Cómo hacer crecer el Mapo

Cómo hacer crecer el Mapo

El Mapo (Citrus × tangelo) es un híbrido entre mandarina y pomelo. Esta intersección, obtenida entre cultivares Habana mandarín y pomelo Duncan cultivar se obtuvo en 1950 en el Centro de Investigación para los cultivos de cítricos y el Mediterráneo (ACM) de Acireale y liberado para su cultivo en 1972. Se formó el mismo que el pomelo, pero un poco más pequeño. el sabor es agradablemente agrio con algunas notas de mandarina. En esta hoja veremos cómo cultivar el Mapo y las sugerencias apropiadas. Es un árbol que crece vigorosamente y muy rápidamente que puede alcanzar los doce metros de altura. Es una planta muy apreciada por las abejas (por el aroma de sus flores) que producen una excelente miel. El Mapo florece entre finales de invierno y principios de primavera y es una planta que necesita plantas polinizadoras del mismo género, ya que es autoestéril. Otra característica del Mapo es la alternancia de producción.

El Mapo, en comparación con el mandarín, tiene menos resistencia al frío, por lo que teme las heladas tardías. Las mejores temperaturas para el crecimiento del Mapo son entre veinte y veintiocho grados. El Mapo, al igual que otros cítricos, prefiere ambientes soleados y luminosos, pero está bien protegido de los vientos, incluso con rompevientos. Las características más adecuadas del suelo son las de mezcla media, no calcárea, con una buena cantidad de sustancia orgánica y un excelente drenaje.
Hoy en día, se han obtenido cinco variedades principales de Del Mapo: Minneola, Orlando, Page, Seminole y Sampson. En cuanto al portainjerto, el más usado es el que tiene la naranja amarga y el franco. El franco resiste bien a temperaturas más bajas y gomoso mientras que la naranja amarga tiene mayor capacidad de adaptación al cultivo de la tierra, con la excepción de aquellos arcilla y permite una mayor longevidad a las plantas. Con esta planta rizoma se adapta mejor a bajas temperaturas, que tiene una mayor resistencia a la pudrición de la raíz y el collar gomoso pero es más susceptible al virus de la tristeza seca y dolor.
Dado que el Mapo es una planta con una corona que tiende a expandirse, es bueno para preparar también la distancia de siembra de 6 x 6. La forma más adecuada de cría es el de una cabeza completa de globo de pelo es la técnica de cría que se adopte, con las ramas colocadas en el tallo a cuarenta y cincuenta centímetros del suelo.
Con este sistema de crianza se facilita la técnica de poda y recolección y, a su vez, el Mapo está protegido de fuertes vientos e insolaciones. La poda debe llevarse a cabo mediante el adelgazamiento de algunas ramas secas, débiles y retoños en la extremidad de las ramas.
La fertilización se debe hacer en invierno solo con una sustancia orgánica (preferiblemente estiércol maduro) para mezclarla con la primera limpieza de malezas. De absolutamente evitar el uso de nitratos que predisponen a la planta (como otros cítricos) a un mayor vigor vegetativo pero en una menor resistencia con respecto a ciertos ataques de parásitos (en particular por lo cochinillas, pulgones y moscas blancas) y más susceptibles a correoso y posteriormente mal seco En la tierra donde se cultiva el Mapo, es posible recurrir a la adición de ceniza obtenida de la quema de podas u otros productos vegetales de la compañía. Indispensable, como otros cítricos, las aguas de riego sin sal ya que el sodio pueden ir a inhibir la absorción de otros elementos y microelementos y ser confundido como escasez de estos. La recolección del Mapo se realiza de forma manual entre octubre y enero y las frutas se destinan principalmente al consumo en fresco o, alternativamente, a la producción de licores y conservas. Para las plagas puedes trabajar en cuanto a limón.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *