Fagus sylvatica

Fagus sylvatica

La haya, también llamada haya común, haya occidental o haya europea (Fagus sylvatica L., 1753), es una especie arbórea de la familia Fagaceae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático, pertenece al dominio Eukaryota, Reino Plantae, División Magnoliophyta, Clase Magnoliopsida, Orden Fagales, Familia Fagaceae y, por lo tanto, al Género Fagus y a la Especie F. sylvatica.

Etimología –
El término Fagus proviene del griego dórico φαγός fagós (ático φηγός fegós, fagus latino) haya o roble: haya. El epíteto sylvatica específico se deriva de sylva selva, bosque (forma latina menos correcta para silva): planta que crece en el bosque, en lugares silvestres.

Distribución geográfica y hábitat –
La haya es una planta típicamente europea, presente desde el sur de Suecia hasta las montañas de Sicilia y Gran Bretaña hasta el sureste de Rusia. En Italia, la haya está presente en los Alpes, los Apeninos, los Nebrodi, la Madonie y el Etna, mientras que carece del estado natural en Cerdeña, una región en la que se introdujo con fines forestales y en la cual la vegetación climática del horizonte de montaña ( 1200-1800 m) está representada por Holly y Taxus Consortia. En los Apeninos forma bosques puros que alcanzan el límite superior de la vegetación arbórea; en los Alpes, el óptimo para la haya se encuentra en el cinturón montañoso del distrito esalpico, donde forma poblaciones grandes y puras. En las bandas en altitudes más altas o más bajas, las poblaciones experimentan el ingreso de otras especies más resistentes a las heladas (como el abeto) o más tolerantes a la aridez (como el cuerno negro).

Descripción –
Fagus sylvatica es una especie arbórea que normalmente puede alcanzar 20-30 metros de altura. Tiene un cabello cónico-globular con una tendencia a expandirse en plantas adultas y con vegetación densa y densa. El tronco es recto, cilíndrico cuando es joven, ampliamente estriado por el viejo; Presenta una cáscara delgada característicamente suave y brillante gris claro. Las hojas son alternas, ovadas-elípticas, de 10 a 15 cm de largo, ligeramente onduladas y ciliadas en el margen, con nervios secundarios rectos y paralelos que tienen un pecíolo corto e inicialmente son enrojecidos, luego más oscuros, más oscuros en la parte superior. a continuación. Tiene inflorescencias unisexuales, con las masculinas en glomérulos colgantes, cada una dotada con un largo pedúnculo y las femeninas erectas constituidas por 1-2 flores rodeadas por 4 brácteas superiores anchas y por numerosas brácteas lineales inferiores. Los frutos son aquenos, llamados «hayas» que se asemejan a pequeñas castañas triangulares, encerradas de dos en dos en un sobre de madera cubierto con plumas suaves.

Cultivo –
La haya común es una especie sciaphilous que se agrega fácilmente con otras esencias, especialmente coníferas y que se adapta a cualquier terreno. En condiciones desfavorables, parece un arbusto postrado y muy ramificado, adecuado para soportar el peso de la capa de nieve durante largos períodos. Crece en ambientes con abundante lluvia y alta humedad, pero al mismo tiempo se ve perjudicada por el estancamiento del agua en el suelo, por el frío intenso y la sequía prolongada. No le gustan las depresiones profundas u oscuras de los valles, pero tampoco las cumbres secas. Se favorece en esa parte de la montaña donde se reúnen las nubes y la niebla. En presencia de suelos no muy ácidos y humus fértil, crece bien tanto en rocas carbonáticas como silíceas, en condiciones difíciles prefiere un sustrato carbonatico-dolomita. En cuanto a los aspectos silvícolas, los bosques de hayas se tratan tanto en coppice como en fustaia. El gobierno de Coppice está ahora en desuso progresivo, con la consiguiente conversión a árboles altos. Para su propagación, los cultivares valiosos se multiplican en marzo por injerto dividido o en junio por injerto a ojo o por aproximación.

Usos y tradiciones –
La madera es clara, casi blanca, y adquiere el conocido color rosado a través de la vaporización y el secado. Con la acción de la luz, el color se vuelve amarillo pálido. Cada vez más y más a menudo las hayas forman un duramen de color marrón-marrón opcional con un contorno «estrellado» irregular. Una vez que se describe como madera típica con una porosidad difusa, hoy en día algunos expertos saben que es una madera de porosidad semi-difusa, ya que los poros de la madera tardía son menos numerosos y más pequeños. Los rayos medulares son claramente visibles en todas las secciones de corte y caracterizan el diseño de la madera, sobre todo en la sección tangencial, donde aparecen en forma de husos delgados de unos pocos milímetros de altura.
La madera de haya se colorea fácilmente y puede tomar casi todos los tonos de color. No es duradero (clase de durabilidad 5) y es muy inexpugnable (no inexpugnable en presencia de un corazón rojo).
Es ampliamente utilizado en la construcción de muebles y muebles de interior: por ej. Sillas (especialmente en madera plegada), chapas y madera contrachapada (también madera contrachapada plegada), escaleras y parquet (tiras y mosaicos). Otros campos de aplicación son juguetes, utensilios de cocina, cepillos y partes de herramientas, empaques tales como cajas de fruta. Impregnado con alquitrán todavía se utiliza para los durmientes ferroviarios. Además de esto, la haya se utiliza en la producción de celulosa (a partir de la cual se obtienen posteriormente las fibras textiles) y en la producción de diversos paneles en material leñoso. La madera de haya se aprecia finalmente como leña, así como para la producción de carbón vegetal.
Fagus sylvatica es una especie muy utilizada, para fines ornamentales, en parques y jardines.
Entre las variedades de mayor interés ornamental mencionamos la var. Fagus sylvatica. Péndula (con ramas largas que caen), el Fagus sylvatica var. purpurea (con hojas rojas-vinosas) y Fagus sylvatica var. asplenifolia (con características hojas profundamente incisas).
Las decocciones también se hacen de las raíces y la corteza de la haya.

Modo de preparación –
Mediante la destilación de madera de haya, se obtiene una creosota, un líquido aceitoso con un olor agudo a humo y un aroma muy aromático, que se utiliza como desinfectante y expectorante.
Las nueces son comestibles y se usan en algunas recetas tradicionales, si se puede obtener un aceite presionando.
La decocción de raíces jóvenes cosechadas en primavera u otoño es anticonvulsiva.
La decocción de la corteza recolectada preferiblemente en primavera, cortada y seca, tiene propiedades febrífugas y astringentes.
Las bebidas privadas de pericarpio venenoso, que se comen asadas como sustitutos de castañas, avellanas o almendras, tostadas son un sustituto del café. Algunas especies de vida silvestre, incluyendo el jabalí son codiciosos.
El aceite extraído de las semillas, de color pálido y sabor dulce, se utiliza como condimento y una vez como combustible.

Guido Bissanti

Fuentes
– Acta Plantarum – Flora de las regiones italianas.
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Treben M., 2000. Health from the Pharmacy of the Lord, Consejo y experiencia con hierbas medicinales, Ennsthaler Publisher
– Pignatti S., 1982. Flora de Italia, Edagricole, Bolonia.
– Conti F., Abbate G., Alessandrini A., Blasi C. (editado por), 2005. Una lista de verificación anotada de la flora vascular italiana, Palombi Editore.

Atención: las aplicaciones farmacéuticas y los usos alimenticios están indicados solo con fines informativos, no representan en modo alguno una receta médica; Por lo tanto, no hay responsabilidad por su uso para fines curativos, estéticos o alimentarios.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *