Cómo cultivar romero de forma biológica

Cómo cultivar romero de forma biológica

Rosemary (Rosmarinus officinalis L., 1753) es una especie perenne aromática de la familia Lamiaceae. Para el cultivo se debe considerar que esta especie se usa ahora en cultivos intensivos y especializados. Pero esto no siempre favorece las cualidades organolépticas y los aceites esenciales presentes. Como todas las plantas, la especialización disminuye las características organolépticas y la concentración de aceites esenciales y otros ingredientes activos. En esta hoja veremos cómo cultivar romero de forma biológica, favoreciendo sus cualidades organolépticas. Rosemary, para una buena producción de aceite esencial (esencial), todavía requiere una posición soleada protegida de las paredes con vientos helados; suelo arenoso-turbio ligero, bien drenado. Rosemary no es muy resistente a los climas duros y prolongados.

En lo que respecta al sistema, es posible usar sextas con la distancia entre las filas y en la fila variable y esto, sobre todo, según el tipo de mecanización de la empresa. En general, la densidad de la planta debe ser de entre 1,5 y 2 plantas por metro cuadrado. También se puede cultivar en macetas en terrazas, teniendo cuidado de colocar grietas en el fondo para un drenaje óptimo, trasplantar cada 2-3 años, utilizando suelo universal mezclado con arena, fertilizaciones mensuales con fertilizante líquido mezclado con el agua de riego, que será revisado y reducido en invierno. En primavera, la planta se renueva cortando los chorros principales, para obtener una apariencia tupida, sin tener que recurrir a la poda. Se multiplica fácilmente por esquejes apicales de los nuevos chorros de primavera tomados de los brotes basales y las plantas más vigorosas plantadas por lo menos 2/3 de su longitud en una mezcla de turba y arena; o se siembra en abril-mayo, se trasplanta en septiembre o en la primavera siguiente; o se multiplica por la división de la planta en primavera. Como resultado de los mecanismos de defensa contra el calor y el árido (típico del matorral mediterráneo), la planta presenta, si el clima es suficientemente cálido y seco en verano y cálido en invierno, el fenómeno del verano: en verano la planta se detiene casi completamente la vegetación, mientras que tiene la exuberancia de la vegetación y las fases vitales (floración y fructificación), respectivamente, a finales de otoño o invierno, y en primavera. En climas más fríos y húmedos, las fases de vegetación pueden moverse hacia el verano. Sin embargo, en verano, especialmente si hace calor, la planta siempre tiende a entrar en una fase de descanso. La fertilización debe llevarse a cabo para el uso real de la planta. Los suelos ricos en nitrógeno aumentan la producción de hojas, pero a expensas de las esencias y aceites. Por esta razón, es bueno evaluar cuidadosamente las elecciones a realizar de acuerdo con su destino final. El riego mejora sus aspectos cuantitativos, pero debe evitarse en las proximidades de los períodos de cosecha para no comprometer la producción de aceites esenciales. También es recomendable realizar una fertilización de fondo con estiércol bien compostado. Al ser una planta espontánea y muy rústica, no necesita ninguna fertilización periódica particular. Para aumentar el equilibrio ecológico de su cultivo puede asociarse con: Salvia, Timo, Mentha piperita, Col y Zanahorias.
Aunque el romero es una planta muy rústica, una característica que mejora con buenas técnicas de agricultura orgánica, los parásitos que pueden afectar a estos cultivos son sobre todo: el oídio y la alternaria, entre los hongos y pulgones y trips entre los insectos. Excelente en este caso sería el tratamiento con productos de cola de caballo (útiles contra insectos y enfermedades fúngicas) para ser llevado a cabo en la primera aparición de ataques de hongos o insectos.

Sugerimos esta compra




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *