Propiedades y cultivo de la dulcamara

Propiedades y cultivo de la dulcamara

La Dulcamara o morella trepadora (Solanum dulcamara L., 1753) es una especie herbácea venenosa que pertenece a la familia Solanaceae. El nombre se debe a la presencia de alcaloides, que le dan a las ramitas un sabor, primero amargo y luego dulce, que los campesinos usaban para masticar como regaliz. La dulcamara, sin embargo, es una planta considerada venenosa (especialmente las bayas), por lo que debe utilizarse consultando a un médico y un nutricionista. No es venenoso para las aves que dispersan las semillas y lo esparcen. En esta hoja veremos las propiedades y el cultivo de la dulcamara y sus posibles usos, pero también las advertencias y contraindicaciones. De hecho, aunque no es una de las especies más venenosas de nuestra flora, la dulcamara es una de las causas más comunes de intoxicación por plantas en los niños. Las razones son la difusión de la planta, el encanto de sus hermosos frutos de colores que se asemejan a un poco de grosella y su sabor agridulce. Los síntomas también pueden aparecer muchas horas después de la ingestión de la planta, y se caracterizan por dolor abdominal, vómitos y, en casos graves, hipotermia y dificultad para respirar. Sin embargo, los casos de intoxicación letal son muy raros.
La dulcamara es una especie herbácea tupida y escalada con muchos usos. Las flores se caracterizan por pétalos doblados hacia atrás, de color púrpura con una corola amarilla muy pronunciada. Las flores desprenden un olor desagradable, mientras que las bayas son ovales y cuando están completamente maduras, en el último período del otoño, cambian de color de verde a rojo.

La Solanum dulcamara crece espontáneamente en lugares frescos, entre setos o arbustos con suelo de turba. Puede prosperar en maderas húmedas y en ambientes sin sombra, sin sombra. La planta se desarrolla mejor en suelos húmedos y con nutrientes, con una reacción de pH neutro (el suelo puede ser calcáreo o silíceo).
Es una planta que, aunque espontánea, se puede cultivar fácilmente en todo tipo de suelo (de hecho, es muy común en toda Italia). Es más delicado hacia climas decididamente marítimo-ventosos. Prefiere las posiciones sombreadas con suelo bien drenado, pero frecuentemente humedecido, y se reproduce fácilmente por los recortes acuáticos.
La dulcamara también se utiliza en la homeopatía.
Los ingredientes activos contenidos en dulcamara, especialmente en bayas y tallos (o jambas), se caracterizan por la actividad antiinflamatoria y anticolinérgica que es la base de las propiedades antivíricas, antibacterianas, hemolíticas, antiisotérmicas y anestésicas locales. Gracias a la buena cantidad de saponinas, la dulcamara se considera un buen expectorante.
Sin embargo, dado que la dulcamara es una planta tóxica, no es aconsejable utilizarla indebidamente y sin consulta médica. Debido a su toxicidad, en usos internos, debe hacerse referencia exclusiva a los remedios utilizados en la homeopatía: cápsulas, gránulos, gotas, infusiones dosificadas y tabletas. Para uso externo, puede usar infusiones y decocciones de bricolaje pero solo para compresas.
Muchas partes de la planta, especialmente las hojas y los frutos, contienen glucoalcaloides tóxicos (solanina, solaceina y otros) utilizados en farmacias; La planta también contiene saponinas y ácidos esteroideos (dulcárico y otros). Si se disuelven de forma hidrolítica, producen azúcar y solanidina. La parte más venenosa, como se mencionó, son las bayas, especialmente cuando son inmaduras, las cuales se ingieren, pueden causar vómitos, disminución de la frecuencia respiratoria e incluso la muerte por parálisis respiratoria. La solanina en particular es una sustancia narcótica que afecta el sistema nervioso central. En la fitoterapia utilizamos ramitas jóvenes (jambas), con propiedades diaforéticas (que facilitan la transpiración y favorecen la sudoración), purifica la sangre (facilita la eliminación de las impurezas), pero también tiene una ligera acción hipnótica y anafrodisíaca. Sin embargo, estas propiedades están equilibradas por la presencia, en una extensión mucho menor, de los mismos componentes tóxicos que se encuentran en las bayas.
Por esta razón, su consumo, si es necesario, debe operarse bajo estricta supervisión médica.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *