas secundarias.
– Las secundarias, un segundo par de alas caracterizadas por dimensiones más pequeñas que las primarias, pero con la habilidad de vuelo particular que permite que estos especímenes se muevan rápidamente.
Las larvas son apodas y con la típica forma de «C».

Actitud y ciclo biológico –
El ciclo biológico de Byctiscus betulae comienza después de la eclosión de los huevos, que tiene lugar dos semanas después de la puesta; De estos surgen larvas, sin patas que inmediatamente encuentran alimento y refugio en los lugares apropiados donde las habían dejado.
En verano, con la caída de las hojas en las que se habían refugiado hasta entonces (los llamados cigarros) las larvas completan la metamorfosis en insectos adultos, luego se mueven unos 20 cm de profundidad en el suelo con la llegada del otoño y hasta fin de invierno, donde exceden el período de heladas (invernada).
En primavera y con el crecimiento vegetativo, en el período de mayo, los adultos emergen del suelo y se mueven sobre las plantas, en las áreas con presencia de hojas y brotes, en las que practican incisiones esperando el período de apareamiento.
Desde este momento, la hembra alcanza al macho y hace un agujero dentro del pecíolo de la hoja en la que se encuentran, luego espera a que se seque; posteriormente el macho comienza a enrollarlo perpendicularmente a la rama dándole la característica forma de cigarro, de donde deriva el nombre homónimo de la especie. En este punto, la hembra sella todo con un pegamento que produjo, para luego depositar cientos de huevos que, una vez abiertos, repetirán todo el ciclo biológico al igual que sus predecesores.
Por lo tanto, el insecto solo genera una generación anual y es muy polífago, ya que puede afectar la vid, algunos árboles frutales y muchas maderas duras ornamentales y forestales.

Rol Ecológico –
El cigarrero de la vid es un insecto que, a pesar de elegir vivir en varios tipos de plantas (vid, pera, tilo, álamo, cerezo y otros árboles de hoja ancha) es prácticamente inofensivo para la producción agrícola, ya que solo daña las hojas tratadas. como alimento o refugio, y no frutas o brotes necesarios para la producción de los agricultores.
Además, las grandes infestaciones son muy raras y, dada su presencia casi inofensiva, no se recomienda la lucha química contra este escarabajo, ya que afectaría las biocenosis de otros insectos y fauna.
Si desea disminuir la presencia de estos insectos, es aconsejable quitar las hojas en forma de «cigarro» en la primavera, para que las generaciones futuras vuelvan a estar en equilibrio.
Como se dijo, el daño causado es relativamente intenso y está determinado por el balanceo típico de la página de la hoja que es causado por el marchitamiento de la hoja por las incisiones hechas por las hembras en el pecíolo foliar sin causar su desprendimiento. Las hojas enrolladas, unidas por las secreciones emitidas por las propias hembras, parecen cigarros colgantes que son particularmente evidentes en la masa de hojas verdes.

Guido Bissanti

fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomología agraria. Parte especial Liguori Editore, Nápoles.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *