Parque Nacional de la Isla Pantelleria

Parque nacional de la isla pantelleria

El Parque Nacional de la Isla Pantelleria, cuyo código WDPA es: 555529737, es un área natural protegida ubicada en Sicilia, en la Isla de Pantelleria.
El Parque fue establecido por decreto del Presidente de la República el 28 de julio de 2016 y es, en orden cronológico, el último parque nacional italiano que se estableció, y el primero en Sicilia.
El Parque Nacional de la Isla de Pantelleria, ocupa el 80% de la isla, con una variedad de paisajes relacionados con la naturaleza volcánica de la isla: flujos de lava, favare, lagos volcánicos y aguas termales. Las paredes de piedra seca y las terrazas dan testimonio de ingeniosas prácticas agrícolas de memoria antigua, que preservan la preciosa biodiversidad. En 2014, la «Práctica agrícola de la vid en Alberello» se incluyó en la lista de la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad y en 2018 el «Paisaje de piedra seca de Pantelleria» se inscribió en el Registro Nacional de Paisajes Rurales Históricos. Entre los cultivos con vides, olivos y alcaparras brotan los dammusi, antiguas unidades de piedra de lava con paredes secas y techos abovedados de color blanco. Las áreas arqueológicas son un museo muy extendido en la zona: asentamientos que datan de la Edad de Bronce, un pueblo del siglo XVI aC, tumbas megalíticas únicas en el mundo, una última Acrópolis Púnica y un asentamiento romano del siglo V DC.
El territorio del parque se divide en tres zonas:
– zona 1, de significante naturalista, paisajístico, agrícola y / o histórico, con un grado mínimo o nulo de antropización;
– zona 2, de valor naturalístico, paisajístico, agrícola y / o cultural-histórico, con grado limitado de antropización;
– Zona 3, de valor paisajístico y / o histórico-cultural, con un alto grado de asentamiento humano.
La vigilancia del territorio está a cargo del Cuerpo Forestal de la Región de Sicilia, junto con la Unidad de Mando para la protección forestal, ambiental y agroalimentaria de los Carabinieri.

La flora –
La vegetación de la isla de Pantelleria es bastante compleja, en comparación con las otras islas sicilianas. Desde el nivel del mar hasta 250 m de altitud, encontramos el matorral bajo o garigue que se refiere a la comunidad de Periploco-Euphorbietum aspalathoidis; además encontramos una vegetación arbustiva-arbórea con pinares de Pinus pinaster y P. halepensis, mezclada con Quercus ilex, que forma parte de la asociación Pino-Genistetum aspalathoidis, en la que participan diferentes especies, como Erica spp., Rosmarinus officinalis, Cistus spp. ., Calycotome villosa y Genistha aspalathoides. A altitudes superiores a 500 my en los valles hay matorrales puros de Q.exex. La vegetación climática está representada por el Erico-Quercetum ilicis, caracterizado por la presencia de Q. ilex, Erica arborea y Arbutus unedo, que también están acompañados por Pistacia lentiscus, Phyllirea angustifolia, Daphne gnidium, etc. La abundante ropa de cama y la capa de humus de estos entornos boscosos albergan numerosas especies pertenecientes a la mesofauna, un índice de gran diversidad tanto a nivel de la basura como a nivel de los primeros 20 cm de suelo, en diferentes áreas de la maleza.
En estos hábitats encontramos un total de especies censadas (a partir de 2014) igual a 640 especies, incluidas 13 endemismos y 63 especies raras y muy raras para la isla. La siguiente es una lista de especies endémicas:
Anthemis secundiramea ssp. cossyrensis, también reportada para las islas maltesas;
Filago lojaconoi, también reportado para Linosa;
Genista aspalathoides var. gussonei, típico de los maquis y garriga;
Helichrysum rupestre var. errerae, variedad ubicada en el tramo de costa entre Suvaki y Punta Tre Pietre;
Limonium cossyrensis, que se encuentra solo en la zona costera entre Arenella y Punta Tre Pietre;
Limonium secundirameum, limitado solo a la parte externa de las orillas del sur del lago Specchio di Venere;
Matthiola incana ssp. pulchella, subespecie típica de las zonas costeras rocosas de Pantelleria;
Medicago truncatula var. cossyrensis, encontrada en áridos incultos;
Plantago afra ssp. Zwierleinii, también encontrado en las islas Pelagie y Maltés, típico de los áridos y pastizales no cultivados;
Sedum rubens var. cossyrensis, típica de lugares pedregosos, incluso muy poca tierra;
Senecio leucanthemifolius var. cossyrensis, típica de incultos cerca del mar;
Serapias cossyrensis, una orquídea típica de las etapas más avanzadas de la sucesión de los maquis mediterráneos de 300 a 836 m de la Gran Montaña;
Trifolium nigrescens ssp. nigrescens var. Dolychodon, típico de prados áridos y sin cultivar.
Desde el punto de vista fitosiológico, la principal comunidad de la isla son los maquis mediterráneos, que se presentan con todos los aspectos principales, desde las etapas pioneras hasta el clímax, representados por los bosques de encinas de Quercus ilex (ballùtu), algunos de los cuales son centenarios.

En las áreas más altas, es dominante el Pinus pinaster (pino marítimo, zappínu), considerado entre los reservorios de biodiversidad más antiguos de la especie. A lo largo de los tramos de litoral más áridos y orientados al sur prevalecen Pinus halepensis (pino carrasco, déda o zappínu mánzu). La mayor parte del territorio está ocupado por matorrales bajos, dominados por géneros como Erica, Pistacia, Calycotome, Cistus, Arbutus unedo (corbezzolo, mbriákuli), etc. En las zonas más secas o más arrastradas por el viento, cerca del mar, la zona baja da paso a la garriga, con especies xerofíticas, adaptadas a la falta crónica de agua, como Thymus capitatus, Rosmarinus officinalis, Thymelaea sp. Otros elementos típicos son la vegetación del lago Bagno dell’Acqua, un cráter volcánico que alberga una vegetación arbustiva y espesa hgrófila típica de los humedales salobres, y la de los acantilados, típicamente halófilas y xerófilas. A estos se agregan las comunidades muy especiales de ambientes térmicos, dominados principalmente por microflora (cianobacterias) y especies hrrófilas.

Fauna –
También desde el punto de vista faunístico, Pantelleria se caracteriza por ser un enlace entre el sur de Europa y el norte de África. Hasta la fecha, las poblaciones de fauna son solo parcialmente conocidas, con algunas ideas solo sobre algunos animales terrestres, como los vertebrados y especialmente los insectos.
En lo que respecta a estos últimos, el territorio de la isla es decididamente heterogéneo, característica que permite la presencia de múltiples nichos ecológicos. La heterogeneidad ambiental significa la presencia de múltiples áreas de refugio para cualquier animal o planta, en la cual ningún depredador o competidor puede alcanzar. Todo esto se refleja en el número total de especies de artrópodos (gran agrupación de animales como insectos, crustáceos, arañas, ciempiés, etc.) que conoce la isla, más que las otras islas. En particular, para Pantelleria se han contabilizado 1096 diferentes especies de artrópodos, muchas de ellas de origen africano y algunas de las cuales tienen a Pantelleria como el único hogar del mundo. En particular, para la isla de Pantelleria se han encontrado 14 endemismos en el momento:
entre los crustáceos isópodos (cerditos de San José, purceddrúzzi de San Ghjuséppe), citamos a Spelaeoniscus vandeli, que probablemente evolucionó de una especie africana similar;
Entre los grillos, Gryllotalpa cossyrensis, circunscrito en las orillas del lago Venus, entre los bichos, Apterola kunckeli focarilei, entre los escarabajos (escarabajos, cetonias, mariquitas, lombrices, lombrices de madera, gérmenes de la madera), Danacaea caneparii, Heliopathes avarus donatelaceasceas, chinas, gérmenes, costumbres, gérmenes, costumbres, gérmenes, costumbres, gérmenes, animales, caracoles, animales, animales y animales. bipunctata romanoi, Scymnus caprai, Stenostoma cossyrense, Alaocyba separanda, Otiorhyncus cossyrensis, Pseudomeira cossyrica;
entre las hormigas, Leptanilla poggii, una hormiga con un exoesqueleto amarillo oscuro intenso observada por primera vez en 1991 en una muestra de hojarasca en la base de encinas en la llanura de Ghirlanda. Como reptiles, recordamos a la serpiente Coluber hippocrepis, una especie del Mediterráneo occidental (Ibero-sardo-Magreb), que emigró desde Túnez en la antigüedad, se estableció en Cerdeña y posteriormente en Pantelleria. Se han encontrado varias especies de lagartos de origen africano, incluyendo Lacerta podarcis sicula.
En cuanto a la avifauna, la variedad de aves en la isla es notable: 260 especies, muchas de las cuales anidan permanentemente y otras se observaron durante la temporada migratoria, en primavera y otoño. De hecho, Pantelleria se encuentra en las principales rutas migratorias y es un lugar para detenerse y descansar en el viaje entre Europa y África. Entre las aves rapaces recordamos la águila de la estepa y el halcón peregrino. Cerca de las aguas del Lago Specchio di Venere no es raro ver garzas grises y rojas, flamencos rosados, grullas, caballeros de Italia y cigüeñas. A esta riqueza, agregamos algunas especies de anidación, entre las que se encuentran dos raras que, en Europa, solo anidan en la isla: el beccamoschino ibérico y la teta azul argelina.
Dado que Pantelleria es un puente entre África y Europa, muchas especies de aves cruzan el Mediterráneo en ambas direcciones, incluso especies raras, como el enigmático halcón de la reina (Falco eleonorae), cuya silueta negra frecuentan Los cielos de la isla. Otras especies de la familia falconiforme están presentes: la cometa negra, el halcón peregrino, los buitres, el harris. Un espectáculo para admirar es en primavera, cuando grandes bandadas de estos llegan desde África, navegando en el mar, transportados por corrientes ascendentes. No es difícil ver en los cielos de la isla el contorno blanco de un buitre egipcio o de águilas menores como el águila de Bonelli y el aguilucho. Sin embargo, el Falco más característico de la isla es «u Sicarro», el cernícalo, una especie sedentaria que ha colonizado todos los acantilados de la isla. Otras aves raras que frecuentan la isla son el Gruccione (Merops apiaster) llamado localmente scilakilà, el jay marine, el upupa (katabúbbo), el oriolo llamado ghiannúni, todas aves apreciadas por el color de su plumaje. Deben ser incluidos entre los visitantes regulares de la isla, zorzales, mirlos, becadas, codornices, aunque a los vadeadores se les debe dar una mención adecuada: muchos son las garzas grises y rojas, las garzas nocturnas, el ciuffetto de Garzette, los caballeros de Italia, la avoceta y las grullas. Un guiño a la Gran Montaña, que es la única estación europea donde anidan el colorido argelino azul argelino y, como se mencionó, el raro Beccamoschino.
Entre los mamíferos, se menciona el murciélago Plecotus, presente sobre todo en las cuevas naturales de Gelfisér. El conejo salvaje está muy extendido, un flagelo para el cultivo de la vid. También recordamos el pequeño roedor Crocidura ichnusae, un pequeño ratón presente solo en Túnez, Cerdeña y Pantelleria.

Guido Bissanti




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *