Myzus persicae

Myzus persicae

El áfido verde del durazno o el piojo del durazno verde (Myzus persicae (Sulzer, 1776)) es un pequeño áfido que pertenece a la familia Aphididae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático, pertenece al dominio Eukaryota, Animalia Kingdom, Subgénero Eumetazoa, Superphylum Protostomia, Phylum Arthropoda, Subphylum Hexapoda, Class Insucts, Epopeya, Epopeya, Epopeya, Subclase, Epopeya, Subclase, Epopeya, Subcategoría, Pieza Delantera Sternorrhyncha, superfamilia de Aphidoidea, familia de Aphididae y por lo tanto al género Myzus y a la especie M. persicae.

Distribución geográfica y hábitat –
El pulgón verde del melocotón está presente en todos los continentes, con excepción de la Antártida, donde el clima no es favorable para el crecimiento de las plantas hospederas de Myzus persicae. Este pulgón vive principalmente en las partes verdes de Pesco, pero dependiendo de las condiciones ambientales y capaz de adaptarse a otras plantas, siempre pertenecientes al Dupracee, como la almendra, el albaricoque y la cereza. En el verano y en el caso en el que persisten los problemas de adaptación, Myzus persicae se mueve sobre plantas herbáceas que toman el nombre de huéspedes secundarios; Pueden ser de varias especies, pero la mayoría de las veces son hierbas o cultivos comunes, como la acelga, la papa y el tabaco, que son ricos en azúcares y otros nutrientes. Lo más probable es que sea de origen asiático y se haya importado al Mediterráneo junto con Pesco alrededor del siglo IV aC Por el imperio macedonio, tras la conquista de Persia. Myzus persicae prefiere un clima templado, cálido y seco, en el que el viento y la lluvia son limitados.

Morfología –
El Myzus persicae es un pequeño áfido verde (aproximadamente 2 mm). El insecto se cubre con un tegumento verde delgado. El cuerpo es robusto y tiene forma de pera y consiste predominantemente en el abdomen, que es voluminoso debido al desarrollo de los órganos genitales internos y los aparatos dedicados a la vida del animal. Es claramente visible la presencia de un sifón que es un órgano prolongado, ubicado al final del abdomen, capaz de producir sustancias cerosas que se solidifican en contacto con el aire: Myzus persicae lo utiliza para atrapar al depredador que se encuentra en su lugar. seguimiento. En caso de peligro adicional, también puede emitir una feromona de alarma, para advertir al resto de la colonia de una amenaza presente y hacer que se aleje.
Una última estructura se llama codicola, es de forma triangular y tiene la función de eliminar la ligamaza producida (una sustancia azucarada que se expulsa del recto).
El áfido tiene una cabeza estrecha donde, además de ser tres ocelos y un par de ojos compuestos, se desarrollan dos largas antenas en forma de hilo a lo largo de todo el cuerpo. El aparato bucal es una succión picante con mandíbulas y mandíbulas que se han transformado en estiletes, que se colocan en el labio inferior, que actúa como una envoltura y se denomina tribuna. El insecto aspira la elaborada savia colocada en los tubos de cribrose (a través del estilete alimentario maxilar) y libera un tipo de saliva coagulada (a través del estilete maxilar maxilar) que aísla los estiletes bucales de las partes internas de la planta; además, introduce en el floema un segundo tipo de saliva que induce el desarrollo de las partes verdes y la formación de agallas y pseudogles, que forman un nido para los huevos de los pulgones.
Tiene tres pares de patas ambulatorias que se desarrollan en la parte torácica del insecto y le permiten moverse rápidamente. La mayoría de los individuos son atteri, es decir, sin alas; estos crecen solo en ciertas generaciones y se estructuran de diferentes maneras: el primer par de alas crece en el área mesotorácica y se esclerifica en la parte proximal (ali emielitre); mientras que el segundo par se posiciona en el metatorace y es de tipo membranoso.

Actitud y ciclo biológico –
El pulgón verde del melocotón completa un ciclo dioico o heteroico en la fruta de hueso, en el período comprendido entre la primavera y el comienzo del verano, y en las plantas herbáceas (silvestres o cultivadas) durante el verano; Al final de la temporada (septiembre-octubre) regresa al Drupacee. Este Aphid pasa el invierno, en el huésped primario, en la etapa de huevo; esto es de color negruzco y se coloca en la base de las gemas. Al final del invierno, generalmente en marzo, aparecen las fundadoras que al comienzo de la floración comienzan a reproducirse partenogenéticamente. Las fundadoras originan algunas (de 3 a 4) generaciones de fundaciones que infestan Pesco hasta el comienzo del verano. Alrededor de junio, aparecen migrantes que gradualmente abandonan los huéspedes primarios para tomar plantas herbáceas (hospedadores secundarios), donde llevan a cabo una serie de generaciones de virginogenias de verano. Al final del verano-principios de otoño (septiembre-octubre) informan a los invitados principales para que pongan sus huevos en invierno; En este periodo tenemos:
– Sessupare Winged que emigran al árbol de melocotón originando la hembra anfigónica;
– sessupare atteras que permanecen en el huésped secundario donde se originan los anfigónicos alados masculinos; Esto, más tarde, llega a las hembras en el melocotonero y las fertiliza.

Papel ecológico –
El Myzus persicae lleva a cabo su ciclo biológico en varias plantas hospedadoras: melocotón, almendra y, en menor medida, en otros Drupacee (huéspedes principales); Los huéspedes secundarios son herbáceos espontáneos y cultivados (papa y otras solanáceas, tabaco, acelgas y otros).
Myzus persicae puede considerarse el pulgón más peligroso de Pesco. El daño, que se nota en el árbol de durazno, se manifiesta por un marcado arrugamiento de hojas y brotes; en estos órganos causa paro del desarrollo con necrosis posterior de los propios órganos. En resumen, el daño es causado:
– punciones tróficas de pulgones que viven en colonias en la página inferior de las hojas;
– de la notable producción de ligamaza que mancha los órganos, causando una asfixia parcial y actuando como un efecto de lente, acentuando las quemaduras de la luz solar y favoreciendo el desarrollo de fumaggini. En primer lugar, parece que el áfido es también un vector del virus mosaico de Pesco; sin embargo, este papel del vector se ha determinado para otras virosis de huéspedes secundarios, como la papa, la acelga, el tabaco, etc. Finalmente, en el caso de ataques a algunas especies y cultivos de duraznos sensibles (nectarinas), puede dañar directamente los pequeños frutos que se deforman en el desarrollo y también sufrir una alteración cromática; Los ataques, en cambio, en el período de la floración causan muchos abortos florales y, por lo tanto, colatura de las flores.
En la lucha contra el áfido verde del melocotón, se debe tener en cuenta que el uso de fertilizantes nítricos debe evitarse en la mayor medida posible, lo que hace que los tejidos de las plantas sean más sensibles y, por lo tanto, aceptables, contribuyendo a una mayor proliferación de áfidos en general.
Otras medidas se refieren a la necesidad de aumentar el brillo interno de las plantas con una poda más adecuada, para disminuir la especialización de la compañía con la introducción de especies, arbustos y variedades de árboles que mejoran el equilibrio y la biocoenosis de los insectos.
Para llevar a cabo el tratamiento, primero es necesario evaluar si se supera el umbral de intervención.
La metodología consiste en un muestreo que se realiza en los brotes: hay alrededor de 100 brotes (o brotes o botones florales) y en ellos se evalúa la presencia del pulgón.
Los umbrales de intervención son:
– en prefioritura: 3% de órganos infestados o presencia de fundas en puntas verdes o en botones florales;
– después de la floración: el 10% de los órganos infestados – en post-floración, para especies sensibles y cultivares (nectarinas), se mantiene el umbral del 3% de los órganos infestados. Además, también debemos tener en cuenta la presencia de sus enemigos naturales como depredadores y los parásitos ides; entre estos recordamos:
– Escarabajos Coccinellidi: Adalia bipunctata, Coccinella septempunctata y C. decempunctata, Harmonia conglobata, Scymnus sp., Exochomus sp .;
– Antocóridos rincoti: géneros Orius y Anthocoris;
– Crisopidae Neuroptera: géneros Chrysopa y Chrysoperla; – Diptera Sirfidi: Syrphus spp., Scaeva spp., Episyrphus spp .; – Diptera Cecidomidi: Aphidoletes spp .;
– Hymenoptera Aphidids: Aphidius spp .;
– Los ácaros trombídidos.
Finalmente, el papel de la lucha microbiológica se recuerda con la ayuda de hongos parásitos, como la Entomophtora fresenii, en Francia, y el Verticillium lecanii, en Inglaterra. Los tratamientos se realizan con:
– activos específicos;
– Efectos no específicos.
En los casos en que exista una presencia razonable de fundadoras en las puntas verdes en la pre-floración o en situaciones de poca eficacia (también debido a fenómenos de resistencia) de los insecticidas de carbamato, se puede realizar una intervención con piretroides.
El tipo de lucha preventiva, que sin embargo se lleva a cabo en áreas de alto riesgo y ciertamente después de un entorno agronómico deficiente en el huerto, se lleva a cabo en especies y variedades que son particularmente sensibles; Los tratamientos se realizan en prefioritura, en la fase de los «botones rosados».

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.- Russo G., 1976. Entomología Agraria. Parte especial. Liguori Editore, Nápoles.- Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *