Periphyllus acericola

Periphyllus acericola

El áfido del arce (Periphyllus acericola (Walker)) es un recuerdo de la familia Aphididae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático, pertenece al dominio Eukaryota, Animalia Kingdom, Subgénero Eumetazoa, Superphylum Protostomia, Phylum Arthropoda, Subphylum Hexapoda, Class Insucts, Epopeya, Epopeya, Epopeya, Subclase, Epopeya, Subclase, Epopeya, Subcategoría, Pieza Delantera Sternorrhyncha, Superfamilia de Aphidoidea, Familia Aphididae, Subfamilia Chaitophorinae y por lo tanto al Género Periphyllus y a la especie P. acericola.

Distribución geográfica y hábitat –
El áfido del arce es una de las aproximadamente 40 especies de Periphyllus que viven principalmente en la parte inferior de las hojas, pecíolos y brotes jóvenes, especialmente del Acer pseudoplatanus. La principal área de difusión de Periphyllus acericola es Europa.

Morfología –
Los perífilos son pequeños áfidos amarillentos o verdosos, con una longitud de cuerpo adulto de 3,0 a 3,5 mm. Las formas aladas de este áfido pueden ser reconocidas por las grandes barras oscuras abdominales transversales abdominales que se encuentran separadas entre los segmentos.
Los fundadores de Periphyllus acericola son de color marrón verdoso, muy vellosos con numerosos tubérculos negros. Son inusualmente grandes, con una longitud de cuerpo de hasta 4,5 mm.

Actitud y ciclo biológico –
El áfido del arce pasa el invierno en la fase de huevo, en las ramitas de plantas hospedadoras como Maple y Frassino. .
Estos áfidos viven en colonias bajo las hojas y en los brotes de los arces; las ninfas de Periphyllus acericola se alimentan de los brotes de un año de estas plantas, alcanzando la madurez en grandes poblaciones a mediados de abril. Las picaduras de este áfido causan una detención del desarrollo y una ligera deformación de brotes y hojas jóvenes.
Además, estas colonias producen una abundante mielada que mancha la vegetación y el bajo aroma con las consecuencias directas e indirectas que esto conlleva. De hecho, la ligamaza causa asfixia a las hojas y favorece el establecimiento de fumaggini que agrava aún más el daño; Finalmente, en los parques, jardines y avenidas, la mielada abundante causa problemas en el uso del mobiliario urbano de estos lugares (bancos, estacionamientos, etc.).
Al igual que con otros áfidos, incluso para Periphyllus acericola, se establece una relación simbiótica con las hormigas que las protegen de los depredadores y parásitos.

Papel ecológico –
El pulgón del arce es un insecto que vive principalmente en el Acer pseudoplatanus, en otros Acere y Frassini. Su presencia y virulencia pueden aumentar considerablemente en las plantas ornamentales de estas especies, donde la biodiversidad disminuye y el áfido obtiene una ventaja nutricional y competitiva.
Al igual que otros pulgones, esta especie también está controlada por depredadores y parasitoides naturales como las moscas mosquiteras y coccinélidos en condiciones, como se mencionó anteriormente, que las proporciones de biodiversidad entre diferentes especies de plantas no cambian drásticamente. Aquellos que sobreviven a los depredadores y parasitoides maduran en formas extraterrestres y aladas. En el caso en que la población de estos áfidos se sale del equilibrio de las diversas biocenosis de control, también es posible recurrir a la lucha química (que debe ser la última playa); solo se puede realizar en casos de infestación intensa y después de haber evaluado las especies del Arce, su tamaño, su ubicación y la posible presencia de enemigos naturales.
En cualquier caso, si existen las condiciones de infestación y las técnicas que justifican las intervenciones, se deben utilizar productos específicos o insecticidas generales. La operación debe realizarse tan pronto como sea posible, cuando los insectos útiles aún no están presentes masivamente en las plantas.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.- Russo G., 1976. Entomología Agraria. Parte especial. Liguori Editore, Nápoles.- Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *