Alberi e vegetazione per le città del futuro

Árboles y vegetación para las ciudades del futuro

Los criterios con los que construimos y construimos las ciudades donde vivimos son el resultado de una visión antropológica incorrecta.
En los últimos tiempos, las ciudades de nuestro planeta se han alejado cada vez más de los principios en los que se basa el ecosistema y, hoy en día, nos encontramos tratando con centros de población llenos de smog, con condiciones ambientales poco habitables, especialmente en el período de verano, y muy baja calidad de vida.
Así, la humanidad se ha distanciado de sí misma mediante la hipótesis de un modelo de civilización alejado de los principios y constantes de la naturaleza.
El ecosistema del que somos parte y juntos se ha quedado fuera y nosotros fuera de él.
Así, la falta de árboles, vegetación y condiciones más naturales han disminuido todos esos «servicios» de su relevancia.
Los árboles (y la vegetación en general) son filtros naturales para el aire, gracias al proceso de fotosíntesis de clorofila que absorbe dióxido de carbono y produce oxígeno. Además, especialmente en grandes centros de población, retienen una gran cantidad de partículas a través de sus hojas y sus superficies.
Un papel importante es también el de los intercambios de gas. Los estomas de la hoja, presentes en el envés de la hoja, permiten el intercambio gaseoso entre el interior y el exterior: así las plantas absorben y eliminan los contaminantes gaseosos a través de su metabolismo. El proceso de absorción y metabolización de contaminantes es completado por los organismos que viven en la tierra, en contacto con las raíces de la planta.
Los árboles bien arreglados y recortados son un centro importante para absorber contaminantes.
Otro gran papel, asegurado sobre todo por los grandes árboles, es el de la mitigación del clima.
Ibimet (Instituto de biometeorología del CNR de Bolonia) ha llevado a cabo estudios en profundidad sobre la mitigación del clima urbano mediante el uso de árboles en la ciudad.
Veamos algunas características que surgieron de este estudio.
El hackberry (Celtis australis) ha demostrado tener el mejor rendimiento contra partículas finas. En la absorción de CO2, el tilo silvestre (Tilia cordata), el espino (Crataegus monogyna) y la ceniza (Fraxinus ornus) han demostrado ser excelentes.
En general, las mejores especies que pueden soportar la fuerte contaminación urbana son las autóctonas y las de la flora local, como la ceniza común, el orniello, el espino, el arce de campo, el arce platanoide, el arce de montaña (Acer pseudoplatanus), el bagolaro y el árbol de Judas ( Cercis siliquastrum), morera, aliso negro, carpe blanco, tilo y olmo.

El tilo silvestre, el fresno y el espino son algunas de las esencias que ofrecen la máxima asimilación de dióxido de carbono por metro cuadrado de hojas. Mientras que para los polvos finos, los olmos, las castañas de indias y los arces también son particularmente adecuados, además de los tilos.
Para tener una medida de la capacidad de absorción de estas plantas, solo piense que cinco mil plantas en un año absorben 228 kilos de PM10: igual a las emisiones de más de mil máquinas que cubren 20 mil kilómetros en 12 meses.
Absolutamente el tilo es una de las esencias que ofrece la máxima asimilación de dióxido de carbono por metro cuadrado de hojas.
También hay arbustos mediterráneos que metabolizan de manera óptima metales pesados ​​y partículas. Un estudio realizado por CREA (Consejo de Investigación y Análisis Agrícola de Economía Agrícola) identificó algunas esencias que eran excelentes para crear setos o barreras arbustivas más altas contra el smog: el acebo (Ilex aquifolium), el viburnum (Viburnum L.), el madroño (Arbutus unedo), la fotinia (Photinia serrulata), el laurel (Laurus nobilis), el eleagnus (Elaeagnus), la alheña (Ligustrum lucidum).
La reconversión y el diseño de las ciudades del futuro deberán tener en cuenta la creación de barreras y filtros que tengan en cuenta las áreas donde se concentra el tráfico, las plantas térmicas y la combustión industrial, para mitigar la emisión de sustancias nocivas como el polvo fino y metales pesados
Por lo tanto, los árboles y la vegetación tendrán que devolvernos a una condición antropológica de mayor equilibrio con impactos sociales y de calidad de vida significativamente mejores.
De hecho, la presencia de vegetación, además del papel antismog, es particularmente efectiva para la reducción directa de dióxido de carbono y para la mejora del microclima. En general, hay una reducción en el uso de combustibles fósiles de alrededor de 18 kilos por año para cada árbol. Cada planta plantada en un entorno urbano lleva a cabo una acción de reducción de CO2 equivalente a la de 3 a 5 árboles forestales de igual tamaño.
Pero los «servicios» de nuestros amigos verdes no terminan aquí.
Las plantas tienen la gran capacidad de interceptar, por ejemplo, uno de los metales pesados ​​más dañinos; Hablemos de plomo. Este metal pesado es uno de los elementos más peligrosos para la salud humana y es interceptado de manera diferente por diferentes especies de plantas: entre estos, los mayores valores de deposición foliar se encontraron en el eleagno, en la alheña y en el viburnum brillante.
Diversas pruebas han demostrado que la deposición de contaminantes en las hojas ha aumentado progresivamente entre junio y agosto, en un período de ausencia de lluvias, mientras que ha disminuido con la aparición de las primeras lluvias de otoño que evidentemente arrastraron parte del depósito. Del análisis microscópico en las hojas, se supo que el eleagno es el mejor acumulador, con un 0,60 por ciento del área foliar «cubierta», mientras que la alheña, con un 0,27 por ciento, registró el valor más bajo. .
Más allá del análisis y la capacidad de cada planta individual para realizar un servicio útil para la humanidad, también existe la relación entre estos y el ser humano, que se completa en aspectos mucho más complejos, como la emisión de sustancias que, Como información diversificada, hacen que la vida humana sea mucho más plena y estable.
Quizás la torre de Babel que hemos construido en los últimos tiempos está empezando a colapsar debido a la visión errónea de una evolución humana imposible que ahora ha llegado a su fin.

Guido Bissanti




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.