Colchicina

La colchicina

Colchicina, cuyo término en la nomenclatura IUPAC es: 7-acetamido-6,7-dihidro-1,2,3,10-tetrametoxibenzo [a] heptalen-9 (5H) -ona y cuya fórmula bruta o molecular es: C22H25NO6, es un alcaloide que se encuentra y puede extraerse en plantas del género Colchicum (especialmente Colchicum autumnale), pero también está presente en plantas del género Gloriosa, Androcymbium y Merendera.
Su estructura química fue identificada definitivamente solo en 1955 por H. Corrodi, E. Hardegger. La colchicina se presenta en forma de un polvo amarillento, inodoro, cristalino o amorfo y es muy soluble en cloroformo, etanol y agua.
La colchicina se usa actualmente para el tratamiento de la gota, pero, según algunas investigaciones, parece ser útil en varios síndromes con fenómenos flogísticos. Además, la colchicina se utiliza para aliviar los síntomas de la «fiebre mediterránea familiar» (FMF), una enfermedad autoinflamatoria que pertenece a la categoría de «fiebre periódica» (FP).
Además, en los últimos años, la colchicina se ha utilizado, a nivel cardiológico, en el tratamiento de la pericarditis y en la prevención de las recidivas de este proceso inflamatorio pericárdico (como el síndrome de Dressler).

En el caso de la gota, el mecanismo de acción de la colchicina aún no se conoce, aunque se cree que actuando sobre ciertas proteínas dentro del cuerpo puede aliviar los síntomas de la gota.
La colchicina se toma generalmente por vía oral en forma de tabletas o cápsulas. Sin embargo, también se puede administrar mediante inyecciones directamente en una vena.
Entre los efectos secundarios, en el uso de la colchicina, recordamos que este alcaloide puede aumentar la sensibilidad a las infecciones. Por esta razón, es importante evitar el contacto con personas que padecen enfermedades infecciosas e informar al médico en caso de fiebre, dolor de garganta, sarpullido o escalofríos.
Además, el medicamento puede disminuir las plaquetas y exponerlo a un mayor riesgo de hematomas y sangrado.
Otros posibles efectos secundarios del uso de la colchicina incluyen: diarrea, náuseas, dolor de estómago y vómitos.
Por lo tanto, es recomendable consultar a un médico inmediatamente, en caso de presencia o síntomas de: erupción cutánea, urticaria, picazón, dificultad para respirar, opresión en el pecho, hinchazón de la boca, cara, labios o lengua, dolor, sensibilidad o debilidad en los músculos ( con o sin fiebre o fatiga), entumecimiento u hormigueo en los dedos de las manos o pies, labios, lengua o palmas de las manos pálidas o grises, cansancio o debilidad inusuales.
Además, no debe tomarse colchicina si tiene problemas de hígado o riñón y está tomando algunos medicamentos específicos.
Otra recomendación es que no debe comer toronja ni beber su jugo durante el tratamiento con este alcaloide.
Además, antes de comenzar a tomar colchicina, es importante informar a su médico: sobre cualquier alergia al ingrediente activo, sus excipientes o cualquier otro medicamento o producto alimenticio de otros medicamentos, hierbas medicinales y suplementos que esté tomando. Misma previsión si sufre (o ha sufrido) problemas hepáticos o renales, o si está embarazada o dando el pecho.

Advertencia: La información proporcionada no es un consejo médico y puede no ser precisa. Los contenidos son solo para fines ilustrativos y no reemplazan el consejo médico.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *