Arginina

Arginina

La arginina es un aminoácido polar básico cuyo término en la nomenclatura IUPAC es: ácido 2 (S) amino 5 guanidilpentanoico y cuya fórmula bruta o molecular es: C6H14N4O2.
La basicidad de este aminoácido está ligada al grupo guanidínico presente en la cadena lateral, que es fuertemente básico. La arginina es una molécula quiral; El enantiómero L es uno de los 20 aminoácidos ordinarios.
El término arginina deriva del latín argentum, debido a que se aisló por primera vez precipitando su sal de plata. Fue obtenido por primera vez en 1886 por un extracto de brotes de lupino gracias al químico suizo Ernst Schultze.
La arginina es un aminoácido sintetizado en la naturaleza y presente en diferentes cantidades en las plantas.
La arginina tiene diferentes concentraciones, reportadas en mg / 100 g de producto, está presente en las siguientes concentraciones: Cacahuetes tostados, 3736; Avellanas, 2824; Frijoles secos, garbanzos, lentejas secas, soja, 2000-2200; Almendras, 1587; Cereales y derivados (pasta, pan, arroz, etc.), 400-500.

Por esta razón, una buena dieta permite la ingesta de una dosis suficiente de este aminoácido para las principales funciones metabólicas. Por esta razón, la arginina es un aminoácido esencial especialmente para los niños en crecimiento, pero no para los adultos (ya que puede ser sintetizado por el cuerpo, especialmente a nivel renal y hepático).
Sin embargo, la arginina, que se toma en cantidades entre 3,5 y 5 gramos por día, especialmente a través de la carne, frutas secas y alimentos vegetales ricos en proteínas (legumbres), puede llegar a ser esencial incluso en adultos sometidos a dietas especialmente restrictivas. Psicofísica importante o traumas físicos.
En virtud de su papel biológico y su excelente tolerabilidad, la L-arginina se ha convertido, desde hace muchos años, en un suplemento especialmente utilizado tanto en el ámbito clínico como en el deportivo.
La L-arginina es un aminoácido clasificado como condicionalmente esencial, ya que desempeña un papel importante en algunos momentos fisiológicos de la vida, como la adolescencia y la pubertad, y en el curso de ciertas afecciones patológicas como traumas y quemaduras extensas.
Entre las funciones biológicas más importantes de la Arginina recordamos:
– síntesis de glucosa en condiciones metabólicas particulares (gluconeogénesis);
– síntesis de proteínas;
– síntesis de creatina y otros derivados de aminoácidos, fundamental en la economía celular;
– desintoxicación de residuos nitrogenados;
– síntesis de óxido nítrico, elemento fundamental dotado de poder vasodilatador;
– acción inmunoestimulante;
– acción antioxidante,
Por este motivo, la integración de la dieta ordinaria con L-arginina se ha convertido en fundamental para algunas enfermedades cardiológicas, hipertensión, dismetabolismo, traumatismo quirúrgico, quemaduras graves y trastornos de la fertilidad masculina.

Advertencia: La información reportada no es un consejo médico y puede no ser precisa. Los contenidos son solo para fines ilustrativos y no reemplazan el consejo médico.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *