¿Las plantas tienen almas?

¿Las plantas tienen almas?

Las doctrinas sobre las que se fundó gran parte de la cultura moderna, con sus visiones sectoriales, y la consecuente epistemología científica nacen y se fortalecen, en gran parte, por el modelo galileano y newtoniano.
Dichos modelos han desarrollado buenas aproximaciones del universo hasta que se detienen en la experiencia y la medida del objeto único o fenómeno.
El advenimiento de la mecánica cuántica, a partir de Max Planck, a través de la teoría de la relatividad de Albert Einstein, las pruebas matemáticas de Erwin Schrödinger, para llegar, entre otros, a Werner Karl Heisenberg, con el principio de incertidumbre, ha cambiado sustancialmente el percepción del universo sensible del cual somos parte integral pero las consecuencias filosóficas y culturales aún deben ver la mayoría de sus frutos.
La ciencia moderna y, en consecuencia, incluso la técnica todavía están, en su mayor parte, basadas en el razonamiento y las aplicaciones mecanicistas, de modo que incluso la comparación de experiencias, métodos, datos y, por lo tanto, de conclusiones, entre modelos teóricos mecanicistas y modelos teóricos cuánticos.
A partir del siglo XIX, en particular a partir de 1840, año de publicación de La química en su aplicación en agricultura y fisiología del barón Justus von Liebig (arrepintiéndose posteriormente), Tompkins y Bird reconocen que el hombre, en lugar de colaborar con la naturaleza, tiene prefirió comenzar a usarlo con aditivos y fertilizantes artificiales para obtener la máxima productividad, con el resultado de un empobrecimiento progresivo de la tierra, si no de una contaminación real como en el caso del nitrógeno utilizado para los campos de maíz en Decatur.
Sin embargo, si se respeta la naturaleza, podría regenerarse con su propia fuerza. Según los escritos de finales del siglo XIX de Albrecht von Herzeele, las plantas pueden transmutar nitrógeno en potasio, fósforo en azufre, calcio en fósforo, magnesio en calcio, ácido carbónico en magnesio, esto se debe a que las plantas pueden para hacer transmutaciones de los elementos, por ejemplo, de manganeso de hierro, para lo cual la ciencia nuclear emplearía energías gigantescas.
Por ejemplo, Louis Kervran, al observar que los pollos eran capaces de transformar el silicio contenido en las migas de mica en la piedra caliza de sus huevos, dedujo que la materia tiene propiedades desconocidas, y que las transformaciones operadas por los organismos vivos dentro de ellas no pueden ser solo naturaleza química
Por esta razón, la percepción de la realidad observada se ve afectada por ese viejo vestido galileo, que tiene el gran mérito de haber inventado el método científico, pero que ahora tiene que encontrar nuevas formas de representación y verificación científica.
Así, en el campo de la ecología, la «disfunción» del modelo mecanicista ha producido el concepto de pesticidas o de ciertos modelos de fertilización del suelo, sin comprender el «todo», que es el ecosistema donde, como en una función de onda, Si cambiamos un factor, varía totalmente la ecuación completa y los equilibrios consecuentes.
También el enfoque con los seres vivos, con sus funciones, roles, características, esencia, etc., se ha abordado, sobre todo en el pasado, para individuos; dentro de esta representación, se descuidaron numerosos factores que podrían haber dicho más sobre la naturaleza profunda de cada ser vivo.
Este es el caso, entre otros seres vivos, de las plantas, que se han observado fundamentalmente en su apariencia externa y de datos e información directos pero a menudo no relacionados y en profundidad.
En este sentido, muchos trabajos y muchos enfoques diferentes que han buscado, o comenzado a investigar, aspectos que hasta hoy se consideraban casi tabú o el resultado de una subcultura, vienen a nuestro encuentro en este sentido.
Este es el caso de las abejas que explotan sus pelos muy delgados que cubren todo el cuerpo, capaces de vibrar a diferentes frecuencias dependiendo del campo eléctrico que están sintiendo. Este es el secreto que permite que las abejas y los avispones se «comuniquen» con las flores, interpretando las señales eléctricas emitidas por ellas para comprender cuándo es el mejor momento para posar.
En este sentido, la publicación de Peter Tompkins y Christopher Bird, sobre su investigación en el mundo de las plantas, apunta precisamente a la posibilidad de que las plantas no solo sean organismos pasivos similares a los autómatas, sometidos a fuerzas ambientales, sino que tengan la capacidad de para comunicar, percibir eventos, memorizarlos e incluso sentir emociones.
La idea del libro nació después de los experimentos de un operador de la policía estadounidense sobre las reacciones electromagnéticas de una planta registrada por una máquina de la verdad.
En la introducción, Tompkins y Bird explican que el biólogo austriaco Raoul Heinrich France había teorizado que «el estado consciente de las plantas podría haberse originado en un mundo sobrenatural de seres cósmicos que los sabios hindúes, mucho antes del nacimiento de Cristo, dieron el nombre de Devas y eso, como hadas, elfos, gnomos, sílfides y una gran cantidad de otras criaturas, eran parte de la visión directa y la experiencia de la clarividencia entre los celtas y otros psíquicos «.
En el estudio de Tompkins y Bird, primero examinamos la figura de Cleve Backster, con sus experimentos con el galvanómetro destinados a registrar las variaciones del campo eléctrico emitido por las plantas con respecto a las intenciones y estados de ánimo de los hombres, a través de electrodos aplicados al las hojas.
La conclusión de Backster fue que las verduras son capaces de capturar las intenciones humanas y de distinguir si son verdaderas o simuladas. El doctor japonés Ken Hashimoto también tradujo su actividad vital grabada por la máquina en una especie de música o canción.
Los autores profundizan el análisis llegando al investigador Jagadish Chandra Bose, quien demostró que las plantas usan señales eléctricas para la comunicación interna, teorizando una forma de inteligencia que les permite aprender de la experiencia y adaptarse al entorno. tu propio crecimiento y actitud.

Además, Tompkins y Bird también ilustran las posibilidades de una relación entre las armonías musicales y las formas de las plantas, citando entre otros los trabajos de Hans Kayser, y dos investigadores canadienses, Mary Measures y Pearl Weinberger, y otras investigaciones que informamos en la contribución “musica favorita de las plantas”.
Mary Measures y Pearl Weinberger descubrieron que el crecimiento de las plantas es sensible al tipo de música a la que están expuestas: la melódica clásica produce efectos positivos, lo que permite aumentar las cosechas, la roca dura a la percusiva es cacofónica.
El antroposofista Rudolf Hauschka agregó que las plantas no solo generan materia, sino que la espiritualizan nuevamente, de acuerdo con un ritmo dictado también por las fases de la luna.
No solo cuando alimentamos o vivimos entre las plantas, asimilamos en diversas formas (alimentos, electromagnética, etc.) la información que nos transmiten, información que es aún más completa y corrobora si estamos en presencia de una alta biodiversidad y de los más pobres. si estamos en presencia de baja variabilidad genética y biodiversidad.
En este sentido, las plantas nos ayudan a vivir, no solo alimentos, decocciones o infusiones, sino también como elementos naturales capaces de mediar entre el cielo y la tierra, entre el aire y el agua, y por los impulsos de certezas y información que pueden dar al alma humana y quizás también a otros seres vivos.
El trabajo también menciona al bioquímico Ehrenfried Pfeiffer, un practicante de agricultura biodinámica, que descubrió formas de revelar lo que Rudolf Steiner llamó las fuerzas formativas etéricas de las formas vivas, usando la cromatografía.
El libro de Tompkins y Bird termina con una visión que debe cambiar por completo nuestro paradigma de la vida y, por lo tanto, también la percepción de la naturaleza y las futuras aplicaciones de la agricultura.
«La atracción del mundo hipersensible del vidente, o los mundos dentro de los mundos, es demasiado fuerte para rendirse, y las apuestas son demasiado altas ya que podrían incluir la supervivencia de nuestro planeta». Cuando el científico está desorientado frente a los secretos de la vida vegetal, el vidente ofrece soluciones que, aunque increíbles, son más lógicas que los susurros de los académicos; También dan un significado filosófico a la totalidad de la vida. Este mundo hipersensible de plantas y hombres, apenas tocado en el presente volumen, será explorado en la próxima, La vida cósmica de las plantas «.
Una conclusión mucho más en línea con la mecánica cuántica, que probablemente no sea la última frontera de la ciencia.
En mi publicación “Plan de experiencias y niveles de bienestar”, este nuevo enfoque de la percepción de la realidad está fuertemente subrayado, llevado a cabo en un nivel superior de comprensión de la realidad.
Interesante es el trabajo de 1848 cuando Gustav Theodor Fechner, físico y filósofo, desafía audazmente la rígida jerarquía que coloca a los seres vivos, animales y plantas, en una escala descendente, de los superiores a los inferiores, colocándolos al servicio de los primeros: » ¿Por qué no debería haber, además de las almas que caminan, lloran, comen, incluso almas que florecen silenciosamente y esparcen olores?
A partir de la concepción panpsiquista de la animación universal de la naturaleza, Fechner procede a través de observaciones científicas, refutaciones lógicas y, en ocasiones, provocaciones: después de todo, incluso «las plantas se alimentan de hombres y animales», o dióxido de carbono producido por los pulmones. y los efectos de la descomposición. Pero su intención no es subvertir, sino volver a la unidad. La analogía, la poesía como instrumento de conocimiento, adquiere entonces un valor supremo, como «la naturaleza que se abre paso a través de las ideas que la educación nos ha imbuido artificialmente».
Así comenzó a tomar forma y comprender mejor las culturas antiguas, como los celtas, un pueblo que vivía en una fuerte simbiosis con el bosque. Los celtas tenían un horóscopo en el que ingresaron hasta 21 árboles, que dan sus características a los nacidos en ciertos momentos.
En última instancia, tal vez sea imposible hoy decir si las plantas u otros seres vivos tienen alma porque, de hecho, la ciencia no ha definido (y no pudo definir) el concepto de alma, y ​​también porque la definición del alma también se ve afectada por un viejo atuendo antropológico que no contrasta con las religiones pero que sufre de una cultura materialista que muere por morir.
El asunto es solo la expresión perceptible por nuestro radar de los sentidos, pero muy por encima de ellos.
En este sentido, la materia es solo la expresión más superficial de un universo donde todo es uno y, por esta razón, cada componente está compuesto de aspectos tangibles y aspectos que no son «visibles».
Por esta razón, todo, incluso las plantas, son la manifestación perceptible de un piso superior del cual quizás la ciencia no puede explorar todos los niveles; hoy, sin embargo, necesariamente debe comenzar a abordarlos de una manera totalmente diferente.

Guido Bissanti




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *