Parque Nacional de los Bosques Casentinesi, Monte Falterona y Campigna

Parque Nacional de los Bosques Casentinesi, Monte Falterona y Campigna

El Parque Nacional de los Bosques Casentinesi, Monte Falterona y Campigna es un área protegida italiana, establecida en 1993 e identificada con los códigos WDPA 64511 y EUAP 0016. Este parque está ubicado en los Apeninos Toscana-Romagnolo y está ubicado a lo largo de la frontera de las regiones Emilia-Romaña y Toscana, a lo largo de las provincias de Forlì-Cesena, Arezzo y Florencia. El 7 de julio de 2017, la Comisión de la UNESCO incluyó la reserva natural de Sasso Fratino y los antiguos bosques de hayas incluidos en el perímetro del parque, en el Patrimonio Mundial. «La humanidad dentro del sitio de serie Bosques primarios de hayas de los Cárpatos y otras regiones de Europa. El Parque Nacional de los Bosques Casentinesi, Monte Falterona y Campigna es una gran área protegida en los Apeninos Toscana-Romagnolo, que incluye bosques y bosques entre los más Extendido y mejor conservado en Italia, guardián de un gran patrimonio florístico y una fauna de gran interés que destaca el lobo y el águila real entre los grados. N depredadores y diferentes especies de ungulados. Los bosques y los numerosos entornos naturales enmarcan los signos de una presencia milenaria del hombre: pueblos, pistas de mulas y, sobre todo, dos santuarios de encanto absoluto, como Camaldoli y La Verna. Por la variedad de sus entornos, el territorio se divide en cuatro zonas, Clasificados según el régimen de protección al que estén sometidos:

– «zona de reserva integral A»: que incluye áreas de excepcional valor naturalista, en la que la antropización está ausente o tiene poca importancia y en la que el entorno natural se conserva en su totalidad; Están diseñados para salvaguardar y mantener el equilibrio biológico y ambiental en su lugar, para prevenir y eliminar cualquier factor de perturbación endógeno y exógeno. Con un área de aproximadamente 924 hectáreas, esta área incluye las Reservas Naturales Integrales de Sassofratino, Pietra y Monte Falco – «Zona B»: esta es el área en la que las actividades permitidas tienen como objetivo mejorar la complejidad de los ecosistemas, manteniendo de los equilibrios naturales y culturales, la exaltación y conservación de los elementos del paisaje fuerte, la caracterización histórica y monumental, aunque no sea coherente con las características de la naturalidad propias de la zona. La naturalidad se mantiene a través de la mera protección, la intervención activa del Cuerpo y el mantenimiento de los únicos usos tradicionales educativos, educativos, populares, recreativos y agro-silvo-pastorales, compatibles con la preservación de las características de máxima naturalidad. Se compone en gran parte de los Bosques Estatales Regionales, las Reservas Naturales Biogenéticas del Estado de Camaldoli, Scodella, Campigna y Badia Prataglia, y el Santuario Franciscano de La Verna; – «Zona C»: esta zona se caracteriza por la presencia de recursos naturales, paisaje y protección y mejora ambiental merecedora. Incluye áreas de interés naturalista, caracterizadas por el hecho de que la actividad humana ha conformado la apariencia de los lugares y el ambiente que lo lleva al estado actual que merece protección, que debe ser protegido por el paisaje mediante el mantenimiento del equilibrio entre el sistema. El asentamiento y el natural – «Zona D»: incluye todos los centros urbanos y sus expansiones planificadas, así como áreas de producción tradicional, pequeños centros de valor histórico y valor turístico. El Parque Nacional de los Bosques Casentinesi, Monte Falterona y Campigna. Se desarrolla en tres Provincias y varios Municipios: – Provincia de Forlì-Cesena (18.200 ha) con los Municipios de Bagno di Romagna, Pórtico y San Benedetto, Premilcuore, Santa Sofía, Tredozio – Provincia de Arezzo (14.100 ha ) con los municipios de Bibbiena, Chiusi della Verna, Pratovecchio Stia, Poppi, – Provincia de Florencia (3.900 ha) con los municipios de Londa, San Godenzo.Ma los grandes ricos Del Parque Nacional de los Bosques Casentinesi, Monte Falterona y Campigna, además del paisaje hermoso y bien conservado, está representado por la flora y fauna de un valor ecológico incuestionable.

La flora del parque:
– Dentro del Parque hay 37 especies y subespecies de Felci y Licopodi (más de un tercio de las entidades italianas) y 44 especies de orquídeas (66% de las presentes en Emilia-Romagna y 58% de la Toscana). 845 especies de hongos presentes, algunas de las cuales son primeras y únicas en Italia, e incluso nuevas en el mundo científico, incluyendo Botryobasidium sassofratinoense, una nueva especie nunca antes descrita, encontrada dentro de la Reserva Integral Sasso Fratino. Entre los nuevos descubrimientos también mencionamos el reciente descubrimiento de Allium victorialis, la primera y única estación en la cadena de los Apeninos. El parque también incluye la Reserva Natural Sasso Fratino, que incluye zonas forestales que se han conservado en la condición más cercana a la máxima «naturalidad». Los diferentes tipos de vegetación, en su conjunto, se pueden resumir de la siguiente manera: a) Los bosques de hayas y abetos: los bosques de hayas (Fagus sylvatica) constituyen la vegetación más característica y representativa del horizonte de montaña a lo largo de los Apeninos. En el rango altitudinal entre aproximadamente 900-1000 my las altitudes más altas, la haya tiende a formar poblaciones en las que es claramente dominante. A veces, los bosques de hayas han sido reemplazados por abetos de abeto (Abies alba), históricamente favorecidos por el hombre con fines silvícolas. En las áreas mejor conservadas encontramos muchos otros árboles de hoja ancha, como la ceniza grande (Fraxinus excelsior), los arces (Acer platanoides, Acer pseudoplatanus, Acer opalus s.l.), la cal salvaje (Tilia platyphyllos), el olmo de montaña (Ulmus glabra). Esta vegetación de montaña, rica en especies de árboles, es muy rara en los Apeninos y su presencia reliquia es de gran interés naturalista. Es en los bosques de hayas de baja altitud y en los bosques mixtos mesófilos de contacto donde se pueden encontrar individuos de tejón (Taxus baccata) y acebo (Ilex aquifolium), elementos raros y protegidos en Emilia-Romagna.b) Monte Falterona: consiste en bosques de robles y bosques De hoja caduca mixta de hoja ancha. Estos ocupan el cinturón montañoso y de baja montaña, hasta altitudes de aproximadamente 900-1000 m. Los principales componentes arbóreos son los robles de hoja caduca (Quercus cerris y Quercus pubescens, raramente Quercus petraea), castaño (Castanea sativa), carpe blanco y negro (Carpinus betulus y Ostrya carpinifolia), arce ópalo (Acer opalus s.l.). En general, el plan arbóreo es menos homogéneo que el de los bosques de hayas, y los arbustos y los estratos herbáceos son más ricos en especies. C) I Castagneti. Desafortunadamente, con la propagación de enfermedades de la castaña y la despoblación de las zonas montañosas, muchos de estos bosques se han abandonado y convertido en coppices o bosques. Sin embargo, los castaños todavía son bastante comunes tanto en la Romaña como en el lado toscano del Parque. D) Arbustos y arbustos. En general, los arbustos presentes deben considerarse como etapas secundarias derivadas de la colonización de claros abandonados, ya que las alturas modestas no permiten el desarrollo de páramos subalpinos primarios, con la excepción de la cima del Monte Falco, donde encontramos reliquias de miembros residuales. En las altitudes más altas encontramos arándanos (Vaccinium myrtillus) y brugo (Calluna vulgaris), o arbustos con escoba de los quemadores de carbón (Cytisus scoparius) y helecho helecho (Pteridium aquilinum). En altitudes más bajas encontramos el espino negro (Prunus spinosa), las zarzas (Rubus sp. Pl.), El espino blanco (Crataegus monogyna), la rosa silvestre (Rosa canina sl), el enebro común (Juniperus communis), la pera silvestre (Pyrus pyraster) y la sanguinilla ( Cornus sanguinea) .e) Praderas y pastos. Hay varias áreas de pastoreo, también de origen secundario, ya que se derivan de la destrucción de formaciones forestales que tuvieron lugar en la antigüedad. Los prados de montaña, a menudo referidos también por el nombre genérico de «nardeti», están constituidos principalmente por Nardus stricta y Festuca sp. pl. Por otro lado, los prados y pastizales de las áreas submontanas se ven más afectados por el tipo de perturbación antrópica implementada y están constituidos principalmente por Bromus erectus y Brachypodium rupestre. F) Pratelli herbáceo en salientes rocosos. En altitudes más altas, ubicadas en los acantilados expuestos al norte en la cima de M. Falco, encontramos residuos de vegetación subalpina de períodos más fríos, en los que estas especies tuvieron una difusión mucho mayor. Entre ellas destacamos la Anémona de flor de narciso (Anemone narcissiflora), la Saxifraga con hojas opuestas (Saxifraga oppositifolia), la Verna genciana (Gentiana verna) y la Viola di Eugenia (Viola eugeniae), símbolo de la flora italiana y característica de los macizos. Apeninos del centro de Italia, que alcanza su límite norte de distribución aquí.

La fauna del parque:
La fauna del Parque se caracteriza por la población de lobos más importante del norte de los Apeninos, estimada en unos cincuenta especímenes, dividida en 9 rebaños hipotéticos distribuidos en todo el territorio del Parque. Uno de los factores que ha favorecido al lobo en el territorio de la especie, junto con la vasta cubierta forestal, es la presencia constante de cinco especies de ungulados: jabalí, corzo, gamo y muflón. Entre los mamíferos micro y meso podemos contar 21 Especies presentes con certeza en el territorio de las Reservas Biogenéticas y, por lo tanto, en el propio Parque Nacional, entre el cual son muy comunes el zorro, la liebre, el topo europeo y el topo ciego, la ardilla roja, el puercoespín y el erizo. Entre los mustélidos, se confirma la presencia de tejo, comadreja, marta y mofeta, mientras que Martora necesita ser confirmada. Respecto a los murciélagos que se encuentran dentro del parque, hoy encontramos 15 especies que representan la mitad de la fauna nacional. Entre las aves, hay 139 especies que anidan o anidan, de las cuales 100 están presentes regularmente durante todo el año y 77 anidación. Entre estos, algunos presentan una distribución puramente centroeuropea como el Alpine Rampichino y el Ciuffolotto, mientras que otros son mediterráneos como el Occhiocotto y el Sterpazzolina. Entre las especies de ambientes abiertos que mencionamos como anidando Calandro, la pequeña Averla, Tottavilla, Strillozzo, Allodola, Zigolo negro, Fanello y Prispolone, mientras que como especie de paso, Culbianco, Stiaccino y Codirossone , especies que estuvieron presentes como anidando en algunas praderas de tierras altas hasta hace unos años. Entre los Piciformes se incluyen 6 especies, a saber, Torcicollo, Pájaro carpintero manchado menor, Gran pájaro carpintero manchado, Pájaro carpintero verde y Pájaro carpintero negro. Entre las rapaces diurnas encontramos un total de 22 especies para las cuales tenemos información, reciente o pasada, para el área del Parque. Entre ellas se encuentran siete especies ciertamente anidadas, es decir: el halcón picaro, el astore, el gavilán, el halcón, el águila real, el cernícalo y el halcón peregrino. No es seguro la cría del Lodolaio, la presencia esporádica de Biancone y la Albanella menor. Entre las aves de presa nocturnas, además de Barbagianni, Civetta, Allocco y Owl, encontramos la importante presencia del búho real, una especie que está experimentando un descenso dramático en el número de personas en la región. En cuanto a los anfibios y reptiles, hay 23 especies de anfibios y reptiles, o un tercio de los anfibios italianos y una quinta parte de los reptiles italianos. Entre los anfibios se encuentran la Salamandra salamed, la Salamandrina de anteojos, la Geotritona italiana, el Tritón Alpino o de Montaña, el Tritón común o punteado, el tritón crestado italiano; entre los anuri anfibios mencionamos la importante presencia del Ululone de vientre amarillo, el endemismo apenino. Entre los reptiles sultán diseminados en el Parque se encuentran la Biscia del collar, la Colubro di esculapio, la Biacco, la Colubro suave, la Colubro di curls, la Biscia tassellata y la Víbora común. Entre los invertebrados hay 230 especies de Carabidae presentes en la área del Parque (17% son personas de entidades italianas y 43% de las de Emilia-Romagna y Toscana), 118 de Cerambycidae (más del 55% de las entidades italianas y 78% de las de Emilia-Romagna), 845 de Mariposas y polillas (una figura bastante grande en comparación con las de los Apeninos cercanos).

Guido Bissanti

Sugerimos esta compra




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *