Turdus merula

Turdus merula

El mirlo (Turdus merula Linnaeus, 1758) es un ave paseriforme que pertenece a la familia Turdidae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático, pertenece a las partes: Dominio Eucariota, Reino Animalia, Subgénero Eumetazoa, Superphylum Deuterostomia, Phylum Chordata, Subphylum Vertebrata, Superclase Tetrapoda, Clase Aeronaves, Subcategoría: Aeronaves, Peces. Turdidae y por lo tanto al género Turdus y a la especie T. merula.

Distribución geográfica y hábitat –
El mirlo, después del gorrión, es el ave más extendida en Europa, con la excepción del norte de Escandinavia y en Italia. También está presente en Asia, en el noroeste de África, en Canarias y en las Azores.
El hábitat natural del mirlo es el bosque, pero se adapta a la vida en cualquier entorno donde existen las condiciones para anidar: de hecho, se puede encontrar en huertos y viñedos y en áreas urbanas en contacto con el hombre.
Turdus merula se reproduce en Europa, Asia y África del Norte, y se introdujo en Australia y Nueva Zelanda.
Tiene un cierto número de subespecies relacionadas con los diferentes hábitats del mundo, entre estos recordamos:
– T. m. merula, la subespecie nombrada, que comúnmente crece en la mayor parte de Europa. Una pequeña población crece en el valle del Nilo y está presente en el Mediterráneo, incluyendo Chipre y el norte de África. Las aves introducidas en Australia y Nueva Zelanda son de esta subespecie.
– T. m. Azorensis es una raza pequeña que se reproduce en las Azores. El macho es más oscuro y brillante que una merula.
– T. m. Cabrerae, que encontramos en Madeira y en el oeste de las Islas Canarias.
– T. m. mauretanicus, que encontramos en el centro y norte de Marruecos, en la costa de Argelia y en el norte de Túnez.
– T. m. Aterrino que vive en Hungría, el sur de Grecia, Creta, el norte de Turquía y el norte de Irán.

Descripción –
El Turdus merula es reconocido por algunos personajes esenciales, a pesar de tener un cierto dimorfismo sexual. El macho mide hasta 25 centímetros de largo y presenta un plumaje generalmente completamente negro o marrón oscuro, con un pico y un contorno de ojos de color amarillo brillante que tiende a naranja. Las patas son de color marrón y escamosas.
La hembra es, por otro lado, más pequeña y más larga, de 15 a 22 cm, con un color marrón oscuro, con una garganta más clara y veteada. Los juveniles y las hembras presentan una coloración marrón del pico, en lugar de amarillo o naranja. En los ejemplares masculinos a veces se presentan fenómenos de leucismo, que se resaltan con el color blanco de parte de los remiges primarios o caudales.
En algunos casos, los fenómenos de albinismo pueden estar presentes, dando lugar a individuos con cuerpos blancos y ojos rojos.

Biología –
Los mirlos son aves que generalmente viven en parejas aisladas pero, durante la migración, tienden a volverse más sociales y se reúnen en bandadas.
En condiciones naturales, la vida de un mirlo es de 2 o 3 años, pero si se cría en cautiverio y en condiciones favorables, pueden vivir mucho más tiempo, alcanzando los 15-20 años.
Estos son animales omnívoros que se alimentan principalmente de frutas, bayas y pequeños invertebrados, como las cucarachas, lombrices de tierra, etc.
Para su reproducción, el mirlo hembra construye un nido en las ramas de los árboles, en los arbustos o en agujeros en el suelo.
Dentro de esto, la hembra pone de 4 a 6 huevos de color azul grisáceo e irregularmente manchados con puntos grises tres veces al año.
Después de una observación cuidadosa, se puede ver que el nido se construye a alturas desde el suelo, dependiendo de si se trata de una primera, segunda o tercera cría.
El período de incubación de los huevos va de catorce a quince días y la incubación se cura principalmente de la hembra, aunque, en raras ocasiones, también el macho puede colaborar.
Durante el invierno, el mirlo se mueve de los países más septentrionales a los más cálidos, mientras que en las zonas templadas, como Italia, está presente durante todo el año.

Papel ecológico –
El mirlo macho protege y defiende su caldo de cultivo, ahuyenta a otros machos realizando un ritual que consiste en una carrera corta, donde la cabeza primero se levanta y luego se dobla junto con la cola.
Si se produce una batalla entre los mirlos machos, generalmente el intruso es expulsado pronto.
Además, el mirlo hembra puede ser agresivo, especialmente en primavera cuando compite con otras hembras por una buena área de anidación, e incluso si las peleas son menos frecuentes, tienden a ser más violentas.
Mientras esté disponible en invierno, tanto el macho como la hembra permanecerán en su territorio durante todo el año, mientras ocupan diferentes áreas. Las especies migratorias de Turdus merula son más sociables, viajan en pequeños grupos y se alimentan en zonas de invernada. El vuelo de las aves migratorias se caracteriza por momentos de rápido aleteo de las alas intercaladas con momentos en los que se deslizan o se sostienen en las corrientes de aire.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.- C.Battisti, D. Taffon, F. Giucca, 2008. Atlas de aves reproductoras, Gangemi Publisher, Roma.- L. Svensson, K.Mullarney, D. Zetterstrom, 1999. Guía para aves de Europa, norte de África y Oriente Próximo, Harper Collins Publisher, Reino Unido.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *