Cómo podar la Naranja

Cómo podar la naranja

La naranja (Citrus sinensis (L.) Osbeck, 1765) es un árbol frutal de la familia Rutaceae, cuya fruta es naranja o naranja dulce para distinguirla de la naranja amarga. Es un híbrido antiguo, probablemente entre el pomelo y la mandarina, pero durante siglos crece como una especie autónoma y se propaga mediante injertos y cortes. En esta hoja veremos cómo podar la naranja a partir de la poda del entrenamiento o la cría hasta la producción. La poda de la formación es importante para dar la forma deseada, desde la plántula recién formada, mientras que la poda de producción tiene como objetivo crear las mejores condiciones de equilibrio entre la parte vegetativa y la parte productiva (fruto) de la naranja. La poda de entrenamiento debe realizarse Mientras que, en los primeros años, aquellos en los que debe formarse la planta deben limitarse al máximo y deberán actuar solo para eliminar las ventosas (ramas que tienden a vegetar considerablemente hacia arriba) y las ramificaciones excesivas. Los únicos que se pueden mantener son los basales de tal manera que disminuyan la altura del tronco tanto como sea posible. Esta intervención ponderada tiene como objetivo lograr que la planta alcance la madurez de la producción en poco tiempo. En lo que respecta a la forma de cría o entrenamiento más recomendada para la naranja, esta es la forma del globo. De esta forma partimos de una planta ya cubierta a unos 0 cm del suelo y presentando 3-4 ramas. Estas ramas deben tener una inclinación de 60 ° con respecto a la vertical, estar en una posición simétrica y sus puntos de inserción deben estar separados unos 10-15 cm entre sí; si encontramos alguna rama en exceso, estas deben eliminarse. Sin embargo, como ya se dijo, las intervenciones deben limitarse al mínimo necesario para evitar que la planta demore su entrada en producción debido a la necesidad de restaurar las partes podadas en exceso. Las ramas serán cubiertas por vegetación más o menos espesa, también en relación con las variedades. Las tendencias actuales, con el fin de utilizar todo el espacio disponible, apuntan a obtener una forma de reproducción en toda regla, es decir, hacer que la vegetación de las ramas se expanda al suelo. Por esta razón, para dar un crecimiento completo al follaje, el patrón de siembra adoptado es en un cuadrado de 5 x 5 m.

En las naranjas, al igual que otros cítricos, la fructificación se produce en las ramas del año anterior y el crecimiento de las ramas se produce normalmente en tres períodos: primavera, principios de verano y otoño. La inducción floral de los brotes comienza durante el período de descanso invernal, mientras que el contenido máximo de sustancias de reserva en las hojas y ramas ocurre durante los meses de febrero y marzo. El ajuste de las flores depende de la cantidad de sustancias de reserva presentes en la planta. Por esta razón, la poda nunca debe realizarse en febrero y marzo, cuando las sustancias de reserva se acumulan, y los períodos también deben evitarse. en el que las temperaturas son muy bajas o muy altas para evitar que la planta sufra, en tales condiciones climáticas, intervenciones de corte. En cuanto a la intensidad de la técnica de poda, no debe exagerar con la poda, limitándose solo a aligerar la corona, eliminando las ramas secas, rotas o debilitadas después de que ya hayan florecido o las curvas hacia abajo. En cuanto a las ventosas, que son ramas largas sin frutos, deben eliminarse cuando provienen de la parte basal de las ramas más grandes; los que se encuentran en las áreas más periféricas de la cubierta pueden limitarse a la brotación. Si, una vez que se ha formado el follaje de la planta, un cierto paquete de Los brotes: deben ser adelgazados para asegurar que las ramitas estén correctamente espaciadas. La poda, en naranja, se puede realizar alternativamente cada año, de manera equilibrada y constante para eliminar de la planta una masa vegetal que luego será restaurada por el Planta con la siguiente fase vegetativa. El propósito de la poda, así como para la formación de la planta y el equilibrio vegetativo-productivo, es dar a la corona de la misma una aireación perfecta sin eliminar excesivamente las ramas fructíferas. Esta condición es necesario para evitar un sombreado excesivo en su interior que acabaría favoreciendo algunos ataques de parásitos, incluidos los de los áfidos y especialmente las cochinillas. También debemos recordar que la naranja, como muchos otros cítricos, se produce a la altura del hombre, por lo que Se debe construir teniendo en cuenta esta característica. Las ramas que suben demasiado hacia arriba se vuelven menos productivas que las ramas que tienden hacia el fondo. En este sentido, sobre todo un tiempo estuvo vigente una técnica que consistió en anclar las ramas bajas al suelo para alentar una mayor acusación y producción de éstos.

Sugerimos esta compra




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *