Cómo cultivar tomates de forma orgánica

Cómo cultivar tomates de forma orgánica

Para el cultivo de tomates (Solanum lycopersicum, L. 1753) de manera orgánica debemos partir de sus necesidades pedoclimáticas. Es una planta sensible a las heladas, quiere un clima cálido y siempre es mejor cultivarla al aire libre para evitar forzar esa fuerza a la planta a complejas condiciones fitosanitarias. El tomate germina cuando la temperatura mínima excede los 12 ° C y necesita 20 ° C para florecer. Para la fase que va desde la configuración hasta la maduración, las temperaturas aconsejables no deben superar los 30 ° C durante el día y caer por debajo de los 15 ° C por la noche. Luego evite los ambientes húmedos debido a diversos problemas fitosanitarios.
Para la siembra, esto se puede hacer entre febrero y marzo usando un semillero en un ambiente con calefacción o en abril con un semillero al aire libre. El trasplante en campo abierto se lleva a cabo desde el mes de abril, con temperaturas estables y especialmente en los meses de mayo y junio, para las huertas domésticas. Para los suelos, es preferible a aquellos con un drenaje excelente, con pH entre 5.5 y 8.0, trabajando a 30-40 cm para ayudar a que las raíces se desarrollen bien.

Si se quiere producir excelentes tomates (tanto como el tamaño y la calidad organoléptica como) el mejor fertilizante es el estiércol de animales criados ecológicamente madura (lo mejor es el ganado, mientras que el más problemático es el estiércol por su alto contenido de sal, lo que puede quemar a su planta); también el humus de la lombriz de buenas producciones. El mejor momento para hacer esta sustancia orgánica es la de invierno, que se extiende después de la excavación, se cubre y se deja reposar. Después de aproximadamente veinte días antes del trasplante, el suelo letamed debe procesarse adicionalmente.
Para las distancias entre las plantas, es bueno alejarlas al menos 40 cm una de la otra. Para el riego (es mejor usar la manguera) debe hacerlo con frecuencia, no en las horas de más calor, esta precaución debe evitar la famosa podredumbre apical. Para un buen cultivo es bueno también hacer un mantillo natural que evitará el desarrollo de malas hierbas, a menudo portadores de parásitos de plantas animales. También disminuirá la cantidad de agua necesaria para el cultivo.
Los tomates necesitan soporte adecuado, la solución clásica es que con tuberías que en algunas áreas ya pueden estar presentes en la empresa. El andamiaje típico es el que proporciona cerca de cada planta de tomate un barril verticalmente. En cada etapa de las flores, en cambio, un barril debe colocarse horizontalmente.
Para cultivar la planta de tomate de forma equilibrada, es necesaria una operación de cultivo muy delicada, es decir, el desguace o sfemminellatura. Esta operación consiste en la extracción, manual o con herramientas, de los brotes axilares de la planta, llamados «cacchi», de ahí el término «scacchiatura». Esta operación hace que el crecimiento de la planta sea más armonioso y evita la vegetación excesiva en detrimento de la fruta. Para el andamio del tomate puede detenerse en 5 o 6 etapas y luego superior para evitar un crecimiento excesivo en altura de la planta. Para todas las operaciones, recuerde siempre limpiar las tijeras y cuchillos.
Para la cosecha (y para tener las mejores características organolépticas) le sugerimos que los coseche tan pronto como estén maduros para las ensaladas y maduren (pero no excesivamente) para aquellos de la salsa.
Veamos ahora las enfermedades de las plantas y sus tratamientos. En cuanto a los insectos, los principales enemigos son los áfidos, la mosca blanca, el traje de tomate y los insectos. Los áfidos se pueden mantener lejos utilizando macerados naturales, incluida la infusión de ortiga y ajo. Para la mosca blanca, macerar solo puede no ser suficiente; en este caso, es necesario intervenir en el momento adecuado utilizando jabón puro de Marsella. La pulverización de estos productos siempre debe hacerse en las horas frescas del día. Es más complejo y difícil para las chinches y el tutu absoluta del tomate. El consejo que doy es a consociare tomate con otras plantas, tales como albahaca, zanahoria, repollo, cebolla, judías verdes, lechuga, menta, pimienta, guisantes, puerros, perejil, nabos, rábanos, apio y espinacas. Estas consociaciones eliminan la única comida para estos dos insectos para concentrarse y, en algunos casos, perturbarlos.
En lo que respecta a la peronospora y el oidio, la solución de azufre puede dar buenos resultados (atención al uso excesivo y en las horas de calor); para virosis, si estos ya se han manifestado, la cosa es difícil de resolver; de manera preventiva, ya que estas enfermedades virales son causadas por una trips (Frankliniella occidentalis) la técnica de acolchado, el uso de macerado, una rotación, en el que el tomate no vuelve en la misma parcela durante unos años, son excelentes actividades de prevención.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *