Cómo cultivar la berenjena de forma biológica

Cómo cultivar la berenjena de forma biológica

Para el cultivo de berenjena (Solanum melongena L.) debemos tener en cuenta que el suelo debe estar preparado con un procesamiento muy profundo, no arcillosa y con dosis de estiércol maduro para ser plantado alrededor de 5-6 kg por metro cuadrado (con la disponibilidad de los excrementos cuantitativa nunca debe exceder un Kg); sin embargo, el fertilizante más apreciado por las berenjenas es el estiércol de vaca maduro. Nunca use nitrógeno ya sea por sus efectos negativos en la nutrición humana y porque podría causar una caída excesiva de flores. A pesar de que son plantas que se adaptan a las condiciones de sequía, si queremos tener un producto excelente y abundante debemos regarlo frecuentemente, especialmente durante la fase de hinchamiento de la fruta, sin remojar nunca la planta y el área debe estar absolutamente soleada.

La técnica de mulching también es ideal, lo que mantiene el suelo húmedo y evita el crecimiento de hierbas que compiten con la planta.
Para la siembra de esta planta es preferible partir de un semillero protegido en marzo (ideal también un pequeño invernadero) después del cual el trasplante debe llevarse a cabo cuando las temperaturas promedio sean de alrededor de 25 ° C y las temperaturas mínimas por encima de 10 ° C. Para la distancia de plantación las plántulas en la fila a unos 50 cm uno del otro, mientras que entre las filas alrededor de 70-90 cm. El período de plantación de la planta puede usarse efectivamente hasta junio. Para cada planta debemos colocar un guardián (un bastón está bien) al cual podemos unir las plantas que de otra manera tenderían a doblarse bajo el peso de las frutas o el viento.
Cuando la berenjena haya alcanzado un desarrollo medio, deberás eliminar las hojas basal y amarilla (esta última operación evita la aparición de alternancia).
Para la recogida, recuerde que esto debe hacerse cuando el fruto ha alcanzado su tamaño máximo (empieza a perder brillo), pero no ir más lejos para evitar el crecimiento excesivo de las semillas y la formación de pulpa esponjosa y poco adaptada a los diversos usos en la cocina . La cosecha de la berenjena y la escala y en condiciones de climas templados, que sobreviven durante el invierno para la revegetación y reproducir el año siguiente (aunque el uso de dos años de la planta no se recomienda para las cantidades de fruta en el segundo año).
Para enfermedades de plantas, recuerde algunos consejos: nunca devuelva la berenjena en la misma parcela durante dos años (la rotación debe ser de al menos tres años), no la asocie con hinojo; en cambio, se recomienda combinarlo con judías verdes, menta, con guisantes y espinacas. Esto disminuye en gran medida (junto con las técnicas descritas anteriormente) la aparición de enfermedades de las plantas. Entre los peores enemigos tenemos el verticillium daliae que, debido a la traqueomicosis, puede llevarlo a la muerte; la rotación es un buen elemento de disuasión. Otros problemas están representados por oidium, mildiu y fusarium; para estas enfermedades fúngicas es posible usar cobre pero también se permite en agricultura orgánica si es posible evitarlo debido a los efectos tóxicos en el suelo y en el hombre (siempre es un metal pesado). Entre los insectos recordamos a los pulgones (especialmente en los días húmedos de primavera), que deben combatirse con la maceración de ortiga, el escarabajo colorado que para los cultivos pequeños puede controlarse manualmente; entre los ácaros, la araña roja (que se puede mantener a raya con el mismo azufre con el que se puede tratar de antemano, incluso los insecticidas naturales a base de ajo y jabón de marsella) son medidas efectivas.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *