Parque Nacional Asinara

Parque Nacional Asinara

El Parque Nacional Asinara es un área natural protegida que se estableció como resultado de la Ley 344 de 8 de octubre de 1997 y con el Decreto Ministerial de 28 de noviembre de 1997 y de la D.P.R. 3 de octubre de 2002, que también establece la Autoridad del Parque. Posteriormente con D.M. 13 de agosto de 2002 se establece el área marina protegida.
El Parque Nacional de Asinara se encuentra en Cerdeña y en la provincia de Sassari. Todo el territorio del Parque Nacional está formado por la isla de Asinara, que pertenece al municipio de Porto Torres.
La isla de Asinara tiene una superficie de 51,22 km², un desarrollo costero de 110 km y es una zona predominantemente montañosa, aunque existen pequeñas áreas planas, cerca de Cala Reale y Fornelli.
En las costas bajas, cerca del mar, durante la temporada de lluvias, se desarrollan pequeños estanques (en las localidades de Fornelli, Cala Sant’Andrea, Cala Stagno Lungo y Cala Napolitán) que representan un refugio para una gran variedad de aves. acuático y paso; En estos estanques también crece vegetación ribereña y marina.
La isla de Asinara presenta una situación histórica, ambiental y legal extremadamente singular. Aunque los primeros restos de la presencia humana se remontan al Neolítico, la naturaleza se ha conservado gracias a una serie de eventos que hicieron que tomara el nombre de Isola del Diavolo.
El único de Asinara, con su forma estrecha y alargada y su litoral irregular, cuenta una larga historia que comienza en el momento del Neolítico y ve, a lo largo de los siglos, que la isla se transformó primero en una estación de salud de cuarentena, luego en un campo de prisioneros durante la Primera Guerra Mundial y en una prisión de máxima seguridad durante el período terrorista en los años 70, para finalmente ser declarado Parque Nacional. La prisión se cerrará oficialmente el 31 de diciembre de 1997.

Evidentemente, los eventos históricos, legales y ambientales no podrían afectar las características de la flora y la fauna.
La vegetación, de hecho, todavía está presente en la actualidad, fuertemente degradada debido al pastoreo excesivo por parte de las especies introducidas por el hombre (cabras domésticas, muflones y jabalíes). Puede encontrar la presencia de euforbio (Euphorbia dendroides) que, al ser tóxica, es estimulada por el pastoreo de animales herbívoros. En la localidad Elighe Mannu hay una pequeña formación original de encina (Quercus ilex). Actualmente, la Autoridad del Parque, en colaboración con la Autoridad Forestal de Cerdeña, se ocupa de la captura y transferencia de las especies introducidas por el hombre, para permitir que la vegetación vuelva a naturalizar el territorio.
A lo largo de las costas rocosas se desarrolla una baja vegetación halófila dominada por el hinojo de mar (Crithmum maritimum), los acantilados de gorga (Lotus cytisoides) y las hojas agudas de limonio (Limonium acutifolium). Las costas arenosas están dominadas por la hierba de la playa (Agropyron junceum), la saliva acre (Ammophila littoralis), la playa santolina (Otanthus maritimus) y el lirio marino (Pancratium maritimum).
Además de las pequeñas áreas forestales de Elighe Mannu, los matorrales mediterráneos presentan formaciones vegetales de enebro fenicio (Juniperus phoenicea) y euforbio (Euphorbia dendroides); también encontramos el lentisco (Pistacia lentiscus), el helecho (Pteridium aquilinum) y el tamaro (Tamus communis). En las zonas más degradadas, en la garriga, encontramos lavanda (Lavandula stoechas), cistus (Cistus monspeliensis), aciano espinoso (Centaurea horrida) y escoba corsa (Genista corsica).
También es interesante el aspecto vinculado a la fauna que obviamente ha sido influenciada por el aislamiento geográfico y la antropización relativa que han permitido a la fauna encontrar el hábitat adecuado para vivir y reproducirse.
El Parque Nacional Asinara tiene alrededor de 80 especies silvestres de vertebrados terrestres, muchas de las cuales son de una rareza absoluta y de alto interés científico.
Los mamíferos que se encuentran en el parque son la liebre, la comadreja, el muflón, el jabalí problemático, el caballo y, finalmente, el legendario burro blanco que da nombre a la isla. Ya en el siglo XII, en el famoso Libro del Rey Roger, la isla se menciona como «isla madre de burros». Su presencia en esta parcela de tierra es tan antigua como la historia de estas costas.
Los burros viven en la naturaleza y su característica principal es ser muy pequeños (altura a la cruz de un metro) y tener un colorido de su suave manto blanco como la nieve que los hizo famosos en todo el mundo. Estos burros tienen una mirada más bien dócil, con ojos azul rosado y una expresión dócil e inteligente.

En los humedales del Parque Nacional de Asinara hay anfibios como el Discoglossus de Cerdeña, el Sapo Esmeralda y la Rana.
Las especies de reptiles son hasta 11: de las cuales debemos mencionar la otra tortuga común y la víbora. Las aves marinas están bien representadas por la gaviota corsa, la pelusa y la perdiz sarda.
Importante, y objeto de estudio de los investigadores, es la migración de la gaviota que utiliza esta base para sus largos movimientos.

Guido Bissanti



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *