Pesticidas y degeneración microbiológica de suelos

Pesticidas y degeneración microbiológica de suelos

Incluso hoy en día, hay quienes pueden afirmar que la toxicidad de pesticidas, insecticidas, fungicidas, etc. no está probada. sobre el medio ambiente. Esta afirmación es, obviamente, vinculado a la falta de conocimiento del complejo sistema de reacción interrelaciones bioquímicas y biológicas y microbiológicas que se producen entre el suelo, el agua y el ecosistema.
Dejando a un lado en este artículo los aspectos ecológicos más macroscópicas (aquellos que son visibles a simple vista y investigable) aquí tratan a los efectos de estas sustancias sobre la microbiología del suelo. Se señala a este respecto que el vegetativa aspectos, la calidad, la salud y la producción de las plantas están estrechamente relacionados con las relaciones con otras organizaciones microbiológicos que se establecen en diferentes maneras. El cambio cuantitativo y cualitativo de estas relaciones cambia completamente los equilibrios ecológicos muy delicados.

 

Entre ellos una vez que mencionar el hecho de que, por ejemplo., La reacción de los animales a los insecticidas, conducen a cambios en la microflora del suelo, también con interferencia sobre la tasa de descomposición de la materia orgánica (y por lo tanto, de la estructura del suelo). Esta situación implica que la fauna del suelo, después de un tratamiento pesticida o insecticida, que es numéricamente más abundante, a menudo con un predominio de microorganismos patógenos en general de las plantas. Más alarmante es el efecto de los fungicidas que resultan en la eliminación de gran parte de la población microbiana del suelo y las actividades bioquímicas relacionadas.
En la literatura se sabe ahora (como se ha demostrado en diversas publicaciones científicas) la mayor resistencia a fungicidas y pesticidas de microorganismos patógenos que los que convencionalmente considerado bueno. El efecto después de estos tratamientos conduce a una recolonización diferente de estos microorganismos con desequilibrios importantes entre las plantas cultivadas o, las relaciones simbióticas espontáneos, comensalismo, mutualismo, etc .. las consecuencias son tales que hay disminución drástica de bacterias y actinomicetos , el dominio posterior de especies patógenas con el debilitamiento de las condiciones ecológicas previas y la necesidad de una mayor atención del cultivo (otros tratamientos, insecticidas, pesticidas, etc.); un círculo vicioso en el que se pueden restaurar las condiciones naturales de los cultivos agrícolas.
Otro factor de gran gravedad es que el 95% de las especies de plantas que se encuentran en la naturaleza para absorber nutrientes del suelo necesitan una actividad simbiótica con un microorganismo. Por lo que el uso de pesticidas, fungicidas y herbicidas, así como la creación de la desaparición de los llamados microorganismos útiles, significa que la planta absorbe menos nutrientes o incluso no lo haga, ya que no tiene la rizosfera de un organismo simbiótico. Este fenómeno a menudo es observado por agricultores que, en sus técnicas de fertilización, llegan a la hipótesis de que «los fertilizantes del pasado fueron más eficientes». No se trata de ninguna eficacia debido al título del fertilizante, sino de la imposibilidad de la planta de absorberlo y metabolizarlo.
Finalmente, después de un tratamiento químico, que también daña el metabolismo de las plantas, éstas están perdiendo gran parte de sus recursos para recuperar su general obliga a reparar microustioni que se forman en las hojas, aumentar la producción de exudados en el suelo (factor allelopathic) y para atraer nuevos microorganismos simbióticos. El resultado final es que las plantas pueden producir menos (flores, frutos, hojas) y producir productos de calidad inferior, tanto para la decoloración, quemaduras, estructuras deformadas, y a una información bioquímica de menor importancia de la microflora destruido.

Guido Bissanti




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *