Los alimentos que queman el planeta

Los alimentos que queman el planeta

Cuando los defensores del mercado libre hablan de una conquista moderna, probablemente desconocen las leyes más básicas de la termodinámica. Las masas para viajar requieren grandes cantidades de energía y esto se suministra en detrimento de la emisión de gases de efecto invernadero. Y las mayores emisiones ocurren precisamente en viajes largos y transporte aéreo y con la mala costumbre de consumir productos fuera de temporada, a menudo provenientes de diferentes hemisferios.

Entre los productos agrícolas más contaminantes se encuentran, en primer lugar, las cerezas de Chile: un kilo de esta fruta cubre casi 12 mil kilómetros para llegar a Italia, con un consumo de 6.9 kg de aceite y con la emisión de 21.6 kg de CO2. En segundo lugar están los arándanos de Argentina, de hecho un kilo de este producto que cubre más de 11.178 kilómetros consume 6.4 kg de aceite y produce 20.1 kg de CO2. En tercer lugar, los espárragos de Perú con una ruta de aproximadamente 10,852 kilómetros, un consumo de 6,3 kg de aceite y una producción de 19,5 kg de CO2, siempre por cada kilo de producto. Las nueces californianas luego viajan 10.400 kilómetros, quemando más de 6 kg de aceite con una emisión de 18,90 kg de CO2. A continuación tenemos: las rosas producidas en Ecuador (10,205 kilómetros, 5,91 kg de aceite y 18,38 kg de CO2 emitidos); las moras de México (10,162 kilómetros, 5,88 kg de aceite y 18,30 kg de CO2); las sandías de Brasil (9.198 kilómetros, 5.33 kg de aceite y 16.56 kg de CO2); los melones Guadalupe (7,800 kilómetros, 4,52 kg de aceite, 14,05 kg de CO2); granadas del Israel «vecino» (2.250 kilómetros, con 1,30 kg de petróleo y 4,05 kg de CO2); finalmente, los «menos contaminantes» que resultan ser los granos provenientes de Egipto que recorren 2.132 kilómetros, con un consumo de 1.234 Kg de petróleo y una emisión de 3.84 de CO2.
Es evidente que el mercado libre, especialmente de muchos productos agrícolas, es un principio ilógico desde el punto de vista ecológico, económico y científico. Sin embargo, los países occidentales están orgullosos de él y lo persiguen incluso a pesar de la aplicación del protocolo de Kioto. Es por eso que promovemos el consumo de productos locales, de temporada y de cero kilómetros (con atención al empaque ecológico), que reduce las emisiones de CO2 y promueve estándares e inversiones que crean la expansión de los mercados que permiten a los productores locales vender sus productos.
Esta es la única forma de operar en la dirección de la inversión de la ruta hacia el cambio climático. Esto es Política.

Guido Bissanti




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *