Reutilización de aguas residuales en la agricultura

Reutilización de aguas residuales en la agricultura

Como ahora está claro, los recursos hídricos serán el problema cada vez más actual para un futuro sostenible. Lamentablemente, la reutilización de aguas residuales en nuestro país, tanto reglamentaria como de implementación, nunca se ha abordado con seria atención.
Internacionalmente, desde 1973, la Organización Mundial de la Salud (OMS) se ocupa del tema de la reutilización de aguas residuales; posteriormente con la directiva de la UE 91/271 Europa ha planteado el problema de la reutilización de las aguas residuales urbanas. En Italia, hoy, el tema se rige por el Decreto Ministerial 185/2003 (que delega la implementación a las Regiones) y la Ley de Medio Ambiente Consolidado (TUA -Dec. Leg.vo 152/2006) art. 98 y cuadro III Anexo 5.
Aquí abordaremos la reutilización para fines agrícolas y los problemas relacionados con ella.

Entre los principales problemas para la reutilización de aguas residuales en la agricultura, me parece necesario tratar los más complejos. Analicémoslos en resumen:

No es perfecto y el funcionamiento regular de las plantas de fitodepuración; en ausencia de un programa real sobre plantas de fitodepuración, estos aparatos a menudo trabajan de manera discontinua, con controles cualitativos ocasionales. El resultado final es una calidad incongruente de aguas residuales;
La falta de redes de distribución y consorcios de riego con una imposibilidad concreta de utilizar aguas residuales, incluso si son de calidad verificable;
Los valores de salinidad (sin perjuicio de la conformidad especialmente de los coliformes) no siempre son adecuados para algunos tipos de suelos para los cuales se debe realizar un estudio previo pedológico y agronómico para el riego con estas aguas.
Sobre todo, los aspectos cualitativos vinculados a la cantidad y calidad de las sales (sin perjuicio de las demás condiciones) imponen serios límites al uso de estas aguas.
Considere que el agua residual tiene valores promedio de conductividad eléctrica (con fluctuaciones estacionales) de alrededor de 2.550 – 3.500 μS / cm, valores de SAR entre 3 y 12, pH entre 5.5 y 9.5 y la posibilidad de la presencia de metales pesados (como Cr, Pb, etc.). En estas condiciones, el uso de aguas residuales sin dos condiciones esenciales es impensable:

La primera condición es un certificado de idoneidad para el riego que se puede emitir solo en presencia de un monitoreo serio y constante de las aguas residuales que salen de las plantas;
La segunda condición es, como se ha mencionado, un estudio serio del uso de aguas residuales teniendo en cuenta algunos factores esenciales:. La naturaleza de los suelos y las características termopluviométricas, plantas de hoja ancha, arbustos, árboles, etc.), la implementación en empresas modo de agua (no es aconsejable rociar para los problemas anteriores), etc.
Es obvio que, en ausencia de decretos concretas y determinadas normas relativas a la reutilización de aguas residuales seguimos hablando sobre el uso sostenible de los recursos hídricos preciosos pero de hecho que al final se pierde en el mar como muchas esperanzas de un futuro sostenible de nuestro país.

Guido Bissanti




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *