Agricultura: Joven promovido, Economistas rechazados

Agricultura: Joven promovido, Economistas rechazados

A pesar de que no quieren oír todas las noticias que nos invaden a diario sería imposible pasar por alto un elemento fundamental en el escenario social de los últimos tiempos: la palabra crisis.
Una crisis (del griego κρίσις, decisión) es un cambio traumático o estresante para una persona o para una empresa, que puede conducir a elementos inestables, pero el cambio indefinible.
Sin embargo, muchas de las incertidumbres, variables, preocupaciones, una cosa estaba seguro ahora: la invasión de los jóvenes en la agricultura. Por tradición y pasión. Son las dos palancas principales que motivan a los jóvenes a elegir la agricultura como una profesión. En Italia, la ocupada aumenta y esto no es sólo un sentimiento, sino que dice el informe anual de Censis.
El número de empleados en el sector agrícola alcanzó 910.000 unidades en 2015, un aumento en términos absolutos de aproximadamente 20.000 empleados en comparación con 2.014 y de 18.000 en comparación con los dos años anteriores. Estas son las conclusiones en el capítulo «Trabajo, profesional, representativa» del informe número 50 Censis sobre la situación social del país cerró el 2016 con.

Estas cifras son un buen augurio para ser capaz de lograr en pocos años el cambio generacional necesario que necesitaría la agricultura italiana. Un cambio que fomente la innovación, tema sobre el cual los jóvenes son definitivamente más consciente que sus padres o abuelos.
En comparación con 2014, el año pasado el empleado aumentó un 2,2%. El crecimiento de las horas trabajadas y la unidad de trabajo tiende a consolidar desde 2014: el primer incremento en 2014 de 2,1%, mientras que en 2015 el aumento es superior a 3 puntos porcentuales. Este último crecer del’1,5% en 2014 y 2,2% en 2015. La tendencia positiva provocada durante 2015 se confirmó por los datos de la primera mitad de 2016. A nivel nacional el empleado aumentó en 45.000 en comparación con la primera la mitad para el año 2015. una encuesta reciente de Censis en empresas pertenecientes a la Confederación italiana de agricultores desprende que entre los factores que más importaba en la elección de los trabajos agrícolas, junto a la tradición familiar (52,6%), calcular la pasión (28, 9%).
Todos, sin embargo, pueden llegar a ser sólo números no van a seguir una planificación cuidadosa política que, desde luego, no puede ser previsto con el último del Programa de Desarrollo Rural (PDR) que nació cansado, viejo, con incrustaciones de un modelo imposible en estos datos números sin contenido y sin alma.
Necesitamos una revolución en el medio donde existe no sólo la producción (y esto uno de los grandes errores de la PSR), sino también la estructura social que resultará de una nueva revolución verde.
Pensar en un modelo rural innovadora sin entender no sólo el equilibrio ecológico sistémico sino también el software de planificación es un agujero más en el agua, donde los ratios financieros y los modelos económicos son los maestros, sino que, en esencia, carece del alma de la industria . No es sólo porque la agricultura productos para derivar el ingreso máximo (error cometido hasta ahora por todos PSR o ROP), pero modelo de equilibrio social, ecológica y estructural en el que el ingreso real es una suma de (costos ecológicos y sociales), así que el costo y los ingresos son privadas (granja) y pública (la sociedad y la naturaleza).
Cuestiones que requieren una definición diferente de derecho privado y derecho público y que exigen un sistema de presupuestos torpemente completamente diferentes de las adoptadas en el PSR, donde los índices de ROI, ROE, ROS, director de tecnología, etc. son los amos sin ninguna referencia a los índices e indicadores ecológicos, sociales y así en esta carretera.
Nos preguntamos a muchos economistas a tener un momento a un lado para dar paso a la ciencia agronómica (algo mucho más complejo) para volver a ser que el arte.
Un arte que también ha evolucionado gracias a la gran sabiduría de algunos estudiosos de la materia: piensa Catón, Columela, Varrone, Palladio, Plinio el Viejo, por no mencionar, en la alta Edad Media, los compendios clásica tales como De agris Isidoro de Sevilla y luego hacer una mención de las obras maravillosas (en la Baja Edad Media) contenidos en el libro de la agricultura de Ibn-el-Awwam (XII sec.) y Ruralium Commodorum muelle de Crescenzi.
Si usted lee estas obras comprenderán sobre todo una cosa: la aridez de nuestro tiempo (también el agronómica) nació en la cultura de estos «científicos» modernos.
La palabra pasa ahora a los jóvenes. La crisis y su resolución, también pasa a través de ellos.

Guido Bissanti

Sugerimos esta compra




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *