Alectoris graeca

Alectoris graeca

La perdiz griega (Alectoris graeca Meisner 1804) es un ave perteneciente a la familia Phasianidae.

Sistemática –
Desde el punto de vista sistemático, pertenece al Dominio Eukaryota, Reino Animalia, Phylum Chordata, Clase Aves, Subclase Neognathae, Orden Galliformes, Familia Phasianidae, Sottofamiglia Perdicinae y luego al Género Alectoris y a la Especie A. Graeca.
El parturus de la roca incluye cuatro subespecies:
– Alectoris graeca graeca (Meisner, 1804) – subespecie que se encuentra principalmente en los Balcanes;
– Alectoris graeca orlandoi Priolo, 1984 – generalizado en la península italiana;
– Alectoris graeca saxatilis (Bechstein, 1805) – vive en los Alpes, Eslovenia y los Apeninos del norte;
– Alectoris graeca whitakeri Schiebel, 1934 – endémica de Sicilia.

Distribución geográfica y hábitat –
La perdiz griega vivió a lo largo del Rin hasta el siglo XVI, actualmente las poblaciones de esta ave están restringidas a los Alpes, Italia, Turquía, Grecia y Asia Menor y una de sus subespecies aún vive en el norte de Asia.
Su hábitat está representado por los montículos de escombros en la frontera entre la taiga y la tundra, en el sur de la zona habita principalmente acantilados de montaña y tierras rocosas y descubiertas. Esta ave frecuenta, en general, laderas soleadas y bastante empinadas dominadas por vegetación herbácea y rica en afloramientos rocosos. En verano llega hasta los prados alpinos más altos interrumpidos por rocas, mientras que en invierno la persistencia de la nieve en el suelo los obliga a descender por los acantilados rocosos que dominan el fondo del valle.

Descripción –
La perdiz griega mide 35 cm de largo y tiene una envergadura de 50 a 55 cm.
Aparece con un color azulado en la parte superior y en el pecho, blanco en la garganta, con una franja negra en la frente y en la garganta, las alas de los intercambios parduscos tienden a ser rojos y con bordes negros; la parte inferior es de color óxido, las alas onduladas tienen un color marrón oscuro con las plumas externas de color rojo óxido primarias, con ángulos amarillentos y rojo en las esquinas.
Tiene ojos marrones, el pico es rojo, el pie es rojo pálido. El macho, que es prácticamente idéntico a la hembra, por lo tanto con un dimorfismo sexual bajo, tiene un espolón corto en el tarso y, en promedio, es un poco más grande.

Biología –
Alectoris graeca es una especie monógama que en invierno vive en grandes colonias; en primavera las parejas se aíslan y en las zonas alpinas la hembra entre junio y julio pone, después de 26 días, de 12 a 15 huevos, de color crema con manchas marrones débiles, en montones debajo de los arbustos o en acantilados empinados.
Solo en el caso de que la primera cría no vaya bien, podría comenzar una segunda. Las parejas reproductoras ocupan, a partir de abril, grandes territorios de algunas decenas de hectáreas.
La crianza dura 24-26 días y los polluelos pueden seguir inmediatamente a la gallina en busca de alimento.
Desde el período de dispersión de las crías (septiembre-octubre) hasta marzo, la especie es claramente gregaria y forma grupos compuestos por incluso más de 10 sujetos.
Este pájaro es reconocido por el grito que se asemeja a un Kakabi, kakabit, kakabe. La llamada metálica y repetida es inconfundible, pero se emite con regularidad solo en primavera en las primeras horas de la mañana y en la noche.

Rol Ecológico –
La perdiz griega se caracteriza por la agilidad, la astucia y la combatividad, corre y trepa muy bien, vuela de manera elegante y rápida, se sube a los árboles solo en caso de peligro. Esta ave se alimenta de todo tipo de sustancias derivadas de plantas y animales pequeños y también come la punta de los cereales jóvenes. Su dieta se basa en la investigación de plantas y pequeños insectos (en particular, saltamontes); en invierno se ve obligado a refugiarse en áreas donde las fuentes de alimentos no están cubiertas por nieve (acantilados rocosos y empinadas laderas orientadas al sur).
La perdiz de roca se clasifica como cercana a la amenaza ya que sus poblaciones están disminuyendo numéricamente un poco en todas partes. Las causas de este fenómeno son tan variadas como la pérdida de sus hábitats, la perturbación del turismo, la caza furtiva y la caza excesiva donde aún se permite.
Durante siglos, la agricultura de montaña y la cría de ovejas han proporcionado entornos artificiales que son muy favorables para las especies (campos en terrazas, praderas debido a la deforestación) y la reciente disminución de estas actividades es indudablemente negativa. De hecho, Coturnice evita los pastizales que no pastan con pastos altos, campos abandonados invadidos por árboles y arbustos.
En este momento, las poblaciones europeas se estiman en alrededor de 31-59,000 parejas reproductoras, con los contingentes más numerosos concentrados entre Italia y Croacia. En Italia, la población anidante de Coturnice fluctúa entre 10,000 y 20,000 pares. A nivel europeo se considera vulnerable, ya que ha sufrido una disminución en el 80% del área desde la década de 1980, un fenómeno que se ha producido en gran medida (y todavía está en curso) también en Italia.
Para reequilibrar las poblaciones de perdiz griega, se podrían adoptar medidas de gestión adecuadas, como el retorno a las actividades rurales tradicionales (agroecología), el control del turismo en áreas críticas y la regulación de la gestión de la caza, evitando en particular la práctica de la repoblación, a menudo llevada a cabo con individuos genéticamente inadecuados o incluso con sujetos de Ciukar que pueden, a través de la hibridación genética, dar lugar a fenómenos de contaminación genética. Además (como en otros galliformes), los polluelos en los primeros días de vida no tienen la capacidad de regular la temperatura corporal, por lo tanto, son extremadamente vulnerables al frío y la precipitación. La capacidad limitada para moverse hace que las malas condiciones climáticas también afecten drásticamente la supervivencia invernal. Otras causas de mortalidad son la depredación por aves rapaces, especialmente entre las hembras, que parecen ser más vulnerables en la temporada de reproducción, y las enfermedades epidémicas que pueden resultar de los sujetos liberados.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– C. Battisti, D. Taffon, F. Giucca, 2008. Atlas de aves reproductoras, Gangemi Editore, Roma.
– L. Svensson, K. Mullarney, D. Zetterstrom, 1999. Guía de las aves de Europa, el norte de África y el Cercano Oriente, Harper Collins Publisher, Reino Unido.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *