Apium graveolens

Apium graveolens

El apio (Apium graveolens L.) es una especie herbácea bienal de la familia Apiaceae.

Sistemática –
Desde el punto de vista sistemático, pertenece al dominio Eukaryota, Reino Plantae, División Magnoliophyta, Clase Magnoliopsida, Orden Apiales, Familia Apiaceae y, por lo tanto, al Género Apium y a la Especie A. graveolens.

Etimología –
El término Apio es el nombre con el que los latinos llamaban apio. El epíteto específico de graveolens proviene de un olor intenso, molesto y que rezuma: que desprende un olor intenso o desagradable. El término apio deriva del griego «selinon».

Distribución geográfica y hábitat –
El Apium graveolens es una especie nativa del área mediterránea y conocida como planta medicinal desde la época de Homero. En Italia se encuentra cultivada en todo el territorio, pero rara vez es subspontánea. Su hábitat natural es el de los huertos, ruinas e incultos, de 0 a 1500 metros.

Descripción –
El Apium graveolens es una especie herbácea caracterizada por tallos angulares que pueden alcanzar un metro de altura. Las hojas son pinnadas, divididas en segmentos lóbulos ovados y aserradas en el borde. Las flores son blancas y se recogen en paraguas a 6-12 rayos. La fruta (llamada semilla) está formada por dos aquenos con costillas verticales. Tiene una raíz ficticia. El Antesi es entre mayo y septiembre y el ciclo de la planta es de 6-7 meses.

Cultivo –
El apio se cultiva en todo el territorio nacional y las variedades más utilizadas son el «apio de la costa» (Apium graveolens var. Dulce), de los cuales se utilizan los pecíolos foliares largos y carnosos, y el «apio graveolens var. rapaceum) del que se consume la raíz.
Las bodegas cultivadas se clasifican en:
1) Apio acanalado, del cual se utiliza el pecíolo de las hojas, muy desarrollado y carnoso;
2) Corte de apio, del cual se utilizan las hojas para sazonar.
3) Apio-nabo, del cual se utiliza la raíz grande;
El cultivo hortícola comienza con la siembra en semilleros que emplean 1-2 g de semilla por metro cuadrado, incluso a fines de enero en un invernadero caliente o en un lecho cálido para tener las plántulas listas para el trasplante a fines de abril y para obtener una producción útil ya en el mes de junio. En junio-julio, se trasplantan las bodegas de invierno.
Hay muchas variedades cultivadas; entre estos: Vara con barril lleno, Vara de oro, Sedano di Trevi, Pascal resistente. Una de las técnicas agronómicas más importantes para el apio es el blanqueamiento que se puede obtener al dejar las plantas en su lugar o trasplantarlas.

Usos y tradiciones –
El apio era una planta sagrada para los helenos; de hecho, su efigie también estaba representada en las monedas de la ciudad siciliana de Selinunte, que parece ser un importante centro de producción y comercio de la verdura. El jugo y la raíz del apio, por sus propiedades digestivas, estimulantes, fortificantes y antirreumáticas, se encontraban entre los remedios de la antigua farmacopea. Hipócrates dijo: «Para los nervios molestos, el apio es su alimento y remedio».
Según Plinio, los griegos se abstuvieron de usar el apio en la cocina como un ingrediente común, porque creían que era un sacrilegio hacia una planta excepcional. El propio Homero le atribuyó propiedades divinas, como lo demuestra el pasaje de la Ilíada donde Aquiles, gracias al apio, sana a su caballo de la grave enfermedad.
Fueron los romanos quienes lo utilizaron abundantemente en la cocina, e incluso durante los banquetes prepararon coronas para los invitados, ya que pensaron que su aroma habría contrastado con la intoxicación alcohólica. Más tarde, durante la Edad Media, este vegetal jugó un papel importante, especialmente por sus virtudes terapéuticas. Entre estas se destacaron sus cualidades afrodisíacas, de las cuales hay huellas escritas en el siglo XV con Michele Savonarola, quien advirtió a las mujeres que no lo comieran, porque instigó el coito incluso a aquellos que querían permanecer castos. Por estas cualidades, se puso de moda en la Francia del siglo XVIII. En la Edad Media el apio se usaba para ahuyentar la melancolía.
En los textos médicos de esa época, el apio se clasificó como afrodisíaco y representó la comparación básica para evaluar la influencia sobre el eros de otros alimentos. El apio es la principal fuente de alimento de la androsterona, un precursor de la testosterona. Contiene apigenina.
Hoy en día, tanto en el acanalado como en la variedad de nabo, más ricos en factores nutricionales y terapéuticos, muchas de las virtudes que se le atribuyen en la antigua farmacopea son conocidas por el apio.
La infusión y la tintura de la raíz pueden estimular la diuresis y los procesos digestivos. La infusión de los frutos está indicada para el meteorismo y también tiene una acción emenagógica y estimulante de la circulación pélvica, una característica que ha contribuido a dar a la planta una acción afrodisíaca. También recordamos las propiedades espasmolíticas, sedantes y bactericidas de los frutos.
Para uso externo, se puede usar como cicatrizante en llagas, úlceras y sabañones, se debe practicar con extrema precaución debido al poder de sensibilización fotográfica de las cumarinas.
Sin embargo, tenga cuidado, ya que debido a la presencia de algunas proteínas alergénicas (Api g 1, Api g 4, Api g 5), puede causar una alergia grave a los alimentos. Además, se debe evitar la administración de preparados medicinales de la planta en caso de enfermedad renal aguda o crónica y durante el embarazo.
Sus principales constituyentes son:
– en las frutas; aceite esencial (que consiste en limoneno, selineno, diversos terpenos), cumarinas, flavonoides;
– En la planta; aceite esencial, apiina;
– En la raíz; Aceite esencial, asparagina, colina, tirosina, ácidos glicólico y glicérico, ácidos ferucleares y cafeicos, ácido p-cumárico, ácidos orgánicos, bergapteno.

Modo de preparación –
El uso alimenticio de la planta es interesante porque el apio es rico en fibra, calcio, fósforo, hierro, sodio, potasio y una buena cantidad de vitaminas B1, B2, PP, A, en comparación con un contenido calórico bajo. En la cocina, tanto los tallos como las hojas se utilizan para acompañar verduras, ensaladas, sopas o para condimentar quesos y guisos.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Treben M., 2000. Health from the Pharmacy of the Lord, Consejo y experiencia con hierbas medicinales, Ennsthaler Publisher
– Pignatti S., 1982. Flora de Italia, Edagricole, Bolonia.
– Conti F., Abbate G., Alessandrini A., Blasi C. (editado por), 2005. Una lista de verificación anotada de la flora vascular italiana, Palombi Editore.

Advertencia: las aplicaciones farmacéuticas y los usos alimenticios están indicados solo con fines informativos y no representan en modo alguno una receta médica; Por lo tanto, no hay responsabilidad por su uso con fines curativos, estéticos o alimentarios.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *