Cómo crecer Syringa

Cómo crecer Syringa

Syringa o Lilacs son un género de plantas perteneciente a la familia Oleacee, originaria de Europa y el norte de Asia, el Lejano Oriente, Persia. Este género incluye una treintena de especies de arbustos de hasta 6 m de altura, algunas especies como Syringa persica, Syringa chinensis, Syringa dubia y Syringa villosaa, tienen un interés modesto como plantas decorativas; mientras que el arbusto fuerte y rústico Syringa vulgaris, ahora extendido y espontáneamente naturalizado en la cuenca mediterránea, se cultiva ampliamente como una planta ornamental con numerosos híbridos y cultivares de una o dos flores.
Entre los híbridos recordamos el Syringa diversifolia, el syringa persica y el syringa prestoniae. Estos híbridos se obtuvieron entre los cruces de Syringa vulgaris con la variedad villosa y otros híbridos.
La Syringa vulgaris tiene fuertes ramas ascendentes, que tienen hojas grandes en forma de corazón, flores pequeñas y muy fragantes, coloreadas con blanco puro, violeta o lila, reunidas en panículas piramidales, que florecen en el período entre abril y mayo. En esta hoja veremos cómo cultivar la Jeringa. , con las técnicas agronómicas más adecuadas.
Por su cultivo se recuerda que es una planta apta para uso ornamental, en parques o jardines para la formación de setos altos, matorrales de flores, grupos aislados, etc.
Para comenzar a cultivar Syringa, o Lilacs, es necesario saber que esta planta prefiere las posiciones soleadas, en suelos de textura media, con pH ácido o semiacido. Además, es preferible que el área donde se cultive se caracterice por un clima de verano húmedo.
Las lilas se deben plantar en el período de septiembre a mayo. De hecho, la operación debe realizarse lejos de los períodos fríos y las heladas fuertes. Si se cultiva en campo completo, la planta se entierra en un agujero de al menos medio metro de profundidad. Antes de plantar, hay que tener cuidado de trabajarlo finamente y fertilizar con estiércol maduro. Si la planta se compra en macetas, debe retirarse del recipiente y sumergirse durante unos segundos en un balde de agua para hidratar el pan molido. Luego, las raíces que sobresalen fuera del pan molido se separan y entierran delicadamente. En esta etapa, la parte superior de la planta debe coincidir con la superficie del suelo.

La lila debe someterse a una operación particular de replantación, o más bien a la transferencia del contenedor al suelo. Para las plantas que crecen en macetas, deben trasplantarse en el campo después de unos tres o cuatro años. En caso de crecimiento excesivo, el trasplante o el trasplante se pueden realizar cada dos años.
Para la fertilización se recuerda que la Lila, a pesar de ser una planta sin necesidades particulares, recomienda fertilizarla con un estiércol maduro para ser enterrado al pie de la misma durante el otoño. En ausencia de fertilizante orgánico, prefiera solo fertilizantes químicos para plantas con flores o rosales. Estos tipos de fertilizantes deben administrarse preferiblemente en la primavera. La fertilización de las plantas debe realizarse mensualmente. Asegúrese de que, en el caso de los fertilizantes sintéticos que tienen una buena cantidad de microelementos, en cuanto a la poda, esto debe hacerse inmediatamente después de la floración de primavera, para favorecer la formación de brotes de verano que traerán las flores en el año siguiente.
La multiplicación, en cambio, puede llevarse a cabo ya sea cortando, colocando capas, injertando sujetos obtenidos de semillas, vástagos o por medio de ventosas de raíces. La planta debe ser regada en el período comprendido entre finales de abril hasta el comienzo de la temporada de lluvias y menos caliente.
También debe recordarse que esta planta fragante ha sido ampliamente utilizada en el pasado también con fines curativos. La decocción de la corteza se utilizó como febrífugo, a partir de la infusión de las hojas se le atribuyeron propiedades descongestionantes para el hígado y la digestión. Con flores, se prepararon perfumes y se hizo aceite de masaje (a través de la maceración) para combatir el reumatismo y el dolor. En la actualidad, los gemmoderivados (glicerina macerada de Syringa vulgaris) se encuentran como un tónico para el corazón y la circulación. Las flores frescas, según las creencias antiguas, podrían servir para alejar a los espíritus de los lugares frecuentados. Además, el aceite se usaba en rituales de equilibrio mental, poderes psíquicos y purificación.
Las flores de Syringa vulgaris son comestibles y se pueden usar en la cocina para preparar algunas recetas.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *